Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

24306

ISTOCK.COM/AAPSKY

China 'en marcha' con armas antisatélite

Y Estados Unidos es más vulnerable a ellos que cualquier otra nación.

De acuerdo con declaraciones realizadas la semana pasada [principios de julio] por el director del Mando Indo-Pacífico de Estados Unidos, China está logrando avances importantes en el desarrollo de armamento destinado a inhabilitar y destruir satélites.

Según Bloomberg, durante un seminario web sobre inteligencia y seguridad el contralmirante Michael Studeman dijo que China está construyendo un arsenal con capacidades que van desde “el deslumbramiento hasta la interferencia, pasando por el aniquilamiento cinético desde el suelo o desde el espacio… todo eso; ellos están en marcha”.

El satélite SJ-17 es uno de los activos chinos que se cree que pueden atacar satélites en órbita. Este satélite es dirigible y está equipado con un brazo robótico que puede ser controlado por agentes chinos en tierra. El Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales señaló que en los últimos meses se ha observado un “comportamiento inusual”, que incluye la navegación hasta otros satélites en órbita y la interacción con ellos.

Hasta ahora el SJ-17 sólo se ha acercado a otros satélites chinos. Pero los expertos dicen que hay poco que le impida navegar hasta los de otras naciones, y utilizar su brazo para apoderarse de ellos y luego obstaculizarlos o inhabilitarlos. James Dickinson, comandante del Mando Espacial de EE UU, dijo en una audiencia ante el Congreso en abril que tales satélites “podrían ser utilizados en un futuro sistema de captura de otros satélites”. Él llamó la atención específicamente al SJ-17, diciendo que podría dejar fuera de servicio a los satélites estadounidenses.

China también está desarrollando sistemas láser en tierra que se cree que son capaces de cegar satélites en órbita. “Hay pruebas de fuente abierta de cuatro o cinco sitios principales que albergan la tecnología”, dijo Brian Weeden, director de Planificación de Programas de la Fundación Mundo Seguro a National Defense. “Todos los sitios tienen grandes edificios distintivos con techos retráctiles”, dijo él, y agregó que algunas de las instalaciones “apoyan ópticas adaptativas para apuntar a los objetos”.

Ya sea desde el espacio o desde tierra, la capacidad de China para incapacitar los satélites estadounidenses es “significativa” porque “la próxima gran guerra podría decidirse en los primeros minutos del primer día, cuando cada bando intente inhabilitar las herramientas de comunicación del enemigo”, dijo Nikkei.

Los observadores pueden sospechar que el miedo a la “destrucción mutua asegurada” impediría a China atacar los satélites estadounidenses, ya que los chinos también tienen muchos satélites en órbita que podrían ser atacados. Pero la realidad es que EE UU tiene muchos más satélites en órbita que China o cualquier otra nación, y depende de ellos en un grado inigualable. Esto significa que EE UU tiene mucho más que perder que China.

Estados Unidos depende de sus 1.308 satélites para todo, desde el monitoreo meteorológico y la emisión de televisión hasta las tecnologías de telefonía e Internet. También está el Sistema de Posicionamiento Global, una constelación de 33 satélites que Washington pone a disposición de cualquier persona del planeta con un receptor gps. Esta hazaña de ingeniería de 12.000 millones de dólares proporciona a los usuarios todo tipo de servicios de posicionamiento, navegación y cronometraje. Y lo que es más importante, unos 130 de los satélites estadounidenses son de uso exclusivo del ejército de EE UU para sistemas de reconocimiento, comunicación, navegación y localización de blancos.

Esto significa que EE UU es considerablemente más vulnerable a los ataques por satélite que cualquier otra nación. Frank Rose, codirector del Centro de Seguridad, Estrategia y Tecnología de la Institución Brookings, habló de esta vulnerabilidad a National Defense la semana pasada. “Las naciones adversarias están desarrollando armas antisatélite porque creen que el espacio representa una vulnerabilidad asimétrica de EE UU”, dijo. “Espero que Rusia y China continúen desarrollando y desplegando una gama completa de capacidades asat [antisatélite]”.

