Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Kod es 17 20

La Trompeta

El misterio de la Iglesia (transcripción)

Saludos a todos

Uno de los más grandes misterios en la cristiandad popular es: ¿Por qué existe la Iglesia? ¿Por qué Cristo estableció Su Iglesia? Déjenme decirles que es un misterio a este mundo, el sexto misterio es por qué la Iglesia, en el libro El misterio de los siglos de Herbert W Armstrong; y yo ya he cubierto cinco de esos misterios, cinco de los siete; y hoy quisiera concentrarme en el sexto: ¿Por qué existe la Iglesia?

Definitivamente, eso debe ser extremadamente importante para nosotros; y déjeme decirle que fue muy importante supremamente importante para Jesucristo; Él tuvo que arriesgar Su vida eterna para establecer Su Iglesia. ¡Así de enorme fue el riesgo!

Fíjese en Mateo 16 versículo 18; voy a leer parte de este versículo, Cristo dijo: “… edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”.

‘Yo edificaré mi Iglesia y las puertas del Hades no van a prevalecer contra ella’. Ésta es una declaración muy notable para que Cristo diga. Y Él nos está diciendo vean, ¡Yo voy a construirla y esta Iglesia nunca morirá! Y si usted lee la Biblia usted sabe que habla acerca de la Iglesia que es un pequeño rebaño y eso en sí le dice a uno realmente porque la Iglesia es un misterio al mundo.

Ésa en sí es una declaración reveladora. Pero la mayoría de la gente en el mundo no reconoce a esa Iglesia; y quizás una de las razones es porque es tan pequeña, comparada con otras Iglesias. Pero Cristo vino a la Tierra; y una de las grandes razones por las que vino es para establecer Su Iglesia.

Quiero leerles algo de las declaraciones más profundas, un par de ellas aquí del libro El misterio de los siglos de Herbert W Armstrong. Y quiero decirles verdaderamente son profundas y es algo que todos nosotros, creo necesitamos pensar profundamente, ¿por qué Cristo vino? Él tenía que, primeramente:

“1) Calificar (cosa que el primer Adán no logró hacer) para remplazar al ex arcángel Lucero en el trono de la Tierra, gobernando con el gobierno de Dios;

2) Anunciar el futuro establecimiento del Reino de Dios y enseñar aquella buena noticia profética (el evangelio) a sus futuros apóstoles escogidos;

3) [Él había venido a] tomar sobre Sí, como nuestro Creador directo, la pena por nuestros pecados mediante Su muerte en la cruz, de modo que pudiéramos participar en ese mundo;

4) [Y Él había venido a] ser resucitado de la muerte por Dios, haciendo así posible la vida eterna de Dios para el pueblo de Dios y después de Su Segunda Venida para todos los hombres que hayan existido y que estén dispuestos a recibir esa vida; por último;

5) [Vino a] establecer la Iglesia de Dios, la cual recibirá entrenamiento para gobernar bajo Él”.

“Cuando Jesús tenía como 30 años, estaba listo para empezar a escoger a Sus apóstoles y para proclamar y enseñarles el mensaje que traía de Dios para el hombre: [o sea] Su evangelio. Mas, primero era imperativo que calificara para remplazar a Satanás y establecer el Reino de Dios, y esto lo haría venciendo al diablo”.

¡Esto es algo asombroso de oír! “Ésta fue quizá la confrontación y la batalla más importante, trascendental y decisiva de todos los tiempos y en todo el universo”.

Y entonces en esencia Él está diciendo, ‘vean, ni siquiera quiero ir a enseñar a los apóstoles y darles este mensaje y todo eso, antes de que primero califique para reemplazar a Satanás en su trono’. Ése es pues… un entendimiento que todos necesitamos tener, porque si Él no conquistaba a Satanás y no venciere a Satanás, entonces pues… todo habría terminado para todos, incluyendo a Sí mismo. Él no podía pecar y aún ser nuestro Salvador.

Pero déjeme decirle esto, que Satanás sabía que estaba a punto de tener una batalla con Jesucristo; y era que sí él iba o no a perder su trono del gobierno de esta Tierra, lo cual él hace ahora. En II de Corintios 4 versículo 4 dice.

