Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

201021 european%20central%20bank gettyimages 85890509

(RALPH ORLOWSKI/GETTY IMAGES)

El euro digital gana fuerza

La fuerza de Europa no es la innovación; es la regulación.

Europa está avanzando hacia su objetivo de crear una moneda digital. En enero el consejo de gobierno del Banco Central Europeo ( bce ) estableció un grupo de trabajo de alto nivel para avanzar en los proyectos acerca de monedas digitales de los bancos centrales ( cbdc ) en la zona euro. Este mes, el bce publicó un informe de 55 páginas sobre el plan para introducir un euro digital.

En la era digital actual, la innovación ha tocado casi todos los aspectos de nuestras vidas. Sin embargo, muchas personas continúan utilizando el dinero en efectivo como su principal forma de pago.

Para muchos en Europa, pagar en efectivo es simplemente un hábito. Otros lo ven como una forma de mantener sus transacciones anónimas, en lugar de usar pagos en línea, cheques, pagos con tarjeta de crédito y débito. Además, algunos simplemente no confían en el sistema bancario y optan por almacenar su efectivo en casa.

Pero la forma en que miles de millones de personas manejan sus actividades financieras podría cambiar pronto. La Unión Europea está trabajando para crear una moneda digital. Aunque Europa no necesariamente lidera la innovación, ellos buscan liderar en las regulaciones.

El prólogo del informe del bce de octubre de 2020 dice:

“Una parte clave de la misión del eurosistema es proporcionar a los ciudadanos dinero sin riesgo para sus pagos; el eurosistema ha estado proporcionando billetes en euros durante casi dos décadas. Mientras el efectivo sigue siendo el medio de pago dominante, las nuevas tecnologías y la creciente demanda de inmediatez por parte de los consumidores están cambiando la forma de pago de los ciudadanos europeos. Esto es evidente en el creciente y cada vez más importante rol de los pagos electrónicos rápidos. Para garantizar que los consumidores sigan teniendo acceso ilimitado a dinero del banco central de una manera que se adapte a sus necesidades en la era digital, el consejo de gobierno del bce decidió avanzar en los proyectos sobre la posible emisión de un euro digital. Una forma electrónica de dinero del banco central, dinero accesible a todos los ciudadanos y empresas. Un euro digital se introduciría junto con el efectivo, no lo reemplazaría.…”

“Viendo hacia adelante, debemos estar preparados para introducir un euro digital, en caso que surja la necesidad. Por ahora mantenemos abiertas las opciones sobre si esto debería suceder y cuándo”.

“Nuestro papel es asegurar la confianza en el dinero. Esto significa asegurarse que el euro sea apto para la era digital”.

Lo qué antes parecía un sueño futurista se está convirtiendo en realidad.

El informe del bce hace hincapié en que la introducción del euro digital de ninguna manera pretende eliminar el uso de efectivo. Sin embargo, si se introduce un euro digital, será más fácil para los gobiernos eliminar el efectivo. El informe dice:

“En varios escenarios posibles, un euro digital puede incluso volverse esencial. Por ejemplo, si el uso de efectivo disminuyera significativamente, si otros métodos de pago electrónicos dejarían de estar disponibles debido a eventos extremos, o si el dinero digital extranjero desplazara en gran medida los medios de pago existentes”.

En los días del covid-19 todo parece posible en una digitalización sin precedente y una mayor competitividad global. La UE quiere prepararse para “eventos extremos”. Pero ellos saben el poder que un euro digital le otorgaría a su gobierno. A continuación se presentan las consideraciones del bce que requerirían la introducción de un euro digital:

“Se podría emitir un euro digital (i) para apoyar la digitalización de la economía europea y la independencia estratégica de la Unión Europea; (ii) en respuesta a una disminución significativa en la función del dinero como método de pago, (iii) si existe el potencial significativo que monedas digitales de bancos centrales [cbdc] extranjeros o pagos digitales privados se vuelvan en algo ampliamente utilizado en la zona euro, (iii) [sic]como un nuevo canal de transmisión de la política monetaria, (iv) para mitigar los riesgos de la prestación normal de servicios de pago, (v) para fomentar el papel internacional del euro, y (vi) para apoyar mejoras en los costos generales y la huella ecológica de los sistemas de pago”.

