Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Treason

GARY DORNING/TRUMPET, GETTY IMAGES (4), SAUL LOEB/AFP VIA GETTY IMAGES (2), MICHAEL BROCHSTEIN/SOPA IMAGES/LIGHTROCKET VIA GETTY IMAGES, MADS CLAUS RASMUSSEN/AFP VIA GETTY IMAGES

El mensaje oculto del informe Horowitz

Usted no puede comprender la política estadounidense hasta que reconozca la dimensión espiritual. Este artículo debería infundir miedo en todos los estadounidenses, el Estado judío y los pueblos británicos. Si no es así, ¡van a sufrir como nunca lo ha hecho nadie! Todo ese sufrimiento puede evitarse si prestamos atención a esta advertencia de la profecía bíblica.

La elección presidencial de EE UU de 2020 será en pocas semanas, y el ex vicepresidente Joe Biden tiene poderosos aliados que lo apoyan en su intento por derrotar al presidente Donald Trump.

En marzo, Biden perdió el caucus [la asamblea demócrata] de Nevada ante un socialista declarado, y parecía que estaba acabado. Pero luego intervino su ex jefe, Barack Obama. El 1° de marzo, telefoneó al candidato presidencial Pete Buttigieg y lo convenció de que se retirara de la contienda y respaldara a Joe Biden para la presidencia. Los funcionarios clave de la administración de Obama inmediatamente comenzaron a apoyar a Biden, incluida la ex asesora de seguridad nacional Susan Rice, el ex director de la Agencia Central de Inteligencia John Brennan y el ex director de la Oficina Federal de Investigaciones James Comey. Lo que sucedió a continuación fue uno de los cambios más dramáticos en la historia política de EE UU. Una vez que Biden fue ungido como el sucesor favorito de Obama, los demócratas comenzaron a votar por él en masa. Durante las primarias del “Súper Martes” del 3 de marzo, obtuvo una ventaja de 84 delegados por sobre el senador Bernie Sanders, prácticamente asegurando que se convertiría en el candidato demócrata.

Desde entonces, Biden ha recibido el apoyo unánime del estado de seguridad nacional de Obama: la ex fiscal general adjunta Sally Yates, el ex director de Inteligencia Nacional James Clapper y más de 150 ex espías, jefes de estación de la cia, diplomáticos y otros funcionarios. Una carta firmada por muchos de estos funcionarios condenando al presidente Trump y respaldando a Joe Biden está publicada en el sitio web thesteadystate.org. La frase “Estado estable” es un término políticamente correcto para lo que la mayoría de los estadounidenses quieren decir cuando dicen “Estado profundo”.

Los funcionarios de la era Obama quieren recuperar el control. La administración Obama pasó ocho años transformando fundamentalmente el gobierno y la cultura de EE UU. Y desde que un republicano tomó la Casa Blanca, los demócratas han demostrado que no hay límite para lo que están dispuestos a hacer para socavar la última elección y la próxima. Y eso incluye comportamiento criminal, incluso traidor.

La evidencia de esta verdad ha aumentado a lo largo de la presidencia de Trump. Debemos comprender lo peligroso que es esto.

En diciembre, el inspector general Michael Horowitz publicó un informe de 476 páginas que detallaba 17 “inexactitudes y omisiones” graves en las solicitudes del fbi al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Extranjera para espiar a Carter Page, un asesor de política exterior de la campaña de Trump. En realidad, ¡estos fueron 17 crímenes de traición que la administración de Obama cometió para intentar inculpar a Donald Trump y tomar el control del gobierno!

Este escándalo es mucho más mortífero de lo que la mayoría de la gente cree. Hay una dimensión espiritual en lo que está sucediendo y usted no puede entender estos eventos a menos que lo reconozca. Si Hillary Clinton hubiera sido electa, las tendencias destructivas que se desarrollaron durante la presidencia de Obama habrían continuado sin control. ¡Mucha gente cree que habría significado el fin de nuestra república constitucional!