Pero aquí Cristo había ayunado 40 días y 40 noches; eso es mucho tiempo para no tener agua ni comida. Entonces Satanás sabía que necesitaba hablar acerca de eso para tratar de debilitarlo. Y desde luego, la debilidad espiritual más vulnerable es la vanidad, y fíjese lo que Satanás le dijo a Cristo en Mateo 4 y versículo 3: “SI” … ese condicional. Se burló Satanás de Cristo; si… la palabra si, fíjese. “Si tú eres el hijo de Dios”, un humano normal definitivamente hubiera respondido a eso diciendo, ‘es un insulto para decir eso, ¿Qué quiere decir que si soy el hijo de Dios?’

Pero Jesús no respondió de esa forma; Él era perfecto espiritualmente.

Y más adelante, dice: habló acerca del pan y el agua… y también dijo ‘el hijo de Dios puede producir milagros’, ¡compruébame que tú eres el hijo de Dios! En otras palabras ‘si tú eres el hijo de Dios manda que estas piedras se hagan pan’, ¡eso es lo que dijo! ‘Si tú eres el hijo de Dios’. Él recalcaba ese punto tratando de pues… alzar la vanidad en Cristo. Pero no fue así, porque Cristo es perfecto.

Pero en el versículo 4: “Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

Entonces Satanás había fallado…

Y después Satanás tomó Cristo hacia Jerusalén; a una de pues… las cúpulas más grandes del templo y más altas, y le dijo esto nuevamente: si tú eres el hijo de Dios, versículo 6: ‘si tú eres el hijo de Dios’ la tercera vez le dijo; y ésta es la Escritura que Él citó, “échate abajo; porque escrito está: A sus ángeles mandará acerca de ti, y, En sus manos te sostendrán, para que no tropieces con tu pie en piedra”.

Ahora, él pues… tergiversó esto en su sentido del contexto. Pero vean, Satanás hace esto a la gente en el mundo todo el tiempo; él aplica erróneamente las Escrituras. Y nosotros tenemos que estar realmente cercanos a Dios para ver qué es lo que está haciendo, dejando que la mente de Cristo viva en nosotros para responder como Cristo respondió. ¡Eso es lo que debemos de estar haciendo; y ésa es la única forma que podemos tener éxito!

Fíjese ahora, versículo 7: “Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios”.

Y eso también está citado en Deuteronomio 6, versículo 16. No es asombroso esto… ¡que Jesucristo estaba citando las escrituras a él!, en este caso del Antiguo Testamento.

¡Y dijo en versículo 4 que tiene que vivir por toda palabra de Dios! Él puso el ejemplo para nosotros, Esto quiere decir lo que nosotros podemos llamar el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento.

Versículo 8. “Otra vez le llevó el diablo a un monte muy alto…”.

Y fíjese lo que dijo, le mostró todos los reinos de la Tierra; y dice: “Todo esto te daré, si postrado me adorares”.

Usted necesita fijarse que Jesucristo no negó que todas estas naciones estaban bajo Satanás el diablo, porque él es el dios de este mundo. Pero luego, Jesucristo sabía que Él iba a estar gobernando la Tierra en poco más de mil novecientos años después.

Pero después en el versículo 10; uno puede ver como Él enfrentó a Satanás el diablo; y le ordenó a Satanás que se salga de ahí. ¡Salte de aquí Satanás!, ¡Vete! le dijo a Satanás. Salte, ¡retírate! Y Satanás se escabulló, se retiró, porque sabía que tenía que obedecer la autoridad de Dios.

¡Dios es el amo y maestro sobre Satanás todo el tiempo! Pero Él tenía un trabajo que hacer aquí, y ahora fíjense una cita más. “Jesucristo, el segundo Adán, ¡había calificado! Antes de ese momento, la buena noticia del futuro reino de Dios no podía anunciarse al mundo”.

En otras palabras, Él tenía que vencer al diablo, Él tenía que vencerlo antes de que pudiera reemplazar a Satanás en su trono, ¡y calificó aquí mismo!

