Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

15498

Mikhail Svetlov/Getty Images

¿Debería Donald Trump confiar en Vladímir Putin?

El presidente de Rusia es más de lo que aparenta ser.

Sobre la relación entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump y el presidente ruso Vladímir Putin, muchos están preocupados. Pero no por las razones correctas. Ellos no entienden el verdadero peligro.

El 31 de julio de 2015, el candidato Trump dijo públicamente: “yo pienso que me llevaría muy bien con Vladímir Putin”. El repitió este sentimiento numerosas veces a través de su campaña.

El señor Trump indicó que, bajo ciertas circunstancias, bien pudiera no proteger a los aliados de Estados Unidos en la Organización del Tratado Atlántico del Norte. La otan fue creada para mantener a Rusia del otro lado de la raya; pero a Putin le encantaría que desapareciera.

Rusia es una potencia rival a Estados Unidos. Luchó contra EE UU durante la guerra fría, y su ideología socialista ha infiltrado a sus universidades, corporaciones de noticias, gobierno y cultura desde la década de 1960. Rusia también es un antagonista considerable contra Europa del este y contra Europa en general, a quienes Estados Unidos ha tratado como sus aliados. Y Rusia no tiene miedo de asaltar naciones como Georgia, Ucrania o Siria. Su arsenal nuclear y sistemas de cohetes son rivales a los de Norteamérica. Todas estas son razones para preocuparse acerca de los comentarios de Trump acerca de Putin.

Pero yo quiero enfocarme en otra razón de porqué los comentarios de Trump son peligrosos. Y esta razón gira entorno de quién es Vladímir Putin, como hombre.

¿Qué va pasar si el Presidente se “lleva muy bien” con un hombre del carácter de Putin? ¿Y qué le pasará a Estados Unidos si nuestro país se lleva bien con este hombre?

¿Qué tipo de hombre es Putin?

La Rusia de Putin, juntamente con China, ha bloqueado con su veto muchas sanciones de las Naciones Unidas, que hubieran puesto restricciones en algunos de los gobiernos más terribles de la Tierra. No obstante, los líderes de Occidente continúan “oprimiendo el botón de reinicio” cada vez que una nueva administración entra al cargo, pensando que ellos pueden trabajar bien con él.

El presidente Putin ha continuado el apoyo de Rusia para Irán, dándole a esta nación terrorista de extremistas religiosos una ayuda cuantiosa, incluyendo el desarrollo de armas nucleares. Éste es un régimen que tiene unas horribles políticas devastadoras, y que abiertamente dice que Estados Unidos es el “Gran Satanás” y que la nación judía es el “Pequeño Satanás”, y que este último debería ser borrado del mapa. Putin apoya la vil política de Rusia de patrocinar a aquella nación.

Chechenia, una región islámica separatista de Rusia, fue azotada por Putin con una guerra que mató a más de 160,000 de su propio pueblo. Sólo imagine que el presidente de su país matara a 160,000 de sus conciudadanos. ¡Los rusos no tienen que imaginarse eso!

Putin ha aplastado a la prensa independiente de Rusia y tomado control de ésta. Éste es el rasgo clásico de un déspota tiránico, opresivo y peligroso. Pero note esto también: según se reporta, ¡Putin ha ordenado el asesinato de 134 periodistas! Imagine al presidente de su país no solamente discutiendo o insultando o silenciando a los periodistas que están en desacuerdo con él, ¡pero yendo hasta el punto de asesinarlos!

Vladímir Putin es un ex agente de la kgb [servicio de inteligencia de la ex Unión Soviética (urss)]. Él dice que desde que estaba en la escuela preparatoria soñaba con ser un espía. Putin les dijo a sus biógrafos que su atracción al kgb no era la doctrina de grandiosos ideales, sino el trabajo sucio de espionaje. Usted puede leer todo acerca de esto en el diario Washington Post del 23 de enero de 2016 (“The Death of a Former kgb Operative Is a Reminder of Vladimir Putin’s Past Life as a Spy”).

“Yo quedé totalmente asombrado de ver cómo una pequeña fuerza de una sola persona realmente puede lograr algo que un ejército entero no puede”, les dijo Putin a sus biógrafos. “Un solo oficial de inteligencia podría gobernar sobre el destino de miles de personas. Al menos así es como yo lo vi” (Telegraph, 25 de febrero de 2012). Putin realizó su sueño y se convirtió en un agente ruso durante la Guerra Fría en una de las agencias de inteligencia más brutales que jamás haya existido; una genuina y verdadera máquina de engaño y asesinato.

