Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Kod es 05 27

El Librito

La Llave de David con Gerald Flurry (transcripción)

Saludos a todos. El libro de Apocalipsis habla acerca de un “librito” y ese “librito” viene en el escenario en este tiempo del fin, cuando Dios dice que Él deja de detener los eventos mundiales, o sea, que no hay más tardanza como la Biblia lo menciona, lo cual quiere decir que todos los eventos mundiales van a la línea rápida y aceleran como nunca lo han hecho antes.

Pues bien, este “librito” también habla acerca de una peligrosa mortífera apostasía de la Iglesia de Dios, donde llega al punto donde tenían el mensaje de Dios para profetizar, y después dejaron de profetizar, y Dios tuvo que levantar una obra para profetizar otra vez. El “librito” nos dice todo acerca de esto, y también nos lleva directamente a la Gran Tribulación y a la obra de los dos testigos.

También, se va más allá de eso hasta el retorno de Jesucristo. Quiero decir que está atado a ese evento, entonces pueden ver ustedes que este es un mensaje agridulce. Es un mensaje acerca de la Obra de Dios o el pueblo de Dios rehusándose a hacer la Obra de Dios y predicar el mensaje, pero también es acerca del propio retorno de Jesucristo a la Tierra y ese “librito”está atado directamente a ese evento.

Entonces estas son profecías principales que están atadas y conectadas a esta profecía acerca del “librito”, profecías principales en la Biblia. Entonces debemos entenderlas si es que vamos a entender qué está sucediendo en este tiempo del fin.

El “librito” introduce la era laodicena que está apartándose de Dios, se rehúsa a hacer la Obra de Dios, que se supone que introduce la segunda venida de Jesucristo. Entonces es el “librito” que juega un papel importante en la introducción aquí de Cristo a esta Tierra.

Vamos a repasar en Apocalipsis 10, versículo 1, y veremos qué dice Apocalipsis acerca de este folleto en ese capítulo insertado.

Apocalipsis 10, versículo 1: “Y vi descender del cielo a otro ángel fuerte envuelto en una nube con el arco iris sobre su cabeza y su rostro era como el sol y sus pies como columnas de fuego”.

Entonces aquí tenemos un símbolo de la majestad de Dios (las nubes, el universo allá afuera) y también este ángel tiene un rostro como el sol y pies o piernas como pilares de fuego. Esto no es algo que es la Tierra; esto es más allá de la Tierra.

Y el ángel también tiene un arco iris sobre su cabeza y desde luego hay un arco iris sobre el trono de Dios. Entonces, Dios nos está haciendo saber que esto es más que un ángel o un hombre. Esto viene directamente a Dios mismo, atado a Él mismo, y es Dios que está hablando del “librito”, y Dios está hablando acerca de todos estos eventos relacionados.

Fíjense en el versículo 2. Versículo dos dice: “Y tenía en su mano un librito abierto y puso su pie derecho sobre el mar y el izquierdo sobre la tierra.”

Entonces esto es acerca del mundo entero. El ángel tenía un pie en el mar el otro en la tierra y esto se trata de todo el mundo. Es un mensaje no dirigido al mundo, específicamente, pero es acerca del mundo. Es acerca de un mensaje que debería de estar saliendo al mundo y debe de estar saliendo a este mundo como una advertencia. Es algo tangible que no deberíamos de espiritualizarlo.

Hay un “librito” verdadero que usted puede tocar y puede sostener, y usted puede saber que de hecho vino de Dios. Eso es muy asombroso. Esas profecías se hacen tan detalladas que es algo asombroso y es un libro abierto. Uno puede leerlo. Usted puede entenderlo y ver claramente lo que significa. No está cerrado a nuestras mentes. Está abierto al entendimiento.

Fíjense en el versículo 3: “Y clamó con gran voz, como ruge un león; y cuando hubo clamado siete truenos emitieron sus voces.”

Entonces este ángel clamó como un león rugiendo, o este es un mensaje como rugido de león con siete truenos.

Si nosotros estamos orientados espiritualmente, debemos de poder oír el rugido y escuchar el trueno para saber entonces qué es lo que Dios está haciendo en la Tierra. Es una rara imagen de terror realmente, pero está atado al evento más maravilloso del cual habla la Biblia en la era del hombre, definitivamente, y como va a terminar.