Ahora el Estado profundo de Obama está tratando de tomar el control del gobierno una vez más. Esto expone la seriedad de los tiempos.

La Biblia revela el mensaje oculto del informe Horowitz, ¡pero usted debe estudiar este tema en oración para entenderlo!

Propaganda política

La mayoría de los demócratas afirman que la investigación sobre los supuestos vínculos de Donald Trump con Rusia comenzó con la investigación Crossfire Hurricane (del fbi) a fines de julio de 2016. En realidad, comenzó en abril de ese año, cuando la campaña presidencial de Hillary Clinton contrató a la empresa de investigación Fusion gps (con sede en Washington) para obtener material comprometedor sobre Donald Trump.

El cofundador de Fusion gps, Glenn Simpson, contrató al ex agente de inteligencia británico del MI6, Christopher Steele, para crear una serie de memorandos conocidos más tarde como el “Expediente Steele”. Este expediente acusó a Trump de escapadas con prostitutas rusas y otros delitos graves. Ni un poco de eso fue verificado. Steele compartió su expediente con el ex jefe del MI6, Richard Dearlove, y Dearlove supuestamente le aconsejó a Steele que contactara al fbi. Steele entregó su primer informe al fbi el 5 de julio de 2016. Este informe inició oficialmente la investigación Crossfire Hurricane el 31 de julio de 2016, pero el escándalo real ya tenía meses de antigüedad.

Glenn Simpson luego le dijo al Senado de EE UU que quería que Steele investigara los tratos comerciales de Trump y se alarmó cuando Steele descubrió inadvertidamente una “conspiración política” entre la campaña de Trump y Rusia. Simpson dijo que informó al fbi de los hallazgos de Steele por sentido del deber. Sin embargo, el informe Horowitz encontró que Simpson mintió repetidamente.

Horowitz señala que Steele fue contratado para encontrar pruebas de la colusión Trump-Rusia desde el principio. El propio Christopher Steele le confesó al inspector general Horowitz que Simpson le preguntó en mayo de 2016 “si existían vínculos entre el gobierno ruso y Trump y su campaña”. El momento de esta solicitud es interesante. Significa que Simpson estaba hablando de colusión entre Trump y Rusia antes de que el fbi estuviera involucrado y antes de que Steele produjera algún informe sobre la colusión con Rusia.

En otras palabras: Clinton y Simpson no estaban allí para buscar material comprometedor, ¡estaban allí para crearlo!

¡Ellos crearon un expediente completo de evidencia falsa de la nada! El informe Horowitz lo deja perfectamente claro.

Piense en la maravillosa libertad que hemos tenido en EE UU, luego considere las consecuencias de un grupo de personas que trabaja para derrocar a un presidente electo de los Estados Unidos de América y sus 63 millones de votantes con un expediente de propaganda. ¡Ése era su plan!

Y los detalles sólo empeoran. El contacto principal de Steele en el Departamento de Justicia era Bruce Ohr, un fiscal general adjunto cuya esposa trabajaba para Fusion gps como contratista independiente. Los funcionarios de Fusion gps le dieron instrucciones a Steele para que comenzara a filtrar la basura que reunió sobre Trump y su campaña al New York Times, al Washington Post, al New Yorker, cnn y Yahoo News. Mientras tanto, el jefe de la Sede de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido voló a EE UU para discutir el expediente de Steele con el director de la cia, Brennan.

El agente del Reino Unido debería haber ido a otro departamento. Pero fue directamente a Brennan. ¿Por qué? ¡Porque Brennan era el zar de espías del presidente Obama, quien dirigió el escándalo de traición para derrocar al gobierno estadounidense!

