Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Hwr es 04

Flickr/Rock Cohen

Edición especial: ¡Él tenía razón! (cuarta parte)

¡Él tenía razón!: ¿Está a punto de aparecer un dictador mundial?

Continuación de Edición especial: ¡Él tenía razón! (tercera parte)

El Muro de Berlín

Aún cuando el Muro de Berlín fue levantado en 1961, separando a Alemania en dos, ¡el Sr. Armstrong continuó declarando que Europa se uniría bajo el liderazgo alemán!

“Hace más de 27 años proclamé por la radio, y escribí en La Pura Verdad, la profecía bíblica de que el antiguo Imperio Romano iba a revivir — en nuestro tiempo. Dije que vendría como unos Estados Unidos de Europa … ¡Los norteamericanos y los británicos no parecen comprender que Alemania es una vez más un poder para ser tenido en cuenta! ¡No cometan este error! ¡La guerra nuclear no vendrá por la crisis de Berlín! Pero, fuera de todo — en un tiempo muy corto — ¡vendrá por los Estados Unidos de Europa!” (Ibíd., septiembre de 1961).

Las páginas de La Pura Verdad, bajo el inspirado liderazgo del Sr. Armstrong, proclamaron este mismo mensaje durante décadas a través de la era de la Guerra Fría.

"… ¡He proclamado consistentemente durante 28 años que viene una Europa unida política y militarmente! Y hoy, la fase económica de esta cee [Comunidad Económica Europea] es a duras penas mencionada. Hoy la mayoría de los periódicos hablan de una unión política — ¡una Europa unida políticamente!”

“La Europa unida militarmente que viene es aún muy secreta y de ella se oye muy poco. ¡Pero este es el verdadero objetivo!” (Octubre de 1962).

Mientras la visión del mundo occidental de Europa estaba fijada en el Muro de Berlín, el Sr. Armstrong continuaba mirando más allá. “¡Los alemanes occidentales siguen mirando ese horrible muro! … Ellos [Europa Occidental] se sentirían mucho más seguros si ellos mismos, mediante la unión, pudieran llegar a ser el poder más fuerte (más fuerte que Rusia) ¡con su propia fuerza de disuasión nuclear! El temor ante Rusia, más la desconfianza a Estados Unidos, ¡los está llevando a esta unión político-militar! ¡Y hoy se acerca rápidamente!” (Ibíd.).

Él continuó pronosticando (aún frente a una Europa dividida y separada por el Muro de Berlín) más de nueve años antes del colapso del muro, y siguiendo sus predicciones sobre la futura unificación de Europa en una gran unión de naciones, escribiendo: “Estos próximos ‘Estados Unidos de Europa’ son el sueño de muchos líderes, no sólo dentro de Europa sino en Gran Bretaña y Estados Unidos. El Mercado Común es sólo su comienzo”.

“Todo indica que estas noticias por anticipado serán noticias vigentes. ¡Y estas aturdirán completamente al mundo! ¡Sin embargo, La Pura Verdad ha informado anticipadamente de estas noticias durante los últimos 46 años!” (Ibíd., marzo de 1980).

El Sr. Armstrong comentó cómo las religiones no comprenden la verdadera importancia de la profecía bíblica. Él declaró: “Ellos concluyen que la profecía de Ezequiel 38 predice una invasión militar del continente norteamericano por parte de la Unión Soviética. Pero esto no es lo que la profecía dice” (Ibíd., mayo de 1986).

Con la visión facultada por el Espíritu Santo de Dios, él vio adelante, más allá del resurgimiento y la caída del futuro súper poder europeo, para declarar que los pueblos de Estados Unidos y Gran Bretaña no enfrentarían una invasión que involucrara a Rusia sino “hasta después de la Segunda Venida de Cristo”.

A menos de cuatro años de la muerte del Sr. Herbert W. Armstrong, el Muro de Berlín cayó a tierra. Hoy, sólo un pequeño vestigio permanece como un memorial de los 28 años que éste permaneció en pie como la línea divisoria en los años más intensos de la Guerra Fría entre Oriente y Occidente. Alemania se ha unido, su capital se ha trasladado de Bonn al histórico Berlín, el centro de Europa. La Unión Soviética está hecha pedazos. Rusia ahora lucha para limitar el avance hacia el norte del Islam en su frontera del sur en el Cáucaso y busca trazar una línea para limitar cualquier movimiento adicional hacia el occidente por parte de sus antiguos países satélites soviéticos.

Sorprendentemente, 55 años después de que la primera edición de La Pura Verdad predijera la reunificación de Europa occidental con sus antiguos países hermanos del Imperio Romano en el oriente, la horma estaba hecha para que esto sucediera con la caída del Muro de Berlín. Luego, en mayo de 2004, ocho de esos antiguos países del bloque oriental, junto con Chipre y Malta, fueron formalmente reconocidos por la ue como países miembros del resucitado Imperio Romano.