Entonces, qué tanto está usted escuchando y qué tanto estoy yo escuchando este rugir de león y estos truenos de Dios que tiene que ver con revelación, mostrándonos lo que Dios está haciendo en este tiempo del fin, en una forma que cualquiera puede realmente entenderlo.

Fíjense en el versículo 4: “cuando los sietes truenos hubieron emitido sus voces yo iba a escribir,” estaba a punto de escribir y, “oí una voz del cielo que me decía: Sella las cosas que los siete truenos han dicho y no las escribas.”

Entonces, aquí hay un mensaje a Juan el apóstol en el primer siglo, y él dijo que él entendió el “librito” y estaba a punto de escribir, por lo menos la esencia del mensaje. Estaba a punto de hacerlo y Dios dice: “No, Juan, yo quiero que selles eso. No quiero que escribas eso o esa parte.”

Él entendió algo; él no lo escribió y era acerca de este “librito”. Y dijo: “Sí, yo sé que lo entiendes pero no lo escribas como tú estás planeando hacerlo.

Ahora bien, ¿Por qué se le dijo a Juan que hiciera eso? Bueno, yo pienso que es obvio que él no lo escribió (el mensaje o el contenido de ese “librito”) porque habría otro hombre que vendría en el escenario en el tiempo del fin para escribir el libro. Estaría escrito pero no en el tiempo de Juan. Pues bien, esto es lo que sugiere y todo esto encajará en el libro de Apocalipsis. En otras palabras, explicará Apocalipsis 10 a usted y lo encajará directamente en el resto del libro de Apocalipsis. Esto es de lo que se trata.

Entonces, ¿dónde está escrito ese mensaje en el tiempo del fin? Se supone que esté aquí. Tiene que estar aquí ahora mismo. Yo puedo probarle eso a usted directamente de su propia Biblia. Se lo puedo comprobar. ¿Pero dónde está? ¿Dónde está ese mensaje escrito? ¿Dónde está ese “librito” que Dios profetizó que vendría en el escenario?

Y Él nos dio un capítulo especial allí en Apocalipsis 10 y 11. Realmente, están atados juntos como una visión, pero nos dio esos para que pudiéramos entender acerca de este “librito” y realmente mucho más que eso. Nosotros necesitamos entender más que simplemente el “librito”.

Pero ahora vean versículos 5 y 6: “Y el ángel que vi en pie sobre el mar y sobre la tierra levantó su mano al cielo, y juró por él que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más”.

En otras palabras, que no habría más tardanza, como debería de leer y lo lee en la Versión Revisada Estándar.

Pero estos son tiempos terribles, y el ángel juró que esto todo fue dado por el Creador de los cielos, del universo, y todo lo que está en este universo y todo. Él creó la Tierra y todo lo que está en la Tierra. Él creó el mar y todo lo que está en el mar.

Este es el Dios que dio el “librito”. Este es el gran poderoso Dios que reveló el mensaje del “librito”. ¿Qué tan importante es eso? Como ustedes ven, eso es realmente un trueno espiritual y definitivamente es un rugido poderoso de un león, cuando usted se da cuenta que todo esto está sucediendo, y que la reputación de Dios como Creador de todo está puesta en juego. ¿Ustedes piensan que Dios lo va a cumplir? ¿Ustedes piensan que Dios va a cumplir cada punto y coma de este mensaje? ¡Claro! ¡Claro que sí lo hará!

Fíjense en el versículo 7: “sino que los días de la voz del séptimo ángel cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas.”

Entonces, el versículo 6 termina con un punto y coma; quiere decir que este mensaje continúa. Versículo 7 es parte del versículo 6, donde “no hay más tardanza” y después, entra a hablar acerca de este ángel de la séptima trompeta, el mismo ángel de la trompeta que va a sonar justo antes de que Cristo intervenga y cambie los reinos de este mundo a ser los reinos de Dios.

Este es el mismo ángel, y él está saliendo en el escenario para cumplir su trabajo en la última porción de la historia del hombre sobre la Tierra. Esto es lo que es su trabajo. Y también, entonces, este “librito” está atado directamente a esa séptima trompeta y el retorno de Jesucristo.

Donde dice que “comenzará a sonar” sería mejor que comenzara “está a punto de sonar”. Uno puede ver eso en la Biblia Companion y el diccionario griego. Está “a punto de sonar”. La trompeta está “a punto de sonar” cuando el “librito” está en el en escenario, y el “librito” es como una señal de que tan cercanos estamos a esa última trompeta, el sonido que introduce a Jesucristo al mundo.