El fbi quería solicitar una orden de la Agencia de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (fisa, por sus siglas en inglés) para espiar al asesor de campaña de Trump, Carter Page, y necesitaban fuentes colaboradoras para inculpar a Page de algo. Cuando los funcionarios del fbi solicitaron su orden judicial en octubre de 2016, presentaron un artículo de Yahoo News, de Michael Isikoff, como corroboración independiente de la información en el expediente de Steele, a pesar de que sabían que Isikoff estaba obteniendo su información de Christopher Steele en primer lugar. Piense en eso: una fuente de un cuerpo de seguridad del Estado proporcionó información a los medios, ¡y luego esas agencias utilizaron las historias de los medios como prueba de sus afirmaciones! Los medios de comunicación escribieron historias sobre estas afirmaciones, las que los cuerpos de seguridad del Estado utilizaron como más pruebas para renovar la orden. En otras palabras, las fuerzas del orden y los medios de comunicación formaron una cámara de resonancia.

Crímenes de traición

Después de que los funcionarios del fbi obtuvieron fraudulentamente su orden judicial para espiar a Carter Page, iban a aplicar una regla de “dos saltos” para espiar a cualquier persona relacionada con Carter Page. Eso incluía al propio Sr. Trump. Todo el proceso consistía en apuntar a Donald Trump.

Los mensajes de texto intercambiados recuperados por el agente del fbi Peter Strzok y la abogada del fbi Lisa Page revelan que Strzok quería una “póliza de seguro” en caso de que Donald Trump fuera elegido, y que el presidente Obama estaba dirigiendo toda la operación. “Potus quiere saber todo lo que estamos haciendo”, le envió Lisa Page en un mensaje de texto a Strzok en una ocasión (énfasis mío en todo).

Pero la cámara de resonancia de los medios que creó el fbi de Obama fue sólo el comienzo del escándalo. El informe Horowitz revela siete grandes inexactitudes y omisiones en la solicitud inicial del fbi para espiar a Carter Page, y 10 inexactitudes y omisiones adicionales en sus solicitudes de renovación. ¡Algunas de estas “inexactitudes y omisiones” son abismalmente impactantes! Significativamente, el fbi no informó a los jueces de los tribunales de vigilancia que Carter Page había sido un “contacto operativo” de la cia durante años y ya había interrogado a la cia sobre su contacto con oficiales de inteligencia rusos. Eso significa que el fbi terminó espiando a Page por el trabajo que estaba haciendo para el gobierno de EE UU. Y dado que el director de la cia, Brennan, discutió el expediente de Steele con el jefe de la Sede de Comunicaciones del Gobierno del Reino Unido antes de que el fbi solicitara su orden judicial, es imposible que los funcionarios del fbi que solicitaban una orden judicial contra Page no supieran sobre su trabajo para la cia.

El informe Horowitz también revela que el fbi exageró la importancia de los informes anteriores de Christopher Steele y omitió que Steele le había dicho al fbi que el oficial del Kremlin del que obtuvo su información era un “fanfarrón” y “egocéntrico” que “puede participar en algún adorno”. En otras palabras, el fbi sabía que Steele estaba obteniendo su información de un conocido mentiroso en Rusia, pero aun así usó el expediente como “evidencia”.

Estas “inexactitudes y omisiones” no son una comedia de errores. Son parte de una conspiración para espiar injusta e ilegalmente a un ciudadano de EE UU. y culpar a Donald Trump por un crimen que no cometió.

Los demócratas fueron capaces de usar rumores y mentiras para iniciar una investigación de 22 meses del fiscal especial y una investigación de juicio político de cuatro meses contra el Sr. Trump. ¡No es necesario saber mucho sobre gobierno para saber que intentar destituir a un presidente legítimamente electo de su cargo utilizando propaganda no verificada es una traición al más alto nivel! Agentes de la ley corruptos, encabezados por Barack Obama y con la ayuda de Hillary Clinton, ¡conspiraron para derrocar el gobierno de EE UU! Si eso no es traición, ¡entonces nada es traición!