Ahora bien, habiendo visto y reflexionado sobre la constancia del mensaje de la revista La Pura Verdad, bajo el liderazgo del Sr. Armstrong, en esta profecía central de unos futuros Estados Unidos de Europa, gobernados por un gran líder dictatorial, influido por un gran cuerpo religioso, superando a Estados Unidos y Gran Bretaña en el poder total de su comercio, industria, negocios y fuerza militar, ¡vamos a comparar estas predicciones con la realidad actual de las noticias del mundo!

Diez reyes

Primero vamos a tomar la predicción del Sr. Armstrong de la edición inaugural de La Pura Verdad y demos un salto hasta este siglo para comparar y medir esa predicción con los eventos actuales en Europa.

“Hoy es comúnmente conocido que todo el objetivo de Mussolini es restaurar el antiguo Imperio Romano en todo su antiguo esplendor, poder y gloria, ¡y que Roma gobierne al mundo!” (La Pura Verdad, febrero de 1934).

Un año más tarde, Mussolini logró su propósito. Reflexionando sobre este trozo de historia, el Sr. Armstrong escribió, 46 años después: “Entonces, Apocalipsis 17:8 muestra la resurrección parcial de este imperio bajo Mussolini (después él tomó Etiopía, añadiéndola a Somalia italiana, Eritrea, Libia e Italia) llamándolo oficialmente ‘el Imperio Romano’. Estas profecías describen noticias por anticipado y en detalle de una última resurrección de este imperio, aún por ocurrir, mediante una unión de diez naciones en Europa” (Ibíd., marzo de 1980).

Refiriéndose a la unión de diez naciones en Europa, el Sr. Armstrong tomó su referencia del versículo 12 del capítulo 17 de Apocalipsis, el que indica: “Y los diez cuernos que has visto, son diez reyes, que aún no han recibido reino; pero por una hora recibirán autoridad como reyes juntamente con la bestia”.

Actualmente hay 25 naciones en la Unión Europea. La política de crecimiento de la Unión está diseñada para traer a varios países de Europa Oriental y mediterráneos a su círculo. Así que, ¿por qué especificar 10 naciones? Sabemos que la Escritura no puede ser quebrantada (Juan 10:35). Entonces, ¿cuál es la explicación? Hemos pensado que esto puede significar 10 grupos de naciones, bajo 10 líderes separados. Es muy posible que con la Unión Europea considerando añadir aún más países a la unión, pudiera desarrollarse un sistema de administración agrupando ciertas Naciones/Estado, cada grupo bajo un comisionado europeo mayor. Por ejemplo, los Balcanes podrían ser administrados de nuevo bajo un gobernador, como en los días del Mariscal Tito. La ue está considerando actualmente tal sistema.

“Los poderes de Romano Prodi, el presidente de la Comisión Europea, deben ser incrementados grandemente para permitir que una Unión Europea ampliada funcione efectivamente, dice un informe … publicado en Bruselas hoy. … Bajo el nuevo proyecto, cada país, como sea de pequeño, casi con seguridad conservaría un miembro de la comisión en la gran Unión Europea. Pero el presidente sería elevado por encima de su equipo en expansión y estaría capacitado para crear puestos superiores y subalternos. … Los Eurócratas dicen que terminar con el sistema bajo el cual todos los miembros de la comisión son técnicamente de igual tamaño e imposibles de destituir, incrementará grandemente el poder del Presidente y es la única forma de hacer manejable al Ejecutivo futuro” (Daily Telegraph, 18 de octubre de 1999; énfasis mío). Como lo hizo notar el Spectator, el coordinador especial para los asuntos de los Balcanes en ese tiempo, el alemán Bodo Hombach, ya estaba encabezando un virtual “gobierno supranacional” en los Balcanes (7 de agosto de 1999).

Algo más que contemplar aquí es el hecho de que la realeza europea se está haciendo más popular. Los reyes de España y Grecia regresaron del exilio décadas atrás, y ahora Italia está considerando el prospecto de que su regente regrese a casa. Recientemente, el ex rey de Yugoslavia ha propuesto la posibilidad de reunificar a Yugoslavia bajo la corona. La moda de la realeza también ha tocado a Alemania.

“La última realeza de la Casa de Hohenzollern que rigió a Alemania durante seis siglos y que unió sus rebeldes reinos feudales en 1871 ahora está experimentando una resurrección de respeto y mayor perfil público en la recientemente ideada presentación de la historia en esta capital recién restaurada [Berlín]” (Times, Londres, 24 de diciembre de 1999).

Tenemos que seguir observando a Europa para ver cómo ocurre esta profecía tan precisa sobre 10 reyes o gobernantes de grupos de Naciones-Estado en la federación de Europa, predichos en La Pura Verdad durante décadas.

Continúa en Edición especial: ¡Él tenía razón! (quinta parte)

HWR_ES_AD_1