Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Istock 186130749b

Shanghai, China (ISTOCK.COM/LIUFUYU)

El ascenso de China como superpotencia

Es uno de los milagros económicos y políticos más impresionantes de los tiempos modernos. Y aún no ha terminado.

China es un Estado soberano con una población de más de 1.300 millones de personas. La nación posee la economía más grande del mundo según algunas mediciones, la población más grande del mundo y el cuarto territorio más grande.

Estos son los bloques de construcción de una superpotencia. Si bien el mundo anticipa que China obtendrá el estatus de superpotencia, los analistas debaten sobre cuándo sería y si su ascenso será pacífico.

La Trompeta pronostica que China continuará creciendo como una potencia formidable, combinando su fuerza con Rusia. Además, pronosticamos que jugará un papel importante en la guerra económica que devastará a Estados Unidos.

¿De dónde vienen estos pronósticos?

15672 Map

La fortaleza asiática

China está ubicada en el oriente de Asia. El océano Pacífico es su frontera oriental. Su frontera suroriente es principalmente una selva montañosa difícil de atravesar. El sur y el occidente de China bordea el Himalaya, la cordillera más alta del mundo. Ésta pone otra berrera para el comercio y las fuerzas militares, excepto en su frontera noroccidente a través de Kazajistán. La famosa red medieval de rutas de comercio desde Europa hasta Asia, llamada la Ruta de la Seda, atravesaba Kazajistán hasta China. Al norte de China, el desierto de Gobi corre a lo largo de la frontera de China con Mongolia. China también limita con Rusia al norte en una región relativamente deshabitada.

Con fronteras como éstas, China es geográficamente segura. Históricamente, su geografía le permitió desarrollarse sin mucha interacción con potencias extranjeras, a menos que decidiera hacerlo. Su territorio y el tamaño de su población también hicieron difícil su conquista. La única invasión exitosa a China la hicieron los jinetes mongoles en los años 1200. A pesar de que los japoneses invadieron y ocuparon gran parte del oriente de China en la década de 1930, nunca lograron que los chinos se rindieran.

Geográficamente, la costa de China es su frontera más vulnerable. Por allí fue que los japoneses la invadieron y por donde el Imperio Británico obligó a los chinos a hacer concesiones comerciales en el siglo xix. El próspero comercio del Imperio Británico en realidad desestabilizó a China. Las ricas zonas costeras que se beneficiaron del comercio resistieron las políticas y el control del gobierno que buscaba frenar el comercio. Esto condujo al colapso del gobierno central y a la guerra civil. Fue en este contexto que Japón invadió y fracasó en su conquista de forma extraordinaria.

Todo esto muestra que, si bien China es vulnerable a la invasión desde la costa, la verdadera amenaza no es una invasión militar. Ninguna nación tiene el interés o las fuerzas para invadir y ocupar China continental y esperar ganar. La verdadera amenaza es económica. Es vital para la prosperidad de China que ninguna nación pueda amenazarla económicamente a través de su costa.


Emergiendo del aislamiento

La historia que es importante para los pronósticos de la Trompeta comienza en 1949, cuando Mao Zedong estableció la República Popular de China. Mao modeló las estructuras políticas de China según las de la Unión Soviética comunista. Esto trajo préstamos soviéticos, impulsó el crecimiento de la economía china y la colocó en un camino ideológico opuesto al de EE UU.

Al principio, la relación entre Rusia y China fue exitosa. Los asesores y préstamos soviéticos aumentaron la industrialización en una sociedad agraria atrasada. Mao firmó un tratado de defensa mutua con la Unión Soviética en febrero de 1950, y declaró que la amistad chino-soviética sería “eterna, indestructible e inalienable”.

La relación comenzó a romperse después de que Mao lanzó su propio programa de modernización en 1958, el cual fracasó. Sus intentos radicales de rehacer la sociedad china revirtieron muchas de las ganancias económicas. Rusia criticó abiertamente a China y cortó la ayuda militar. Al cabo de 15 años, la amistad se terminó.