Ahora bien, Él también está dando otros 2.000 años para Su Iglesia que califique también, en la misma forma que Cristo lo hizo, solamente que no es una batalla tan titánica como la que Cristo tuvo con Satanás.

Pero el párrafo concluye diciendo: “Mas ahora, el Hijo de Dios había resistido y vencido a Satanás y, ¡se había mostrado apto para restaurar el gobierno de Dios y para establecer el reino de Dios en la Tierra! ¡Ahora le corresponde a la Iglesia calificar para gobernar con Él!”

¡Qué les parece, la Iglesia tiene que calificar para gobernar con Cristo! Cristo tuvo que calificar para reemplazar a Satanás en su trono, usted y yo tenemos que calificar para compartir ese trono con Cristo antes de la Segunda Venida. Y nosotros vamos a ser reyes y sacerdotes también, así como Cristo es el rey.

Pero yo pienso que eso es asombroso, que de repente después que Cristo conquistó a Satanás y calificó para reemplazarlo en su trono, entonces Él pudo salir a predicar el evangelio, la buena noticia del reino venidero de Dios, que este mundo malvado que está a punto de terminar; ¡y quiero decir que está en el horizonte inmediato! ¡Está a punto de suceder! El evangelio de Jesucristo empezó a ser proclamado después de esa batalla asombrosa. Esto está en Marcos, fíjense lo que dice Cristo: “Principio del evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios… Jesús vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Dios, diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio”.

Pero la gente ni siquiera entiende que es el arrepentimiento. No entienden hoy día que es el evangelio; es un misterio; y así también la Iglesia es un misterio.

Pero fíjese lo que Cristo dijo que debe hacer la Iglesia. Debe proclamar ese evangelio y darse cuenta ahora que Cristo ha calificado; y Él va a darle a todo ser humano que haya alguna vez vivido la oportunidad de estar en Su familia para siempre. Eso es de lo que el plan de días santos se trata; y nos enseña eso. Si no tiene nuestro folleto de los días santos de Dios, escriba pidiéndolo porque explica todo.

Fíjese lo que dice Apocalipsis 3:21 a la Iglesia de este siglo XX. Cristo le dice: “Al que venciere, le daré que se siente conmigo en mi trono, así como yo he vencido, y me he sentado con mi Padre en su trono”.

Ése es versículo 21 de Apocalipsis 3. Él dice, ‘Vean, tienen que vencer, así como yo vencí. Yo tuve que vencer a Satanás el dios de este mundo, y si ustedes van a gobernar conmigo en ese trono, ustedes van a tener que vencer a Satanás también’. Hay algo que hacer en esta Iglesia de Dios. La Iglesia alimenta al rebaño y ellos tienen que vencer a Satanás el diablo, el todo poderoso dios de este mundo. Pues, ése es un misterio al mundo.

Es un misterio.

En Apocalipsis 5, versículo 10 dice que vamos a ser reyes y sacerdotes, también dice en Apocalipsis 1 y versículo 6 que ya somos reyes y sacerdotes en embrión. Si es que nosotros estamos siguiendo a Dios. En otras palabras, vamos a estar sobre la Iglesia y el Estado. Sobre todo. Y Cristo dijo que usted podrá también estar con Él gobernando este mundo con una vara de hierro. En otras palabras, con real autoridad y dirección verdadera porque tenemos que hacerlo si vamos a gobernar con Cristo, tenemos que aprender cómo hacerlo, cómo enseñar a la gente, con amor; pero también, con una cierta cantidad de autoridad cuando nos volvamos seres divinos, como Cristo y Dios lo son hoy.

Entonces Jesucristo está a punto de regresar; y ahora nosotros nos estamos preparando; y vamos a gobernar con Él por 1.000 años sobre este mundo si es que calificamos, si es que nos preparamos para ser la esposa de Jesucristo. ¡Esto es de lo que se trata todo!