Como ven, esto es un misterio al mundo. Es un gran misterio y entonces esta gente que conoce acerca del “librito” también van a saber acerca del misterio de la Biblia, y nosotros continuamente les ofrecemos un libro acerca del Misterio de los Siglos que explica este misterio, y explica por qué es un misterio y por qué el mundo no entiende.

Pero la gente que tiene el “librito”, sí, lo entiende, y ellos proclaman ese misterio. Y, francamente, antes de que usted lea El Librito, debería de leer usted el libro el Misterio de los Siglos por el Sr. Herbert Armstrong. Entonces, usted sabrá exactamente de lo que El Librito está hablando. Todo esto encaja como un mensaje poderoso en este tiempo del fin --para el cumplimiento en este tiempo del fin -- y eso se vuelve una profecía muy entusiasmante, algo de lo más entusiasmante que usted leerá. Pero el séptimo ángel “está a punto de sonar la trompeta”, este séptimo ángel que clamó como el “rugido de un león”. ¡Está a punto de sonar la trompeta! Está a punto de sonarla cuando el “librito” sale en el escenario.

¿Qué tan urgente es esto? Pues, ¿qué tan urgente es tal mensaje hoy día para nosotros? Quiero decir, realmente, ¿Puede usted encontrar algo que es más urgente o más dramático de entregar un mensaje como ese, que es como este gran evento que está por encima de la cabeza en una forma positiva, y un mensaje y una trompeta que está a punto de sonar? Todos indicios tenemos de cuando eso va a suceder, definitivamente, en una forma general. No sabemos el día ni la hora pero, definitivamente, sabemos cuando estas cosas están a la puerta, como las Escrituras nos lo dicen.

Pero este es un misterio que ha sido revelado a los profetas --como ven, a los profetas. Dios revela profecía solamente a los profetas y a los apóstoles. Usted puede ver eso en Efesios 3 versículo 5. Usted puede leer eso. Entonces, Dios debe de estar yendo a revelar esto a un profeta e iba a haber una voz en este tiempo del fin – una voz para toda la humanidad – y un mensaje que debe proclamarse a toda la gente en este mismo tiempo del fin.

Donde dice que,…el misterio de Dios debería ser terminado,

Debería de leer mejor, …debe de haber sido terminado.

Entonces el “librito” está aquí cuando el misterio de Dios está siendo proclamado, y justo antes de que Cristo regresa, y ese mensaje de misterio habrá sido proclamado a todo el mundo. Debe de haber sido terminado. El mensaje de ese misterio deberá haber salido a todo el mundo y el “librito” explica qué es lo que pasó aquí.

¿Por qué tenemos que proclamarlo otra vez? ¿Por qué fue proclamado una vez y luego paró? Y, después, tuvo que ser proclamado otra vez, como veremos y lo veremos aquí más adelante. Entonces, estamos aquí justo al fin de declarar este misterio, justo al fin de terminar la Obra, pues, simplemente, ¿De qué es este misterio de Dios, de quién y qué es Dios? Y, ¿Por qué existimos aquí en la Tierra? Y, ¿Quién es Israel? Y, ¿Qué tal de la civilización hoy día? ¿Qué de las buenas noticias del Evangelio? ¿Qué es eso? ¿De qué se trata? Este libro, el Misterio de los Siglos , explica eso a usted.

Vamos a ir ahora al versículo 8: “Y la voz que oí del cielo habló otra vez conmigo, y dijo: ve y toma el librito que está abierto en la mano del ángel que está en pie sobre el mar y sobre la tierra. Y fui al ángel diciéndole que me diese el librito. Y él me dijo: Toma, y cómelo; y te amargará el vientre, pero en tu boca será dulce como la miel. Entonces tomé el librito de la mano del ángel, y lo comí; y era dulce en mi boca como la miel, pero cuando lo hube comido, amargó mi vientre”.

Como ven, es algo que debemos simplemente “comer”, y “comerlo” no puede uno espiritualizar esto. Yo no puedo. Esto es algo que Dios quiere que digiramos, que este “librito” que viene en el escenario en el tiempo del fin. Pero es un mensaje de agridulce. Es acerca de la gente que apóstata, y que no está entregando el mensaje que Él quiere que hagan, acerca de ese misterio y acerca de todos estas profecías principales, grandes del tiempo del fin, y eso es amargo, amargo en el estómago.