Los chinos comenzaron a alejarse de la Rusia soviética, tanto filosófica como estratégicamente, y comenzaron a buscar la prosperidad económica en otros lugares.


El presidente chino Mao Zedong da la bienvenida
al presidente estadounidense Richard Nixon
en China el 22 de febrero de 1972.
(Crédito: AFP/Getty Images)

En 1971, la República Popular de China ganó la membresía en las Naciones Unidas, elevando su estatus a un gran poder político mundial. Al año siguiente, el presidente de EE UU, Richard Nixon, visitó China, el primer paso para formalizar relaciones entre los dos países. La visita allanó el camino para los sólidos lazos económicos que las dos naciones comparten hoy.

Fue en la década de 1970 que el crecimiento económico de China realmente comenzó a despegar. En diciembre de 1978, China les permitió a los agricultores vender sus productos en los mercados locales, un paso en sentido contrario al comunismo puro. El gobierno también permitió que empresas particulares realizaran negocios con empresas extranjeras.

De 1978 a 2012, el producto interno bruto de China creció un promedio de 9,4% por año. La economía de ninguna otra nación ha crecido tan rápido durante tanto tiempo. Después de 35 años de crecimiento casi ininterrumpido, según algunos índices como el poder adquisitivo, la economía de China es ahora la más grande del mundo.

El producto interno bruto per cápita de China aumentó de 439 dólares en 1950 a 7.578 en 2014. Ése es un logro notable. Desde que abrió el comercio a los mercados extranjeros, China ha abandonado su aislamiento histórico.

La Trompeta también observa la relación de China con Rusia, la cual ha experimentado cambios dramáticos. La relación alcanzó un punto bajo en 1969, cuando las tropas rusas y chinas lucharon en una batalla fronteriza. Pero a partir de 1989, cuando el presidente soviético Mijaíl Gorbachov visitó Pekín, la relación de China y Rusia se ha fortalecido. En 1991, los dos países resolvieron sus diferencias fronterizas y en 2001, firmaron un “acuerdo de cooperación de amistad”.

En 1996, las dos naciones formaron la Organización de Cooperación de Shanghái para fortalecer la cooperación política y económica con los Estados de Asia Central. China es ahora el mayor socio comercial de Rusia, mientras que Rusia es una valiosa fuente de petróleo y gas natural para China.

Son estos dos factores, el creciente poder económico de China y su fortalecida relación con Rusia los que la Trompeta sigue, y ambas tendencias continúan creciendo. La pregunta en la mente de los analistas es si el crecimiento y la ambición de China continuarán siendo pacíficos, o si la llevarán a la guerra. Las acciones recientes de China dan una respuesta clara.


Un cinturón, una ruta, un banco…

En los últimos años, China ha estado expandiendo sus lazos con el resto de Asia. En 2013, lanzó su estrategia “Un cinturón, una ruta”, para construir rutas de infraestructura de transporte para el comercio de Asia con África y Europa. Ésta cubre un área que contiene el 55% del producto nacional bruto del mundo, el 70% de la población mundial y el 75% de las reservas de energía conocidas.

En 2016, China lanzó el Banco Asiático de Inversión en Infraestructura, un nuevo banco internacional de gestión china. El banco reduce la dependencia de Asia en el Banco Mundial, controlado por EE UU, y que tiene como objetivo remplazar el dólar estadounidense por el yuan chino en el comercio.

Cuando fue propuesto el banco en 2013, EE UU trató de convencer a otras naciones de que no se unieran, pero no logró persuadir ni a sus aliados más cercanos. Esto le causó una vergonzosa derrota y señaló claramente que China está buscando agresivamente remplazar a EE UU en ciertos mercados.