En cierto modo, la UE está presionada para actuar de acuerdo a las fuerzas externas de Estados Unidos y China. Si Europa quiere ser estratégicamente independiente del dólar estadounidense, pero no permitir que China haga más incursiones en sus mercados, naturalmente necesitaría establecer su propio sistema de pago digital. Considerando las crecientes tensiones globales, este escenario es cada vez más probable.

Al hacerlo, Europa no sólo aumentaría el papel del euro, sino que también revolucionaría el engorroso proceso de los pagos transfronterizos. Esto podría cambiar las transacciones de las personas y el comercio internacional. Una nota del informe del bce dice: “A modo de ejemplo, actualmente la mayoría de los pagos transfronterizos se liquidan en última instancia en dólares estadounidenses por los bancos corresponsales con sede en Estados Unidos. Un sistema multilateral de moneda digital del banco central [cbdc], en el que una moneda digital del banco central [cbdc] está en manos de residentes de la zona monetaria respectiva pero se utiliza para pagos transfronterizos entre los bancos centrales participantes, podría fomentar el papel internacional del euro”.

A diferencia de China, la UE primero tiene que ganarse la confianza de la gente antes de poder introducir una moneda digital. Por esta razón, el informe afirma que el euro digital tiene que “igualar las características clave distintivas del efectivo y ser un euro digital que tenga como objetivo abordar una disminución en la aceptación del efectivo, permitiendo pagos fuera de línea. Además, un euro digital debería ser fácil de usar para los grupos vulnerables, gratuito para el uso básico de los pagadores y debería proteger la privacidad. Debería tener una marca europea sólida”.

La capacidad de utilizar el euro digital fuera de línea permitiría “compartir los detalles de la transacción con partes distintas del pagador y el beneficiario”, señaló el informe. Esto requeriría dispositivos de pago que podrían pre financiarse con una cantidad de euros digitales que se han deducido previamente del saldo en línea del usuario.

Utilizando el euro digital, el bce también está considerando prevenir las corridas bancarias, como se vio durante las crisis financieras:

“En situaciones de crisis, cuando los ahorradores tienen menos confianza en todo el sector bancario, los activos líquidos pueden pasar muy rápidamente de los depósitos de los bancos comerciales al euro digital si los obstáculos operativos para retirar dinero en forma de euro digital son menores que para retirar efectivo. Esto podría aumentar la probabilidad y la gravedad de las corridas bancarias, debilitando la estabilidad financiera”.

Estos ejemplos ponen de relieve la necesidad de evaluar cuidadosamente el diseño del euro digital, teniendo en cuenta sus implicaciones para cuestiones tan importantes como la transmisión de la política monetaria y la estabilidad financiera.

A diferencia del efectivo, el control de las monedas digitales se puede regular de varias formas. Dependiendo de su diseño, los bancos centrales que emiten la moneda digital pueden, en tiempos de crisis, congelar activos y obstaculizar las corridas bancarias. Las monedas extranjeras también podrían bloquearse más fácilmente para que no entren en el mercado europeo.

Dos miembros principales del Atlantic Council, Hung Tran y Barbara Matthews, escribieron un editorial en agosto exponiendo los peligros de la moneda digital de China. “La capacidad de [el banco central chino] de monitorear las transacciones de dcep [por sus siglas en inglés; pago electrónico en moneda digital] puede ayudar a mejorar la eficacia de las operaciones de política fiscal y monetaria, así como facilitar la lucha contra los delitos financieros, incluido el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo. Sin embargo, esto fortalecerá significativamente el sistema de calificación crediticia social del gobierno, utilizado para controlar a sus ciudadanos recompensando o castigando sus comportamientos. Básicamente, cuantos más ciudadanos usen dcep [pagos electrónicos en moneda digital] en lugar de efectivo físico, más podrá el gobierno monitorear y controlar sus vidas”.

La introducción de un euro digital le otorgaría un poder similar al gobierno europeo.