El periodista de investigación Andrew McCarthy cubre esta historia en su libro Ball of Collusion: The Plot to Rig an Election and Destroy a Presidency (Bola de Colusión: la conspiración para amañar una elección y destruir una presidencia). La verdadera colusión en las elecciones de 2016 no fue entre Donald Trump y Rusia. Fue entre la campaña de Clinton y el Estado profundo de Barack Obama.

Estado policial

El informe Horowitz revela cómo Barack Obama y su círculo íntimo casi destruyeron a EE UU al cambiarlo de una república constitucional a una dictadura autoritaria dirigida por poderosos burócratas, funcionarios públicos, líderes militares y agentes de inteligencia no electos. Funcionarios clave de la administración Obama mintieron, ocultaron evidencia y manipularon documentos para espiar a un ciudadano de EE UU y destruir la presidencia de Donald Trump. ¡Y todo el escándalo fue dirigido desde arriba!

En Ball of Collusion, McCarthy relata cómo el fbi no tenía realmente el control de la campaña para incriminar a Donald Trump. El 5 de agosto de 2016, el agente del fbi Strzok y su amante Lisa Page “tuvieron una tensa conversación sobre una reunión inminente que involucraba a ‘gente de la agencia’, aparentemente la cia”, escribió él. En esta reunión, un funcionario, cuyo nombre ha sido eliminado en memos del gobierno, dijo a los funcionarios del fbi: “La Casa Blanca está dirigiendo esto”.

Según McCarthy, ese funcionario era el director de la cia, John Brennan.

¡Eso significa que el presidente Obama estaba usando a la cia para orquestar el complot contra Donald Trump!

Brennan fue uno de los agentes más radicales de la administración Obama. Cuando todavía era estudiante en la Universidad de Fordham en 1976, Brennan votó por el candidato presidencial del Partido Comunista de EE UU, Gus Hall. ¡Sorprendentemente, fue reclutado en la cia sólo cuatro años después! ¿Por qué el presidente obama quería que un comunista dirigiera la cia para él? Bueno, poco después de que Brennan asumiera el cargo, su departamento comenzó a espiar al Comité de Inteligencia del Senado. Cuando fue descubierto, mintió y lo negó rotunda y absolutamente. Pero finalmente se vio obligado a admitirlo. McCarthy no escribe mucho sobre el pasado comunista de Brennan, pero Barack Obama fue asesorado por el miembro comunista Frank Marshall Davis. Quizás su cosmovisión marxista compartida sea la razón por la que Obama y Brennan trabajaron tan bien juntos.

En testimonio ante el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Brennan dijo que a fines de julio de 2016 un grupo de funcionarios de la cia, del fbi y de la Agencia de Seguridad Nacional (nsa)comenzaron a investigar las acusaciones de interferencia rusa. Y en una entrevista posterior, admitió que personalmente le dio pistas al fbi sobre “contactos e interacciones entre funcionarios rusos y personas estadounidenses involucradas en la campaña de Trump”. El fbi usó esta información para abrir la investigación Crossfire Hurricane sobre la campaña de Trump y comenzó a discutir cómo obtener una orden de fisa para poder usar todo el poder de la comunidad de inteligencia para espiar a quien ellos quisieran.

Estas confesiones deberían preocupar a cualquiera que no quiera vivir en un Estado de vigilancia de la cia.

En la década de 1970, el senador Frank Church dirigió una investigación sobre las actividades de la cia y el fbi y advirtió que estas agencias estaban desarrollando algunas habilidades alarmantes. En el programa de tv Conoce a la prensa de nbc en 1975, dijo: “Si este gobierno alguna vez se convierte en una tiranía, si un dictador alguna vez se hace cargo de este país, la capacidad tecnológica que la comunidad de inteligencia le ha dado al gobierno podría permitirle imponer una tiranía total, y no habría forma de contraatacar porque el esfuerzo más cuidadoso para combinar juntos en resistencia al gobierno, sin importar cuán privado se haya hecho, está al alcance de que el gobierno lo sepa…”