Y muchas islas

La indicación más clara de que su desafío no será pacífico proviene de lo que China está haciendo en lo militar. En 2008, China llegó a tener el segundo mayor gasto militar en el mundo. Ha estado modernizando su armada y se espera que para 2020 ya tenga más barcos que la marina de EE UU.

En 2014, China aumentó su explotación territorial en el mar del Sur de China, cuando comenzó a crear islas artificiales en aguas en disputa y a militarizarlas. Algunas de las islas están a más de 1.200 kilómetros de China continental, pero a sólo 241 kilómetros de las Filipinas. De acuerdo con la ley de las Naciones Unidas y al fallo de la Corte Internacional de Arbitraje (de 2016), dicho territorio pertenece a las Filipinas. Pero China se niega a aceptar el fallo de la corte o el derecho internacional, y ninguno de los dos se aplica.

Fcr (1)
El arrecife Fiery Cross en el Mar de China Meridional (como se muestra aquí en los veranos de 2014, 2015 y 2016) se construyó para extender la presencia militar de China en aguas en disputa. (Creditos: CSIS/AMTI)

China también ha reforzado su cooperación militar con Rusia. Desde 2005, Rusia y China han realizado ejercicios militares conjuntos.

Si bien las tropas chinas no han sido enviadas contra EE UU, China ya lo está atacando por medio de guerra cibernética


Desafíos directos de China a Estados Unidos

En 2013, China pirateó y robó dos docenas de sistemas de importantes armas de EE UU. Fue una de las mayores violaciones a la seguridad militar de dicha nación. Desde entonces, múltiples ‘hackeos’ de alto perfil han sido dirigidos a compañías de servicios de EE UU y a funcionarios de su gobierno.

China también abrió un nuevo frente en su desafío a EE UU: la guerra espacial. En 2007, China lanzó un misil balístico al espacio para destruir un antiguo satélite meteorológico, demostrando que podría amenazar a los satélites estadounidenses.

Todas estas acciones muestran los planes de China para desafiar, y finalmente remplazar a EE UU como superpotencia.

¿Qué importancia tiene esto?


Un pronóstico audaz

La Trompeta sigue a su revista antecesora, La Pura Verdad, al informar y analizar la cooperación china con Rusia y su reciente crecimiento económico. En el tiempo en que China era una nación subdesarrollada que disputaba con Rusia, el jefe editor de La Pura Verdad, Herbert W. Armstrong, predijo que China pronto se convertiría en una nación poderosa que se uniría a Rusia para contrarrestar las amenazas de Occidente.

En la edición de La Pura Verdad de diciembre de 1959, decía:

“Lenin escribió que el camino a París, Londres y Nueva York es a través de [Pekín] y Delhi. … [Parte] del plan comunista [es] colocar a India y a Pakistán en una gigante mordaza entre Rusia y China. …La China roja insiste en que tiene el derecho legal no sólo sobre el Tíbet, sino [también] sobre muchas partes de la India y el suroriente asiático. … ¡Su incesante sueño durante siglos ha sido la definitiva conquista mundial! …Sin embargo, China sabe que en esta era altamente industrializada, solo puede lograr este sueño como aliada de Rusia. …China ya está lista ahora para comenzar a devorar al resto de Asia con el secreto respaldo militar de Rusia”.

Es difícil pensar que en 1959 alguien estuviera advirtiendo que China sería una amenaza para el orden mundial y que se pondría del lado de Rusia para hacerlo. Pero el Sr. Armstrong lo hizo y tenía razón. China todavía está tratando de lograr su sueño de convertirse en una superpotencia mundial. El actual presidente chino, Xi Jinping, prometió en su libro La gobernanza de China, que China logrará esto en 2049. Y hoy es una vez más aliada de Rusia.

Desde ese pronóstico, el jefe editor de la Trompeta, Gerald Flurry, ha agregado más detalles sobre cómo China intentará alcanzar su sueño. Y todo tiene que ver con Occidente y su estándar de vida.