¿Qué es lo que Vladímir Putin de hecho logró como espía? ¿Cómo moldeó lo que él es ahora su carrera de espionaje? ¿Y cómo fue él afectado cuando vio de primera mano a la Unión Soviética desintegrarse a su alrededor? Cuando él ascendió al poder y finalmente tomó la presidencia, ¿dejó finalmente atrás ese modo de vida mortífero, peligroso y engañoso? Todas estas son preguntas vitales que necesitan hacerse y ser respondidas, antes que nadie debiera confiar en este hombre.

‘Un modelo gigantesco del KGB’

Alexander Litvinenko era un ex agente del kgb. Él criticó las acciones de sus superiores y los acusó de asesinato. Huyó a gran Bretaña donde se le dio asilo, y aparentemente trabajaba con la agencia de espionaje británica MI6. Luego, en 2006 fue asesinado. Las investigaciones sobre su muerte descubrieron que fue envenenado con polonio (un raro isótopo radiactivo letal) y que el asesinato fue muy probablemente aprobado personalmente por Vladímir Putin.

Putin también es generalmente considerado responsable por el envenenamiento del líder de oposición en Ucrania, Viktor Yushchenko en 2004.

¡Este hombre no es solamente un líder autoritario! ¡Él es un agente vengativo, desalmado y malvado que usa métodos soviéticos de guerra psicológica, de asesinato y guerra! Un periodista de Rusia lo dijo así: Putin “es un modelo gigantesco del kgb”.

Éste es un hombre con un poder bestial, ¡y con un deseo bestial de gobernar al mundo! Él es un vengativo y monstruoso amigo del diablo con todo tipo de políticas contrarias a Dios. Él está sumergido en lo secreto, el engaño, la manipulación, la agresión, intimidación, coacción y opresión; y hay mucho más acerca de él que no conocemos.

¿Qué le va pasar a un país que “se lleva muy bien con Vladímir Putin”?

Esto no es solamente una pregunta retórica. Mientras más cerca de Putin esté nuestro Presidente y nuestra Nación, más alejados estarán de lo que es bueno y correcto; ¡y más alejados estarán de Dios! Y eso es, ¡mortalmente peligroso!

Putin permanecerá fiel a su carácter, y se aprovechará del presidente Trump y de Estados Unidos de la misma forma que lo ha hecho con otros. Y nosotros lo mereceremos por habernos arrimado confiadamente a él.

Dos individuos profetizados

Dado a lo activo que ella está en el mundo, la Rusia de Putin ahora está las noticias casi diariamente. ¿Pero sabía usted que lo que esta nación está actualmente haciendo, fue pronosticado hace muchos siglos?

Si usted lo puede creer, el libro de Ezequiel (escrito en el siglo sexto a. C.) tiene una descripción perfecta de Rusia y su líder del siglo XXI. Ésta es una profecía asombrosa que abarca mucho, de hecho una de las más largas de la Biblia.

Ezequiel 38:8 dice: De aquí a muchos días serás visitado; al cabo de años...”. Note que Ezequiel no les estaba escribiendo a personas que vivían en ese tiempo pero agente que leería su libro “al cabo de años”. Es para nuestros tiempos actuales.

“Vino a mí palabra de [el Eterno], diciendo: Hijo de hombre, pon tu rostro contra Gog en tierra de Magog, príncipe soberano de Mesec y Tubal, y profetiza contra él,” (Ezequiel 38:1-2). Dios quiere que un hombre en los años postreros profetice en contra del “príncipe soberano de Mesec y Tubal”. Este príncipe es un líder poderoso que es visible en las noticias mundiales.

La Biblia profetiza de un “príncipe” existiendo durante nuestro tiempo, y dice que va a ser revelado durante un periodo llamado el tiempo del fin. También profetiza que habrá un mensajero quien va a profetizar en contra de ese líder. Uno no podría entregar este mensaje ni entender la profecía, a menos que sepa quién es ese príncipe.

Ezequiel se vuelve muy específico aquí. Hay dos individuos, uno es “hijo de hombre” el otro, éste “príncipe”. Si usted puede identificar el mensaje de Ezequiel para este príncipe, entonces usted también puede identificar al mensajero de Dios en el siglo XXI. Dios revela este mensaje a Su mensajero. Ningún ser humano puede simplemente figurar estas profecías ni discernir nada de ellas. Solamente Dios puede descifrar lo que estas profecías significan.

Este texto menciona a “Gog” y “Magog”. Ezequiel está usando los nombres antiguos de estas naciones. ¿Qué nación moderna o naciones representan esos pueblos? La Biblia dice que “Gog” y “Magog” deben ser advertidos. Por lo tanto, el mensajero de Dios tiene que saber quiénes son estas dos grandes naciones y quién es aquel príncipe.