Poco después de que Obama fuera elegido para un segundo mandato, el público se enteró de que la nsa tiene un almacén de datos en Utah, un “epicentro de mil millones de dólares” donde puede almacenar inmensas cantidades de información. Microsoft, Yahoo!, Google, Facebook, YouTube, aol, Skype, PalTalk y Apple fueron sorprendidos entregando al gobierno todo tipo de información sobre los ciudadanos estadounidenses (registros telefónicos, correos electrónicos y otras comunicaciones digitales) y afirmaron que se vieron obligados a hacerlo. A William Binney, un veterano con más de 32 años en la nsa convertido en denunciante, se le preguntó adónde se dirigían los datos de vigilancia. Él dijo: “Es realmente una situación de seguridad, donde se puede girar rápido y convertirse en un Estado totalitario muy rápidamente. Las capacidades para hacer eso se están configurando”.

¡Esa fría declaración llega al centro del problema!

Barack Obama y su administración intentaron usar el poder de la cia, la nsa y el fbi para crear un expediente de propaganda contra un rival político, usar el expediente para espiar a un ciudadano estadounidense e inculpar a Donald Trump de un crimen que no cometió. ¡Y casi tuvo éxito! Así de cerca estuvimos de una tiranía marxista en EE UU.

Dimensión espiritual

El pueblo estadounidense todavía se está enterando hasta qué punto Barack Obama estaba dirigiendo personalmente este complot de traición contra Donald Trump. Y la única razón por la que sabemos tanto es porque el congresista Devin Nunes presionó al fbi para que proporcionara a los comités del Congreso 384 páginas de mensajes de texto entre Strzok y Lisa Page. El fbi entregó estos mensajes al Congreso el 16 de enero de 2018 (por favor solicite mi folleto gratuito: Enero 16: el día de milagros de Dios para obtener una explicación detallada de por qué esta fecha del calendario es tan importante). Estos mensajes de texto revelaron que los 17 delitos de traición descritos en el informe Horowitz no fueron sólo el resultado de un interno excesivamente celoso en el fbi. Revelaron en cambio que, “Potus quiere saber todo lo que estamos haciendo” y, que “La Casa Blanca está dirigiendo esto”.

Algo mortalmente peligroso se ha apoderado del país, mucho más de lo que la gente cree. Hay una dimensión espiritual en lo que está sucediendo, y usted no puede comprender estos eventos a menos que lo reconozca.

El 6 de diciembre de 2019, en medio del intento del Partido Demócrata de acusar políticamente al presidente Trump, el comentarista político Rush Limbaugh señaló: “Los demócratas deambulan sin rumbo fijo y son impulsados por una cosa (…) estamos viendo odio puro y crudo. Odian al hombre y odian a las personas que lo eligieron”. En los programas de radio siguientes, Limbaugh admitió que no sabía explicar por qué los demócratas odian al presidente Trump con tanta hostilidad. No sólo están expresando desacuerdo. Ellos tienen el más profundo odio por él.

Rush Limbaugh puede reconocer este odio, aun cuando no entiende por qué existe. Pero la Biblia revela por qué este odio está arraigándose en el Partido Demócrata, y cómo afectará a EE UU.

Nuestro pueblo no entiende sus Biblias como antes, pero Apocalipsis 12:12 revela que Satanás es nuestro adversario mortal. Él está detrás del odio virulento que destroza a EE UU hoy. Está lleno de ira y ha conseguido el control de la izquierda radical. Estas personas quieren derribar el sistema y están engañados (versículo 9).

La Biblia también muestra que un enemigo casi destruyó a la nación de Israel en la antigüedad, pero Dios levantó a un rey humano imperfecto para salvarla temporalmente. “Porque [el Eterno] miró la muy amarga aflicción de Israel; que no había siervo ni libre, ni quien diese ayuda a Israel; y [el Eterno] no había determinado raer el nombre de Israel de debajo del cielo; por tanto, los salvó por mano de Jeroboam hijo de Joás” (2 Reyes 14:26-27).