Getty Images 542908814b
El presidente chino, Xi Jinping, y el presidente ruso, Vladimir Putin, ven una guardia de honor en Beijing, China. (Crédito: LINTAO ZHANG/Getty Images)

Una próxima guerra comercial

Gerald Flurry predice que China buscará enérgicamente remplazar a EE UU, tanto así que entrará en una guerra comercial. Pero no lo hará sola. En su folleto Ezequiel: El profeta del tiempo del fin, el Sr. Flurry escribe: “Europa y Asia podrían trabajar juntas para asediar económicamente a EE UU”.

Hasta que los recientes desacuerdos pusieron la relación entre EE UU y China en un terreno más inestable, éste no era un punto de vista muy popular, ya que China y EE UU están tan unidos económicamente.

Primero, China tiene más de 1,1 billones de dólares en deuda federal de EE UU, lo que la convierte en uno de los mayores titulares extranjeros de la deuda estadounidense. Un conflicto entre las dos naciones vería caer el valor de la inversión de China.

Segundo, el comercio entre las dos naciones es enorme. En total, se intercambiaron bienes por un valor de 598 mil millones de dólares entre China y EE UU en 2015. Esto convirtió a China en su tercer socio comercial más grande. EE UU es el segundo socio comercial más grande de China después de la Unión Europea. Sin embargo, de esos bienes, EE UU sólo exportó 116 mil millones, mientras que importó 482 mil millones de China. Ése es un déficit comercial de 366 mil millones de dólares, lo que significa que China tiene más que perder si estalla un conflicto. Eso es casi la mitad del déficit comercial total de EE UU.

Dependiendo de a quién le pregunte, usted recibirá diferentes respuestas sobre si el déficit comercial y la deuda son negativos o positivos para cualquiera de las dos naciones. Lo que no se puede negar es el alcance del comercio en riesgo.

Con billones de dólares en juego, parece difícil creer que las dos naciones arriesgarían algún tipo de conflicto. Pero las tensiones ya se están profundizando. Y la afirmación del Sr. Flurry se basa en la segura palabra de la profecía bíblica, lo que significa que es seguro que sucederá.

Los capítulos 22 y 23 de Isaías hacen mención de un poderoso “mercado de las naciones” (Isaías 23:3) que incluye tanto a las naciones europeas como a las asiáticas. Isaías 23:1 muestra que Quitim, un nombre antiguo que se refiere a la China moderna, es una parte importante de esta alianza económica. Puede encontrar más información sobre cómo Quitim se refiere a China, leyendo nuestro artículo: “Is China in the Bible?” (¿Está China en la Biblia?, disponible en inglés).

Estos capítulos en Isaías, junto con otros pasajes de la Biblia, hacen evidente que pronto este “mercado de las naciones” dominará el comercio mundial por un corto periodo de tiempo, a expensas de EE UU.

¡Estas profecías son la razón por la que la Trompeta observa el ascenso de China tan de cerca!

Apocalipsis 16:12 y 9:16 muestran que, en el tiempo del fin, que es la era en la que estamos viviendo ahora, un bloque de naciones asiáticas llamado “los reyes del oriente” tendrá una fuerza militar combinada de “200 millones de tropas montadas” (Nueva Traducción Viviente). Una fuerza tan devastadora sólo podría reunirse si incluyera a la masiva población de China. Ésta es una prueba más de que China es uno de esos “reyes del oriente”.

A la luz de profecías como éstas, y entendiendo el gran enfrentamiento al que está llevando (Daniel 11:40-44), el significado de las actuales tensiones entre EE UU y China se vuelve claro. En los últimos años, EE UU ha visto sus fábricas y empleos externalizados. Algunas estimaciones sitúan en más de 3 millones de empleos perdidos por el déficit comercial. Esto está volviendo las políticas internas de EE UU cada vez más anti-China.

