Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Hwa%206

Edición especial: ¡Él tenía razón! (segunda parte)

¡Él tenía razón!: Recuerde

Continuación de Edición especial: ¡Él tenía razón! (primera parte)

Muchos de nuestros lectores, al obtener su primera copia de la revista Trompeta , exclaman cuánto reconocen el mismo mensaje que La Pura Verdad publicó durante 52 años bajo la dirección de su fundador, Herbert W. Armstrong. Los suscriptores incluso señalan similitudes entre nuestro estilo de escritura y presentación comparadas con La Pura Verdad en su apogeo.

Hay una razón para esto, y se hará comprensible en ésta edición especial de Trompeta. Este mes, miramos atrás a nuestras raíces. Algunos de nuestros lectores están familiarizados con esta historia; la mayoría no lo está.

Esta edición será una auténtica revelación. La gran cantidad de aseveraciones proféticas hechas por el Sr. Armstrong y su equipo editorial, y su exactitud, le asombrarán.

Para comenzar este proyecto, un grupo de redactores de Trompeta se repartió todas las revistas de La Pura Verdad que había a mano y comenzó a explorar cada artículo, buscando atrevidas predicciones. Cuando finalizaron, copiamos las páginas destacadas y las clasificamos en cuatro temas principales: Europa, Estados Unidos y Gran Bretaña, el Oriente Medio y Asia. Luego, nuestra Oficina de Noticias nos ayudó a unir las declaraciones proféticas que encontramos en La Pura Verdad con lo que realmente ocurrió, o está ocurriendo ahora.

Esta edición es el fruto de esa labor. Originalmente, habíamos planeado aumentar el tamaño de esta edición especial en 16 páginas. Pero dos días antes del fin de nuestro plazo, ¡agregamos otras cuatro para poder encajar todo! Esta edición no pretende ser exhaustiva. Pero encapsula bastante bien lo que se trató en La Pura Verdad durante más de 50 años.

Antes de comenzar, sin embargo, mencionaremos algo para poner al día a nuestros lectores más nuevos. Puede que usted se pregunte qué le sucedió a La Pura Verdad. Un ejemplo en particular lo explicará.

Por más de cinco décadas bajo el liderazgo del Sr. Armstrong, año tras año La Pura Verdad gritó poderosa y firmemente una advertencia impresa acerca de la restauración y unificación de Alemania. Ésta anunció que Alemania sería la fuerza dominante detrás de una poderosa unión de naciones-Estado europeas que sobrepasarían al bloque ruso y aun a Gran Bretaña y Estados Unidos en poder y hegemonía. Imagínese, predecir eso cuando Alemania yacía en escombros después de la Segunda Guerra Mundial. Eso es lo que hizo La Pura Verdad.

El Sr. Armstrong no vivió para ver el rompimiento del Muro de Berlín el 9 de noviembre de 1989, o a Alemania unirse el 3 de octubre un año después. En ese tiempo, sin embargo, algo asombroso había sucedido — ¡aquellos que se hicieron cargo de publicar La Pura Verdad después de la muerte del Sr. Armstrong en 1986 habían cambiado totalmente su política editorial!

Esto es lo que los editores de La Pura Verdad con su “nuevo estilo” dijeron acerca de ese evento que estremeció la Tierra en 1989: “Después de la espectacular noticia acerca de la apertura del Muro de Berlín, inesperadamente recibimos una llamada de una estación de noticias en Seattle. El director de noticias estaba bien enterado del programa El Mundo de Mañana y del hecho de que por más de 40 años la Iglesia había estado prediciendo de algún modo la reunificación de Europa. Él pidió comentarios en directo acerca de que si la Iglesia creía que la apertura del muro era el comienzo de los eventos proféticos del tiempo del fin”.

“Nosotros respondimos que era prematuro hacer declaraciones como esa…”

“El director del noticiero quedó decepcionado de que no proclamáramos esto como el principio absoluto de los eventos del tiempo del fin, pero fue muy interesante cuando dijo que lo que la Iglesia había predicho basado en la Biblia era notablemente cercano a lo que parecía estar ocurriendo” (Informe del Pastor General de la Iglesia de Dios Universal, 21 de noviembre de 1989).

Para los lectores antiguos de La Pura Verdad, una evaluación tan débil de los dramáticos eventos que rodearon la caída del Muro de Berlín los dejó atónitos. ¡La revista había perdido su visión, su razón de ser! Rápidamente estaba empezando a negar su herencia editorial basada en la predicción intrépida y franca de acontecimientos fundados en “la palabra profética más segura” (2 Pedro 1:19). Los lectores disminuyeron rápidamente. Pronto los editores se estaban enfrentando a una crisis financiera a medida que los donativos de los suscriptores desaparecían. Lectores y colaboradores de la revista insignia del Sr. Armstrong la abandonaron en multitudes.

Hubo un tiempo cuando esos lectores tenían una visión; una visión de la realidad que les otorgó una esperanza en el futuro. Millones de lectores de La Pura Verdad que vieron las noticias por televisión del Muro de Berlín desplomándose escudriñaron las páginas de La Pura Verdad en vano, buscando una perspectiva sobre los próximos eventos que apresurarían el ascenso del poderío en Europa que el Sr. Armstrong había profetizado. Muchos de aquellos antiguos lectores de La Pura Verdad están ahora dentro de los cientos de miles de personas que ahora reciben esta revista.

En 1990, pusimos en marcha la revista Trompeta de Filadelfia con recursos muy escasos, un puñado de suscriptores y un objetivo: continuar lo que el Sr. Armstrong legó.

Esto es lo que hemos hecho.

Continúa en Edición especial: ¡Él tenía razón! (tercera parte)

HWR_ES_AD_1