El libro de los Reyes es uno de los profetas anteriores, profecía principalmente para este tiempo del fin. (Solicite mi libro gratuito The Former Prophets, disponible en inglés.)

Un hombre trató de raer el nombre mismo de Israel, pero Dios lo detuvo, y lo hizo a través de un líder injusto, Jeroboam ii. Es importante comprender el principio profético de dualidad. La historia se repite hoy. ¿Cuál es el nombre profético de Israel? Primero, está el Israel espiritual, o la verdadera Iglesia de Dios en este tiempo del fin. En segundo lugar, está el Israel físico, o las naciones físicas de Israel: EE UU, Gran Bretaña y la nación judía en Oriente Medio. (El difunto Herbert W. Armstrong explicó esto en su libro Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía. Solicite una copia gratuita.)

El Estado profundo de Barack Obama habría borrado la república constitucional de EE UU y la habría reemplazado por una dictadura violenta si no hubiera sido detenido por un rey Jeroboam ii del tiempo del fin. La Trompeta no podría entregar el mensaje de advertencia de Dios en un Estado de vigilancia de la cia, por lo que Dios tuvo que levantar al presidente Trump para detener temporalmente lo que el diablo estaba haciendo a través de la administración Obama.

¡De esto se trata realmente 2 Reyes 14:26-27!

La razón por la que la izquierda radical odia a Trump es porque Dios lo está utilizando para exponer cómo la administración Obama casi destruyó nuestra república constitucional. Y la administración Trump realmente comenzó a exponer esta corrupción el 16 de enero de 2018, cuando el fbi desclasificó los mensajes de texto de Peter Strzok.

Satanás tiene tan agarrada a la izquierda radical que lo que realmente más odian es a Dios Mismo.

El presidente Trump es un líder humano muy imperfecto que no es particularmente religioso. Sin embargo, Dios lo está usando como una versión del tiempo del fin del rey Jeroboam ii. Mientras Dios siga dando poder al presidente Trump para resistir a las fuerzas satánicas que atacan a EE UU, nosotros podemos continuar entregando Su mensaje de advertencia. Pero una vez que Dios deje de darle poder al Sr. Trump, la escritura está en la pared.

Cuando Dios dejó de dar poder al antiguo rey Jeroboam ii, la nación de Israel fue sitiada y conquistada por el Imperio Asirio. Se profetiza que el EE UU actual sufrirá el mismo destino (Isaías 10:5-6), a menos que se arrepienta (Ezequiel 33:11).

Sin embargo, Dios protegerá a las personas que respondan y escuchen Su advertencia.

De una forma u otra, todas las personas tendrán que reconocer que la obediencia a la ley de Dios trae vida y paz, mientras que la desobediencia trae muerte y destrucción. ¡Sería mucho más fácil aprender estas lecciones de la historia reciente, de cuán cerca estuvo EE UU de la destrucción durante la presidencia de Barack Obama, en lugar de esperar a que un enemigo extranjero nos invada! Dios nos está dando todas las oportunidades para arrepentirnos, pero aquellos que no lo hagan ahora tendrán que arrepentirse después de una gran tribulación. El profeta Isaías dice que Asiria será la vara de la corrección de Dios “contra una nación pérfida”, pero después de esta corrección un “remanente volverá, el remanente de Jacob volverá al Dios fuerte” (Isaías 10:5-6, 21). 


ESTADOS UNIDOS BAJO ATAQUE

¿Está usted preocupado sobre hacia dónde está dirigiendo el país la administración actual? ¿Y sobre si la nación puede o no sobrevivir los próximos cuatro años? La situación está peor de lo que usted piensa, y sólo existe una forma para solucionar este problema gigantesco.