China ha llevado el valor del yuan a un mínimo frente al dólar. Esta manipulación de la moneda hace que los productos chinos sean aún más baratos, lo que enfada a las empresas estadounidenses. Pero China enfrenta una desaceleración económica y disturbios laborales mientras lucha por mantener a su gente empleada.

Pero incluso con todo lo que está en juego, la Trompeta pronostica que estallará una guerra comercial. Como dejan claro las Escrituras anteriores, China participará en la paralización de EE UU en una guerra comercial. ¿Pero cómo puede hacerlo sin paralizarse a sí misma y cometer suicido económico?

Tendrá ayuda. China logrará este bloqueo comercial asfixiante con la ayuda del mayor bloque comercial del mundo, la Unión Europea. La UE es el mayor exportador del mundo y representa el 16% de las importaciones y exportaciones del mundo.

Estos dos gigantes comerciales podrían trabajar juntos para derribar a EE UU, ¡y los capítulos 22 y 23 de Isaías muestran que eso es precisamente lo que sucederá! Al trabajar juntos, dos de los tres principales socios comerciales de EE UU podrían destruir rápidamente la economía estadounidense.

La profecía es la guía. Es por eso que el Sr. Armstrong fue exacto en sus pronósticos y el Sr. Flurry es exacto en los suyos. Un tercio de la Biblia es profecía y la mayor parte es para nuestro tiempo ahora. La profecía bíblica describe un asedio económico a EE UU y Gran Bretaña que está orquestado por la UE y China.

Pronosticamos que los pueblos de EE UU y Gran Bretaña se quedarán aislados a medida que Europa y Asia cooperan y toman las decisiones en la economía global. ¡EE UU estará literalmente asediado, económicamente apartado del comercio mundial!

Los eventos se están moviendo hacia el cumplimiento de esta profecía. En los últimos años, el motor de la economía de la UE superó a EE UU y Japón para convertirse en el mayor socio comercial de China. China y Europa han emprendido muchas operaciones conjuntas en años recientes, incluyendo un histórico acuerdo en 2015 entre la bolsa de valores más grande de Alemania y el Sistema de Comercio de Divisas de China, un acuerdo que está fortaleciendo significativamente los vínculos financieros entre las dos partes.

Esta profecía también está descrita en Deuteronomio 28, la cual predice que EE UU será sitiado por sus enemigos: “Y él te sitiará en todas tus puertas, hasta que tus muros altos y fortificados caigan, en los que confías, en toda tu tierra; que [el Eterno] tu Dios te hubiere dado” (kjv). El Sr. Flurry escribe sobre este pasaje: “Por muchos años, el Sr. Armstrong dijo que el sitio profetizado en el versículo 52 simbolizaba la economía de EE UU siendo golpeada por la competencia extranjera. ‘Y él te sitiará en todas tus puertas…’” (ibíd).

Estas puertas se refieren a puntos de control estratégicos en el comercio mundial. Más del 90% de éste se realiza en los mares. Estos puntos de control son estrechas rutas de navegación a través de las cuales circula gran parte del comercio mundial. De hecho, más del 40% del suministro de petróleo del mundo pasa por seis rutas de navegación relativamente estrechas. Los puntos de control del comercio mundial son las puertas marítimas estratégicas que se pueden utilizar para suspender el comercio, como lo son el canal de Panamá, el canal de Suez, el Bab el-Mandeb en la entrada sur del mar Rojo, los estrechos de Turquía, Gibraltar, el estrecho de Malaca cerca de Singapur y el estrecho de Ormuz cerca de Irán.

15672 Sea Gates 01

El comercio mundial depende de la función de ciertas puertas marítimas estratégicas: 1) Canal de Panamá, 2) Gibraltar, 3) Estrecho de Turquía, 4) Canal de Suez, 5) Bab el-Mandeb, 6) Estrecho de Ormuz, 7) Estrecho de Malaca

China ha adquirido propiedades en muchos puertos importantes y puntos de control. Compró el puerto más grande de Panamá y el puerto pakistaní de Gwadar, cerca del estrecho de Ormuz. Ahora controla la ciudad portuaria australiana de Darwin. La mayoría de estas puertas ya fueron anteriormente controladas por EE UU y el Imperio Británico, pero la situación ha cambiado en las últimas décadas.

