Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Married%20couple

ISTOCK.COM/ALEKSANDARNAKIC

¿Cómo puedo hacer que mi matrimonio funcione?

Un matrimonio feliz es una de las mayores alegrías que la vida puede ofrecer. Sin embargo, muchos tienen matrimonios fallidos. Su matrimonio puede ser diferente si usted obedece al Autor del matrimonio.

El matrimonio no es sólo una tradición; es una institución ordenada por Dios. Al primer hombre y a la primera mujer, Él les ordenó: “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y serán una sola carne” (Génesis 2:24).

Hacer que su matrimonio funcione comienza con este entendimiento. La primera definición de Dios de matrimonio es irse, unirse y convertirse en uno. El matrimonio es el punto donde un hombre y su esposa dejan la autoridad de sus padres y forman una nueva familia, una nueva vida con nuevas responsabilidades y nuevos roles.

¿Por qué creó Dios el matrimonio? La respuesta es increíblemente inspiradora. Cuando Dios le dio a Adán una ayuda idónea (versículo 18), eso simbolizaba a la Iglesia casándose con Jesucristo a Su Segunda Venida (Apocalipsis 19:7). Dios dio al hombre y a su esposa la habilidad de reproducirse, lo que representa la futura expansión de la Familia Dios (Génesis 1:28). E hizo el matrimonio permanente (Marcos 10:9, 11-12), ilustrando que el matrimonio de la Iglesia con el Hijo de Dios nunca terminará. El matrimonio es una institución, una bendición y una visión.

Dios nos da mucha instrucción en la Biblia para hacer que nuestros matrimonios funcionen, particularmente acerca de los roles y responsabilidades individuales del esposo y la esposa.

Efesios 5 es el capítulo bíblico más importante que explica el matrimonio. Es una mina de oro de instrucción. Este pasaje enseña los roles de esposos y esposas, luego muestra que estos roles se refieren principalmente al matrimonio entre Cristo y la Iglesia. La instrucción funciona dentro de un matrimonio físico porque es un tipo exacto del matrimonio de Cristo. Ambos son gobernados por las mismas leyes.

Comienza con el versículo 21: “Sujetaos unos a otros en el temor de Dios”. La vida familiar de acuerdo a Dios es una forma de sumisión mutua en el temor de Dios. En este pasaje, el apóstol Pablo se vuelve más específico acerca de cómo el esposo se somete y cómo la esposa se somete. Explica claramente las responsabilidades individuales de mujeres y hombres, las cuales revelan el pensamiento de Dios, Su amor, Su gobierno y Su propósito para el matrimonio.

Los dos roles matrimoniales se entrelazan de una manera extraordinaria. Cada rol requiere dar servicio. Cada uno exige tener el 100% de compromiso, al camino del dar; ¡al camino del amor! Requiere sacrificar sus propias nociones e ideas. La vasta mayoría de esposos y esposas simplemente son demasiado egoístas para hacer esto. Caminamos por la vista, y queremos aferrarnos a nuestras propias teorías sobre cómo debería funcionar una relación. Pero si estamos dispuestos simplemente a obedecer, a caminar por fe y hacer lo que Dios manda, el resultado son maravillas y milagros. Hacer esto requiere verdadera fe y sumisión a Dios por completo.

Cuando un esposo y una esposa se dedican a seguir las leyes matrimoniales de Dios, ponen en marcha una dinámica de nivel divino que crea un profundo nivel de confianza, intimidad e interdependencia.

Dios diseñó estos roles y responsabilidades para fortalecer, beneficiar y bendecir a los seres humanos. ¡Nos llevan al mundo de la Familia Dios! Nos enseñan un exquisito gobierno y amor a nivel de Dios.

Ninguno de nosotros es perfecto, pero Dios requiere que nos esforcemos por volvernos perfectos (Mateo 5:48). Ningún matrimonio es perfecto tampoco, pero ambos, esposo y esposa, deben trabajar para alcanzar el estándar perfecto de Dios.

Las ceremonias de bodas generalmente terminan con el esposo y la esposa haciendo sus votos matrimoniales. Los votos utilizados en la Iglesia de Dios de Filadelfia, editora de la Trompeta, provienen directamente de las instrucciones en la Biblia.

El hombre promete unirse a su esposa hasta la muerte, amarla, apreciarla, honrarla y proveer para ella, cinco promesas específicas que provienen de las Escrituras. Cuando un esposo entiende y mantiene estos votos, su matrimonio fluye con amor, bendiciones y propósito.

La novia promete tomar a su esposo por el resto de su vida natural, someterse a él como al Eterno, estar sujeta a él en todo, y a respetarlo profundamente. Diferentes promesas para un papel diferente, y también directamente de las Escrituras.

Mantener estos hermosos votos de matrimonio bíblicos conduce a la armonía, a la felicidad, estabilidad y larga vida de su matrimonio. ¡Si los recuerda y los mantiene, disfrutará de las ricas recompensas de un matrimonio gobernado y bendecido por el Creador del matrimonio! ¡Él quiere que su matrimonio sea grandioso! Él creó esta magnífica relación del plano divino, y quiere que sea una experiencia rica, llena de alegría, profundamente satisfactoria, íntima y amorosa para todos los que entren en ella. Y a medida que usted hace que su matrimonio funcione, aprenderá más sobre la asombrosa dimensión espiritual y el propósito final del matrimonio, lo que se extiende por el resto de sus vidas naturales y mucho más allá. 

Boletín, AD