¿Pero cuánta gente conoce usted que realmente entiende eso? Y dice en Juan 7 que viene un tiempo donde Dios va a abrir las mentes de todo mundo, todos en el mundo. Así no es como sucede hoy, no sucede así. Esto realmente es un honor sin paralelo: el de poder gobernar con Jesucristo; y si necesitamos estar donde está la Iglesia de Cristo o la Iglesia de Dios, ¡para poder ser alimentados y preparados para esa grandiosa responsabilidad! ¡Esto es realmente pasmoso! Pero es verdad, más verdad que lo que usted ve en el mundo realmente, y todo esto es un misterio para el mundo. Vamos a ser reyes y sacerdotes por siempre; y todo esto sucede solamente si estamos siendo alimentados y nutridos por la verdadera Iglesia de Dios. Entonces tenemos que tener mucho cuidado sobre de eso. Definitivamente sabríamos que no puede uno ser un rey o un sacerdote sin preparación, sin calificación. Si Cristo tuvo que calificar para reemplazar a Satanás en su trono; y… ¿nosotros no? La palabra Iglesia es del griego la palabra ekklesia y significa simplemente ‘los llamados’. Cristo tuvo que llamarnos y darnos la mente de Cristo como dice Filipenses 2: 5.

Y en II Corintios 4, versículo 4 dice que Satanás ha cegado las mentes de ellos, los que no creen. ¡Él los ha cegado! Él ha hecho toda esta verdad preciosa y maravillosa, la ha vuelto un misterio; y la gente no la entiende.

Usted puede ver en Mateo 24 y versículo 14. Bueno, se los leeré. “Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin”.

Pues, ¿qué es lo que Cristo está diciendo aquí? La gente no entiende ese versículo, déjenme decirles. ¡Piénsenlo! El evangelio fue predicado alrededor del mundo en esa primera era; ahora, Cristo está diciendo que no va a ser predicado nuevamente hasta el mero tiempo del fin. Porque cuando lo vean predicado alrededor del mundo otra vez, será este tiempo del fin. Si hubiera sucedido en el año 1100 o 700 o 1800, pues, el fin hubiera llegado entonces. Pero Él está diciendo que ese evangelio no fue predicado de… digamos el 50 d. C. a 1953, nosotros podemos probarle eso.

Ésa es una declaración poderosa que la gente no entiende. Pero vean, el evangelio no había salido al mundo porque, reitero, es un misterio para este mundo. No saben lo que es y voy a explicar más de esto en el programa final, en el próximo.

Vea lo que Herbert W. Armstrong escribió en su libro: “Es un hecho que le asombrará saber al lector, que el evangelio de Cristo haya dejado de proclamarse al mundo desde aproximadamente el año 50 d.C. hasta el año 1953 de nuestra era…”.

Toda esta verdad preciosa estuvo escondida de este mundo por Satanás el diablo, como lo mencioné aquí antes.

Usted puede leer en Gálatas 1, versículo 6 y 7; y Pablo estaba azorado de que los miembros de la Iglesia ya se habían apartado de Dios, como 20 años después de que ellos habían sido alimentados con la verdad, estaban apartándose de Dios. ¡Es una batalla! ¡Uno tiene que vencer al diablo!

Les voy a dar unos pocos comentarios aquí de gente en el mundo diciendo que algo sucedió en digamos… al final de ese primer siglo. Incluso el mundo puede ver eso en los libros de historia del mundo, o por lo menos ven algo de eso.

Esto es del libro El declive y la caída del imperio romano; dice:

“El material escaso y sospechoso que se refiere a la historia eclesiástica rara vez nos permite dispersar los oscuros nubarrones que se ciernen sobre la era primitiva de la Iglesia”. Yo suelo llamarlo el “siglo perdido…”.

Éste es el señor Armstrong hablando.

Y después, “El libro de historia de la Iglesia dice: ‘Los 30 años que siguieron al cierre del canon del Nuevo Testamento y la destrucción de Jerusalén son ciertamente los más oscuros en la historia de la Iglesia”.

La gente puede ver eso. ¿Qué pasó en ese entonces? “En sus Conferencias sobre la historia eclesiástica, William Fitzgerald escribió: ‘Durante este período de transición, que sigue inmediatamente después de la era llamada propiamente apostólica, hay una gran oscuridad…”.