El Sr. Flurry continúa con respecto a estas puertas:

¿Quién tiene esas puertas? EE UU y Gran Bretaña tienen, o tuvieron, las puertas, y vamos a ser sitiados en todas ellas. Ya casi hemos perdido el control de todas. Ésta es una profecía para este tiempo del fin.

El Sacro Imperio Romano, [una federación europea de 10 naciones que pronto saldrá de la UE] junto con los reyes del oriente (las naciones asiáticas), causará problemas económicos y provocará la destrucción de muchas maneras “hasta que caigan tus altas y fortificadas murallas en las que confiaste, a lo largo de toda tu tierra; y él te sitiará en todas tus puertas y toda tu tierra, que el Señor tu Dios te ha dado” (versículo 52). La verdadera presión viene de afuera. “En todas tus puertas” se refiere a una guerra comercial.

Debido a estas profecías es que la Trompeta observa a China a medida que adquiere más puertos y continúa desafiando económicamente a EE UU. Durante gran parte de su historia, China fue un poder regional aislacionista. Pero ahora, gracias a la ayuda soviética y estadounidense, China es un peso pesado mundial. Y para protegerse y asegurar sus necesidades económicas, actuará agresivamente.

Estas profecías van más allá de una guerra de divisas o una pérdida de empleos de manufacturación. ¡Ellas predicen una guerra económica total que destruirá la economía de EE UU! Imagine lo que sucedería si China descargara todos sus bonos del tesoro estadounidense. Imagine lo que sucedería con el estándar de vida de EE UU si los productos chinos baratos ya no se vendieran. Imagine lo que sucedería con el comercio estadounidense si se cerraran los puertos y las puertas marítimas. China será una de las naciones líderes en hacer realidad estos escenarios.


Por qué la Trompeta observa a China

Es sorprendente ver cómo las profecías de Dios sobre China para nuestros días coinciden con la actividad reciente de China. Dios le dio a China una geografía única e influyó en los eventos mundiales lo suficiente como para garantizar que se desarrollen de acuerdo con Sus profecías. Ahora este gigante asiático está saliendo de sus caminos aislacionistas. Ha ganado una enorme influencia económica que representa una amenaza considerable para EE UU. Su capacidad como potencia militar también está aumentando a niveles acordes a los predichos en las Escrituras.

Pero eso no llega a la esencia de por qué la Trompeta informa sobre el ascenso de China. Nosotros seguimos esta tendencia debido a lo que sucederá después del asedio. Todos los eventos importantes profetizados en la Biblia son parte de una serie de eventos que conducen directamente al regreso de Jesucristo.

Entonces, cuando la Trompeta informa sobre estas tendencias inquietantes, es con la anticipación y la esperanza de aquello a lo que finalmente conducen: a un mundo mejor, liderado por el único gobierno capaz de traer la paz.▪


Atk Es E01 ¿DEBERÍA USTED TEMER A CHINA?

En los últimos 60 años, China se ha transformado de una nación pobre y en dificultades a un gigante económico. La mayoría de los analistas dicen que el siglo XXI pertenecerá a China. ¿Qué tan fuertes se volverán los chinos? ¿Afectarán su vida? La Biblia describe el poder económico de la China del siglo XXI y profetiza específicamente el bloque comercial que se está desarrollando entre Asia y Europa (Isaías 23). Además, profetiza que China y sus aliados asiáticos usarán su poder económico para desplegar un ejército de 200 millones de hombres (Apocalipsis 9), e irán a la guerra. Para saber lo que dice la Biblia sobre la China moderna, solicite su copia gratuita de Rusia y China en profecía