Ésta es una profecía electrizante en la Biblia, que habla acerca de naciones súper poderosas que son activas en los últimos tiempos. Si usted sabe que ésta es una profecía para nuestro tiempo, entonces no es tan difícil discernir quiénes son estas naciones, ni quién es ese líder en el mundo, ni quién es el mensajero.

Los académicos generalmente están de acuerdo que “Gog” es Rusia, y que “la tierra de Magog” incluye a China. A través de la historia, los descendientes de Mesec y Tubal se han encontrado juntos. En las historias de Asiria y Grecia, Mesec aparece como Musku, Moschi o Mushki. Éstos son nombres relacionados al modo que en Rusia se deletrea “Moscú” (International Standard Bible Encyclopedia ). ¿Y qué hay con el nombre de Tubal? En el lado oriental de las montañas Urales se encuentra la ciudad de Tobolsk, que toma su nombre del río Tobol, nombre derivado de Tubal. Tobolsk fue alguna vez el asiento del gobierno ruso sobre Siberia, y fue básicamente considerado la capital asiática de Rusia.

También en Ezequiel 38:2, hay un nombre para todo el pueblo de Rusia. Existe una controversia de cómo el nombre hebreo rosh debiera traducirse en este versículo. La versión King James inglesa usa el adjetivo “chief” (“soberano”, en la Reina Valera 1960). Pero la traducción correcta (usada por la versión Moffatt, la nueva King James y otras) usa la palabra no como un adjetivo sino como un nombre propio: Rosh . Por lo tanto, este versículo debería de decir: “el príncipe de Rosh , Mesec y Tubal”.

Rosh era el antiguo nombre de Rusia, alguna vez llamada Rus. Muchas enciclopedias y comentarios (tales como el de Jamieson, Fausset and Brown Commentary ) reconocen esto. Entonces, ¿quién es este “príncipe” de Rusia, Moscú y Tobolsk? El hecho que se usan los tres nombres indica que este es un individuo que gobierna sobre todos los pueblos de Rusia, de oriente hasta occidente. —Gerald Flurry, The Prophesied ‘Prince of Russia’ [disponible en inglés].

¡Este es el líder es de Gog, el líder de Mesec, el líder de Tubal, el líder de Rosh! Este es el príncipe de Rusia.

Este individuo controla una región monstruosamente enorme de territorio en el Asia, de oriente a poniente. El territorio descrito en la Biblia suena muy parecido al de la anterior Unión Soviética, el territorio que Rusia domina o quiere dominar hoy día.

El ‘príncipe’ de Rusia

Rusia ya ha conquistado o amenazado a estados que eran anteriormente parte de la Unión Soviética. En 2007 Putin ordenó un ataque cibernético devastador en contra de Estonia. En 2008 él mandó al Ejército Rojo al país de Georgia y lo conquistó. En 2014 él envió a soldados sin identificación alguna para apoderarse de la península de Crimea, y ordenó que fuese anexada a Rusia. Ese mismo año él desplegó el mismo tipo de tropas sin identificación, al territorio de Ucrania para ayudarles a los rebeldes locales en Donbass, que favorecen a Rusia y quieren separarse de Ucrania. A pesar de la evidencia que hay (apuntando como culpables a estos encubiertos técnicos militares rusos, de haber derribado a un aeroplano comercial sobre el territorio de Ucrania del este), Rusia continúa desplegando tropas en esa región.

La profecía de “al cabo de años” acerca de Gog, Magog y el príncipe de Rosh, incluyendo a Mesec y Tubal, indica que Rusia pudiera aún conquistar más ex satélites soviéticos.

Bajo Putin, Rusia está movilizada y agresiva. Él es un príncipe poderoso. En 2005 él dijo que la caída del imperio soviético había sido “la mayor catástrofe geopolítica del siglo”. Por no decir algo peor, la mayoría de la gente no está de acuerdo con esa declaración. Después de todo, aquel régimen soviético opresivo persiguió a todo tipo de gente; encarceló y asesinó a incontables millones simplemente por sus ideas y pensamientos. La mayoría de la gente estaba contenta de ver a la Unión Soviética deshecha en 1991. Pero Vladímir Putin piensa muy diferentemente. El considera a la Unión Soviética como la mayor gloria de Rusia en esta era moderna.

Putin gobierna un territorio inmenso pero él quiere extenderlo aún más. Si usted piensa que el mundo es demasiado sofisticado o bondadoso, como para que Rusia vuelva a conquistar a las naciones que antes formaban la Unión Soviética, en un esfuerzo para crear un nuevo imperio ruso… ¡Pues esto ya ocurrió!