Y Dios dice que van a ir en la Gran Tribulación y el 50% de ellos ni siquiera sobrevivirán espiritualmente. Eso es muy malo y son malas noticias en ese sentido. Pero es un mensaje amargo, muy amargo. Pero todo es porque ellos no quisieron proclamar este mensaje que Jesucristo estaba a punto de regresar. Quiero decirles, la trompeta está “a punto de sonar”. Está a punto de sonar. Así de urgente son estos tiempos y Dios manda a su pueblo, a sus muy elegidos, que simplemente “coman” este mensaje, que se lo “coman” realmente. Que lo digieran y que sepan de qué se trata. Y usted necesita saberlo y yo también. Eso es muy claro, yo pienso de todas estas profecías.

Pero fíjense en el versículo 11, versículo 11: … “él me dijo: Es necesario que profetices otra vez sobre….”

O acerca de …”muchos pueblos naciones lenguas y reyes”.

Es un mensaje para todo el mundo. Y Dios dijo, bueno, tiene que haber un hombre, francamente, y la gente que apoyaría a ese hombre y ese mensaje que profetizaría otra vez.

Pero, ustedes ven, hubo un hombre anterior, el que profetizó y el pueblo de Dios tenían el mensaje y después lo detuvieron. No lo hicieron. Se volvieron Laodicenos. Eso es de lo que se trata la era laodicena. Todos se hicieron tibios, la mayoría de ellos. Por eso, se llama la era laodicena. No proclamaron el mensaje de Dios.

No quisieron y se hizo tan mal la situación que la Obra de Dios se detuvo, y Dios tuvo que levantar otra Obra, un pequeño remanente que profetizaría nuevamente lo que había sido profetizado anteriormente y, pues, bastante más añadido, como el “librito”, explicando: ¿Qué es lo que le pasó a la Iglesia? ¿Dónde se salió del carril? ¿Dónde falló y se fracturó y le falló a Dios? ¿Dónde sucedió todo esto? ¿Cuándo sucedió? ¿De qué se trata todo esto? Pues, el “librito” explica todo eso, todo lo explica. Como ven, nosotros tenemos que profetizar otra vez.

Ahora bien, la gente puede ver eso y, generalmente, ven a tantas estas Escrituras en el libro de Apocalipsis, y ellos las espiritualizan de alguna forma, y es, por eso, que la gente no entiende estas profecías. Uno no puede espiritualizarlas. Son reales y están siendo cumplidas, incluso en este momento que hablo. Quiero decir que el 90% de las profecías de la Biblia es para este tiempo del fin, y les estoy diciendo, está siendo cumplido como NUNCA antes en la historia de la humanidad, y pues, realmente, no hay excusa ni pretexto para que nosotros no lo entendamos porque Dios dice que Él lo va a revelar. Él va a revelarlo. Pero, como ven, cuando uno habla acerca de profetizar otra vez, estamos realmente hablando de una gran división de la Iglesia, el desastre más grande que pudiera atacar y azotar a una iglesia. El mensaje se detuvo y Dios tuvo que levantar otra Obra y decir, “Háganlo otra vez. Profeticen otra vez así como fue profetizado anteriormente”.

¿Quién fue el hombre que profetizó antes? ¿Y quién es que va a profetizar otra vez? ¿Quién es este pequeño grupo de gente que va a hacer la Obra de Dios, y que de hecho, tienen el honor de introducir a Cristo al mundo? Como ven, Dios manda a que nosotros profeticemos otra vez. Él no dice, “Bueno, me gustaría que ustedes lo hicieran”. No, Él dice, “¡Háganlo! ¡Profeticen otra vez!” Él no dice, “Bueno, si les parece bien”. Dice, “Será mejor que lo hagan o van a pagar un precio alto”.