¿Qué pasó? bueno ahí todo tipo de éstos que pudiera leerles. Pero el Imperio Romano estaba gobernando en aquel tiempo; y algo terrible estaba sucediendo. Ahora, pues inclusive la historia se ha vuelto… la historia de la Iglesia ha sido borrada, por su mayoría; y también es un misterio. Así de tanto misterio hay en este mundo.

Juan vino en sus epístolas y explicó toda esa historia a nosotros; y eso es realmente el lugar principal, el único lugar donde la encontraremos, excepto unos pocos de los escritos de Juan que encuentra uno un poquito aquí y allá. Pero Juan lo explicó muy bien en esas epístolas suyas. Y si usted quiere leer acerca de eso, puede leer en mi libro de La última hora.

Dios le ha dado Su Iglesia alguna responsabilidad doble de proclamar el mensaje del evangelio y proclamar el mensaje de Dios al mundo. En esta era de “profetizar otra vez”, que incluye el evangelio. También dijo, “Alimenta a mis ovejas”. Y vea, ahí sí tiene que haber una persona proclamándolo , Dios dice.

¡Pero después si no hay gente allá apoyándolo, no podría hacer nada! ¡Es un esfuerzo de equipo! La Iglesia es llamada el cuerpo de Cristo; y todo debe funcionar de acuerdo con la mente de Cristo. Esto es lo que debe estar sucediendo.

Yo quiero sólo mencionar una cita más que yo creo es poderosa. De una escuela alemana teológica que hizo una declaración acerca de ese siglo oscuro de la Iglesia en su historia, dijo: “Durante ese tiempo había una COMPETENCIA violenta entre dos evangelios. Algunos querían el evangelio de Cristo, lo cual quiere decir el mismo evangelio que Cristo predicó: el evangelio del Reino. Y otros querían un evangelio ACERCA de Cristo. ¿Cuál de los dos piensan que ganó?” Pues, la Biblia nos lo dice.

Déjenme leer donde está profetizado, donde Cristo mismo profetizó a usted que esto sucedería en este tiempo del fin, en particular. Fíjense el versículo 3 de Mateo 24: “Y estando él sentado en el monte de los Olivos, los discípulos se le acercaron aparte, diciendo: Dinos, ¿cuándo serán estas cosas, y qué señal habrá de tu venida, y del fin del siglo?” o la era.

Bueno, pues eso está bien, ellos querían una señal. ‘Danos una señal ¿qué es lo que va a suceder?’

Pues fíjense en el versículo 4: “Respondiendo Jesús, les dijo: Mirad que nadie os engañe. Porque vendrán muchos en mi nombre...”.

En el nombre de Cristo, “diciendo: Yo soy el Cristo; [que Yo Cristo, soy Cristo] y a muchos engañarán”. Engañarán a muchos.

Ésa es una profecía fenomenal y aquí ésta es una gran razón, como ve. Usted puede ver que la Iglesia es un misterio a la gente. Ellos escogieron un mensaje acerca de Jesucristo. Pero no escogieron el mensaje DE Jesucristo. Él es la palabra. La Biblia es Su palabra. ¡Es Cristo en imprenta! Y Dios está diciéndonos, miren, ¡si queremos remover el misterio, vamos a tener que vivir por toda palabra de Dios! No solamente hablar acerca de la persona de Cristo y aceptar a Cristo o cualquier cosa que ellos dirían. Pero tenemos que mantener Su palabra, guardar Su mensaje; y vivir por toda palabra de ese libro, de la Biblia, o sea Cristo en imprenta. Esto es de lo que está hablando.

Usted puede leer I de Corintios 15 y versículo 50 donde habla acerca de que carne y sangre no puede heredar el reino de Dios. El reino de Dios no es la Iglesia. Esto es algo espiritual. Es una familia en la que nosotros nacemos si es que calificamos; y Cristo está ayudándonos a calificar ahora mismo, si estamos dispuestos.

Hasta la próxima vez, soy Gerald Flurry, adiós amigos.