La profecía en Ezequiel 38 está siendo cumplida actualmente.

Cuando uno ve lo que Rusia está haciendo, surge una candente pregunta: ¿adónde nos está llevando esto? Pues, la misma Biblia que vaticina el dominio de Vladímir Putin también predice la respuesta, ¡y revela cómo esto afectaría al mundo entero!

El ejército más grande de la historia

Si la profecía de Ezequiel parece ser asombrosamente actual, vea ahora en Apocalipsis 9:16: “Y el número de los ejércitos de los jinetes era doscientos millones. Yo oí su número”. Este texto usa una descripción antigua para los soldados como “jinetes”, además de un fenómeno enteramente moderno; esto es, el hecho que hay 200 millones de ellos. De hecho todo el libro de Apocalipsis es específicamente para el tiempo del fin.

¡Definitivamente esta profecía es para nuestra era moderna! Este es un ejército enorme incluso conforme a las normas actuales. El ejército de Estados Unidos tiene como 1,6 millones de personal. Incluso en el siglo XXI, ¿dónde encontraría uno un ejército de 200 millones de soldados? En el futuro cercano usted los encontrará en Rusia y también en China. (La profecía de la Biblia también incluye a Japón y quizás a la India, formando un bloque de poder que ésta le llama “los reyes del oriente” en Apocalipsis 16:12).

Esto podría sonar increíble pero el libro de Joel describe a este mismo ejército, ¡y de hecho lo llama el ejército de Dios! Dios está usando este poder inicuo para Sus propósitos. ¿Y por qué? Pues porque Él dice que va a causar a los gentiles que lleguen a conocerlo. Dios está orquestando Su plan en este planeta, y ni siquiera los poderosos y masivos reyes de oriente pueden hacer nada, aparte de lo que Él ha diseñado. Todo este tumulto y guerra alrededor del mundo, conducirá a que los gentiles lleguen a conocer a Dios.

Todas estas son señales de que las profecías de la Biblia son verdaderas: el surgimiento de Vladímir Putin; las invasiones de Rusia; una floreciente alianza entre Rusia, China y otras naciones del Asia. La profecía de la Biblia y una mirada honesta a nuestro alrededor, ¡revela que todo esto está conduciendo hacia una Tercera Guerra Mundial nuclear!

Cuando las bombas nucleares empiecen a explotar, cuando un ejército de 200 millones marche, cuando la Tercera Guerra Mundial explote, se sentirá como que esto será literalmente el fin del mundo, el fin de toda vida sobre la Tierra. Y de hecho lo sería, excepto por algo que la Biblia profetiza. La Biblia pronostica no sólo la situación geopolítica que estamos enfrentando ahora mismo, y la resultante erupción de violencia, pero también vaticina lo que viene enseguida: ¡los precisos eventos que conducen a la Segunda Venida de Jesucristo!

Hasta ahora la Biblia ha sido cien por ciento correcta acerca de estas profecías; y ésta profetiza que el surgimiento de Asia, el auge de Europa y el choque de estas dos superpotencias, ¡están conduciendo a la Segunda Venida! De hecho estas superpotencias van a comenzar a lidiar entre sí en la Tierra Santa, ¡y después van a combatir contra Jesucristo Mismo precisamente en Jerusalén! Va a ser la batalla más sanguinaria jamás sobre la Tierra. No obstante ésta marcará el fin del gobierno del hombre sobre el hombre, de la injusticia, la tiranía, la violencia y la muerte que éste produce.

Si la Biblia está exactamente correcta acerca del príncipe de Rosh, ¡usted puede estar seguro que también está correcta acerca del retorno de Jesucristo!

Note lo que dice en Ezequiel 39: “[Y] sabrán que yo soy [el Eterno] (...) Y sabrán que yo soy [el Eterno] su Dios (...) Ni esconderé más de ellos mi rostro...” (versículos 6, 28-29). Hacia esto están conduciendo estos eventos; ¡toda la humanidad llegará a conocer al Eterno! ¿No es eso maravilloso?

Dios profetiza una destrucción masiva en conexión con el príncipe de Rosh y el ejército de 200 millones. Pero Él también profetiza en los mismos libros de Ezequiel y Apocalipsis, que Dios resucitará a los muertos que nunca tuvieron la oportunidad de conocerlo a él. En ese entonces, ¡ellos tendrán la oportunidad de conocer a Dios!

¡Esta es la noticia más grandiosa que pudiéramos oír!

Newsletter_ES