El 3 de febrero de 2016E, Sascha Lobo, un columnista de Der Spiegel, escribió: “Finalmente, la abolición del efectivo físico ofrece nuevas y fantásticas capacidades de vigilancia” (traducción de la Trompeta en todo). El 9 de marzo de 2016 Caroline Freigang escribió en Swiss Handelszeitung lo siguiente con respecto a la tecnología blockchain: “La tecnología podría acelerar las transacciones y ahorrar dinero a los bancos; el intermediario se volverá obsoleto. Sin embargo, el peligro aún existe a través de los reguladores, que podrían, dependiendo de la situación política, cambiar de opinión como el viento”.

En una sociedad sin dinero en efectivo el gobierno podría rastrear y controlar electrónicamente las transacciones en curso. También podría sobre regular el uso de otros proveedores de pagos, o prohibirlos por completo.

El exministro de economía alemán, el Dr. Karl-Theodor zu Guttenberg, señaló en su tesis de 2019: “En el futuro cercano, es inviable que las fintechs [tecnologías financieras], o las grandes multinacionales de la tecnología, estén en el ‘asiento del conductor’ para darle forma a la regulación. Es de esperar un rechazo de los gobiernos y los organismos internacionales que todavía están influenciados fuertemente por los gigantes de la ‘vieja industria”.

En el contexto de la supervisión financiera, la Biblia revela que Europa recibirá un control sin precedentes sobre sus ciudadanos. Apocalipsis 13:17 dice: “y que ninguno pudiese comprar ni vender, sino el que tuviese la marca o el nombre de la bestia, o el número de su nombre”. En 1952, Herbert W. Armstrong escribió lo siguiente en referencia a ese texto:

“Todo mundo quiere poder ‘comprar o vender’. En este uso de las Escrituras, la expresión ‘comprar ni vender’ indica más literalmente poder comprar (no que las tiendas o aquellos a quienes uno podría hacer compras para las necesidades de la vida se negarían a aceptar el dinero), sino que el que rechaza la ‘marca’ no podría comprar, no podría ganarse la vida, ganar un sueldo o salario, o dedicarse a negocios”.

Aquellos que quieran participar en cualquier forma de comercio tendrán que tomar la “marca de la bestia”, lo que significa que todos se verán obligados a cumplir las leyes del gobierno. La Biblia usa el símbolo de una bestia para representar imperios (vea Daniel 7, Apocalipsis 13 y 17). Apocalipsis 17 muestra que el último imperio que gobernará el mundo será la séptima resurrección del Sacro Imperio Romano. En su folleto ¿Quién o qué es la bestia profética?, el Sr. Armstrong explicó la marca de la bestia:

“La iglesia romana hizo que la gente recibiera la marca de la Roma pagana, el domingo observado por el Imperio Romano pagano, ¡a cuya desobediencia era la pena de muerte! Así, mataron a 50 millones o más personas, según narra la historia. Guardar el Sábado es el único mandamiento que el mundo no aceptará en su mente (la frente) y ni obedecerá (con el trabajo o descanso, con la mano). Es el único mandamiento que puede distinguir entre los que tienen la marca de la bestia o la señal de Dios. (…) Sí, una vez más, ¡la marca de la bestia será impuesta! Nadie podrá conservar su empleo ni hacer negocios sin ella. (…) Pero si usted obedece a Dios, si está velando y orando sin cesar, será tenido por digno de escapar y de estar bajo la protección de Dios (Lucas 21:36)”.

La marca de la bestia no es una moneda digital. Pero un sistema financiero digital controlado por el gobierno, que podría ser uno de varios métodos para garantizar que esta marca se cumpla.

Solicite su copia gratuita del folleto del Sr. Armstrong ¿Quién o qué es la bestia profética? para comprender el hambre del poder de Europa, y a dónde esto conducirá. 


¿QUIÉN O QUÉ ES LA BESTIA PROFÉTICA?

¿Quién o qué es la ‘bestia’ de los capítulos 13 y 17 del libro de Apocalipsis? ¿Qué revela la Biblia sobre los acontecimientos mundiales que culminarán en Armagedón y el fin de esta era? Este folleto, dividido en dos partes, trata sobre los gobiernos y las guerras que conducirán al fin de este mundo.