Dios va a castigar a Su pueblo. Es un trabajo enorme. Él dice que es acerca de muchas gentes y naciones: pueblos, naciones, y lenguas, y reyes sobre toda la Tierra; eso es una gran responsabilidad que viene sobre el pequeño rebaño de Dios en este tiempo del fin. Esa es una responsabilidad que ellos tienen. Este es un mensaje profético poderoso que la Iglesia de Dios simplemente no quiso entregar porque se volvieron tibios, y ellos querían hacer su propia cosa, actuar religiosos pero no entregar estas profecías de Dios para el tiempo del fin, cuando de todos los tiempos, estas profecías debían de ser entregadas. Dios dijo eso, y nadie va a interponerse que sean entregadas. Nadie lo va a impedir. Dios dice que van a salir y Él tiene su reputación sobre la línea.

Déjenme decirles ahora, que esto nos lleva en Apocalipsis 11, y no debería haber un fin de capítulo aquí en Apocalipsis, versículo uno: “Y me fue dada una caña semejante a una vara de medir, y se me dijo: Levántate y mide el templo de Dios, y el altar, y a los que adoran en él. Pero el patio que está fuera del templo déjalo aparte.”

O échalo fuera.

“… Y no lo midas, porque ha sido entregado a los gentiles; y ellos hollarán la ciudad santa cuarenta y dos meses.”

Esa es Jerusalén y todo Israel o al menos una gran porción de Israel, la parte poderosa de Israel en este tiempo del fin. Pero ahí nuevamente, ustedes ven una separación de iglesias. Hay una corte interna y un patio fuera, una corte externa. La corte interna es donde Dios habita -- Dios habita ahí. Yo no sé como algo pudiera ser más emocionante de estar donde Dios está habitando.

Pero la mayoría del pueblo de Dios está fuera, en el patio fuera, en la corte externa, donde Dios no habita. Bueno, no han perdido su salvación pero van a tener que ser castigados para traerlos de regreso a la corte interna, donde deberían de haber estado profetizando otra vez, o, por lo menos, ayudando a sacar ese mensaje; y si ellos hubieran hecho su trabajo, no habría sido necesario profetizar otra vez. Pero le fallaron a Dios y habla acerca del altar, donde los ministros sirven, y los ministros en esta era han fallado a Dios, más del 99% de ellos. Y Él dice, “Mídanlos”. Usa el “librito” como una herramienta para hacer eso. Mídanlos y ustedes midan al pueblo también, porque nosotros tenemos que sacar este mensaje, difundirlo. Y dice, “Levántate” pudiera ser como que, “Despiértate del sueño”. Pero dice, “Levántate, y haz este trabajo. Proclama este mensaje”.

Y todo está explicado en este “librito”.

Como ven, ese naos, o templo es naos, simplemente, significa “donde Dios habita”. Aquí es de lo que estamos hablando. Como ven, ellos dejaron de profetizar para Dios. Se dejaron de escuchar o de explicar ese maravilloso misterio, y ellos van a entrar en el “tiempo de los gentiles”. Ahora, la mayoría de la gente no sabe lo que eso significa, pero si usted sabe quién es Israel, y se sabe quiénes son los gentiles, usted sabe que está surgiendo en poder ahora, y ustedes pueden ver y sentirlo, y ustedes pueden sentir que las condiciones del mundo están cambiando, y los grandes poderes están cambiando entre las naciones entonces, para que Dios pueda ver que los tiempos de los gentiles van a ser cumplidos. Israel va para abajo. Y los gentiles van para arriba en poder y en fuerza, y este es un tiempo muy serio para todos nosotros.

En el versículo 3: “Y daré a mis dos testigos que profeticen por mil doscientos sesenta días, vestidos de cilicio.”

Como ven, los dos testigos se salen al escenario justo al tiempo de este “librito”, justo después del “librito”. Pero, fíjense, el resultado bello de todo esto. El maravilloso resultado final de lo que está a punto de suceder aquí en el versículo 15. Este es el mismo séptimo ángel que entregó el “librito”, ahora está haciendo este pronunciamiento.

versículo 15: “El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos.”

¿Qué les parece eso? ¿Qué les parece? Este “librito” y el misterio y todo eso nos lleva directamente al retorno de Cristo a esta Tierra, el retorno de Jesucristo a la Tierra. Y, vean ustedes, todo es una sola visión y este mismo ángel de la séptima trompeta “está a punto de sonar” acerca del retorno de Jesucristo a la Tierra. No va a haber más armas de destrucción masiva, no va a haber más guerra. ¡Y todo lo que usted va a ver en esta Tierra es paz y gozo y felicidad para siempre!

Hasta la próxima semana, este es Gerald Flurry.

Adiós, amigos