Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

200423 mother%20earth gettyimages 1204300027

OSCAR BRAK/NURPHOTO VIA GETTY IMAGES

El ambientalismo es el nuevo paganismo

Es más fácil confesarse ante una planta de interior que pedirle perdón a Dios.

El 22 de abril, personas de todo el mundo celebraron el Día de la Tierra; o como las Naciones Unidas lo renombró, “Día Internacional de la Madre Tierra”. Sin embargo, en lugar de enfocarse en soluciones reales a problemas reales del medioambiente, como la lluvia ácida, la degradación de los suelos, la expansión urbana y la disminución de la capa de ozono, los funcionarios de la ONU trataron de vincular la pandemia de covid -19 con el cambio climático provocado por el hombre, tomando una página del manual de los antiguos griegos paganos.

“La Madre Tierra claramente está haciendo un llamado urgente a la acción”, dijo el secretario general de la ONU, António Guterres. “La naturaleza está sufriendo. Incendios en Australia, récords de calor y la peor invasión de langostas en Kenia. Ahora enfrentamos el covid-19, una pandemia de salud mundial ligada a la salud de nuestro ecosistema”. Esa es una declaración extraña. Una teoría del origen del brote en Wuhan, China, es que el coronavirus pasó de los murciélagos a los humanos. Pero los chinos han comido murciélagos desde la antigüedad. La degradación del hábitat no tiene nada que ver con esta práctica. Sin embargo, varios ambientalistas han abrazado la noción de que el covid-19 es la venganza de la “Madre Naturaleza”.

El 18 de marzo, el climatólogo Michael Mann preguntó si las pandemias eran la respuesta del sistema inmunológico de Gaia, y compartió un vínculo a un artículo del Guardian en Twitter que intentaba conectar el coronavirus con la pérdida de hábitat.

Sí, un supuesto científico está relacionando una pandemia con el sistema inmunológico de la diosa griega pagana de la tierra, Gaia, y la gente se lo está tomando en serio. Hay una tendencia creciente entre los ambientalistas radicales a describir a la Tierra como un ser sensible. Asocian cada desastre natural (ya sea que exista un vínculo científico o no) con el sistema inmune de este ser. Y ahora están vinculando el covid-19 con la urbanización y la sobrepoblación.

El año pasado, el Federalist publicó un editorial titulado: “La adoración climática no es más que el paganismo con otro nombre”. El artículo reportó que a los estudiantes del Seminario Teológico de la Unión en Nueva York se les instruyó que confesaran sus pecados a plantas en macetas como una “expresión de adoración”. También informó que 250 personas, con atuendos funerarios, lloraron el derretimiento de un glaciar en Suiza. La noción de que Gaia está castigando a la humanidad está ganando terreno.

nbc News incluso tiene un sitio web donde las personas pueden confesar pecados ecológicos como poner al máximo el aire acondicionado, tirar la mitad de su almuerzo, y asar un filete todos los fines de semana.

Se podría pensar que líderes religiosos como el papa Francisco se ofenderían por esta incipiente adoración a Gaia. Pero incluso el Papa está hablando de la venganza de la “Madre Naturaleza”. “Hay una expresión en español: ‘Dios siempre perdona, nosotros perdonamos a veces, pero la naturaleza nunca perdona”, dijo en una entrevista publicada en el Tablet. “No respondimos a las catástrofes parciales. ¿Quién habla ahora de los incendios en Australia, o recuerda que hace 18 meses un barco podía cruzar el Polo Norte porque los glaciares se habían derretido? ¿Quién habla ahora de las inundaciones? No sé si se trata de la venganza de la naturaleza, pero ciertamente son las respuestas de la naturaleza”. ¿Está el Papa realmente sugiriendo que si las personas emitieran menos dióxido de carbono, entonces los incendios forestales se detendrían, los glaciares se extenderían y el coronavirus desaparecería?

La periodista británica Melanie Phillips escribió el 10 de abril un editorial titulado: “¿Es pagano el Papa?” Ella señaló: “En la Biblia, la máxima autoridad moral es Dios, quien dispensa justicia, tanto el perdón como el castigo. El Papa lo absuelve a Él del elemento del castigo, que le atribuye en vez a la Tierra, representada como una víctima femenina que toma venganza contra la humanidad por el daño que ella le ha hecho. De esta manera, el Papa edita selectivamente las enseñanzas morales de la Biblia, despoja a la justicia de su significado y le confiere a la Tierra cualidades humanas y divinas”.

Muchas personas están viendo los desastres naturales como un castigo por el pecado, pero se burlan de la noción de que este castigo viene del Dios de la Biblia. Huracanes, terremotos, inundaciones, sequías, incendios, y pandemias de enfermedades no son parte del sistema inmune de Gaia. Son castigos enviados por el Dios de la Biblia para despertar a la gente al hecho de que se han alejado de Él y de Sus leyes, las cuales revelan la forma correcta de vivir, interactuar, cuidar del medioambiente y tener éxito en todos los aspectos de la existencia humana.

Muchos capítulos en el libro de Job cubren las explicaciones de Dios de cómo Él controla el clima de la Tierra. Los sistemas que Él creó y que usa van más allá de la comprensión humana. “Truena Dios maravillosamente con su voz; Él hace grandes cosas que no comprendemos. Porque a la nieve dice ‘Desciende a la tierra’, también a la llovizna. (…) Por el soplo de Dios se da el hielo, y las extensas aguas se congelan. Él carga la espesa nube con humedad, las nubes dispersan su rayo. Dan vueltas y vueltas bajo Su guía, para cumplir todo lo que Él les ordena en la faz del mundo habitable. Ya sea por corrección o por su tierra o por amor, Él hace que esto suceda (Job 37:5-6, 10-13; English Standard Version, traducción nuestra).

Este pasaje declara explícitamente que Dios ordena que el clima cumpla Sus propósitos, ya sea para corregir a los seres humanos o para mostrarles misericordia. ¡En lugar de confesarse a nbc News por comer carne, la gente debería orar al único y verdadero Dios Creador para que les perdone por actitudes de avaricia y egoísmo, y les ayude a adoptar una forma de vida que produzca un respeto verdadero por la ley de Dios y por Su creación! 

Boletín, AD