Steve Lambakis, analista de asuntos internacionales, también se refirió recientemente a esta amenaza y destacó la vulnerabilidad militar de EE UU. Él dijo: “Los sistemas espaciales estadounidenses se encuentran entre los activos más frágiles y vulnerables operados por el ejército de este país”. Esta infraestructura multimillonaria es “vital para casi todas las actividades de EE UU y, cada vez más, para las fuerzas armadas de sus aliados”.

El redactor jefe de la Trompeta, Gerald Flurry, ha escrito en varias ocasiones acerca de los peligros de la dependencia de EE UU, específicamente de su ejército, de la tecnología informática susceptible a ataques enemigos. Él citó al analista Joe de Courcy en un artículo de la Trompeta [en inglés] de enero de 1995, quien calificó esta dependencia como “el talón de Aquiles del mundo occidental”, haciendo referencia al aparentemente invulnerable guerrero de la mitología griega, cuyo punto débil eran únicamente sus talones.

“Estados Unidos es la mayor superpotencia que el mundo ha conocido”, escribió el Sr. Flurry. “Pero tenemos un punto muy vulnerable en nuestro ejército, nuestro propio talón de Aquiles”. Este problema “es tan peligroso que me sorprende que no haya recibido más publicidad” (ibid.).

El Sr. Flurry dijo que la advertencia del Sr. de Courcy acerca de la vulnerabilidad de EE UU le hizo pensar en una profecía bíblica registrada en Ezequiel 7. Los primeros tres versículos de ese capítulo muestran que Dios le habla a “la tierra de Israel” en el tiempo del “fin”, lo que se refiere principalmente a EE UU y Gran Bretaña en la actualidad. (Usted puede comprobar esto leyendo nuestro libro gratuito Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía).

Ezequiel 7 habla de un futuro en el que Dios castigará a estos países por sus “abominaciones” y su rechazo a Él (versículo 8). El versículo 14 presenta un cuadro vívido de un aspecto de ese castigo: “Tocarán trompeta, y prepararán todas las cosas, y no habrá quien vaya a la batalla; porque mi ira está sobre toda la multitud”.

Calificando esta escritura de “alarmante”, el Sr. Flurry explicó que describe un momento en un futuro próximo en el que la tecnología militar estadounidense habrá sido secuestrada por los adversarios. “Parece que todo el mundo espera que nuestra gente vaya a la batalla, pero ocurre la mayor tragedia imaginable” escribió el Sr. Flurry. “¡Nadie va a la batalla, aunque se toque la trompeta! ¿Será por culpa de un terrorista informático?”.

Isaías 59 proporciona más detalles sobre este tiempo futuro de calamidad para EE UU. En los versículos 9 y 10, se muestra que el pueblo de EE UU está desprovisto de visión: “Esperamos luz, y he aquí tinieblas; [esperamos] resplandores, y andamos en oscuridad. Palpamos la pared como ciegos, y andamos a tientas como sin ojos; tropezamos a mediodía como de noche…”.

Esto ya está sucediendo en un sentido espiritual para EE UU y Gran Bretaña hoy en día. Es obvio que muchas personas de estas naciones están andando a tientas con ceguera espiritual. Y la visión que está ausente en esta profecía podría incluir también tipos físicos de visión, incluyendo la que es posible gracias a los cientos de satélites de EE UU.

En su folleto La visión de Isaías sobre el tiempo del fin, el Sr. Flurry analiza las profecías registradas en Ezequiel 5 y 27, Isaías 22 y 23 y Apocalipsis 18, que muestran qué naciones estarán detrás del ataque a EE UU y sus aliados. Él escribe: “El Sacro Imperio Romano liderado por Alemania y ciertas potencias asiáticas” incluyendo a “Rusia, China, [y] Japón” van a “asediar a Estados Unidos, Gran Bretaña y la nación judía”.

Cuando se examinan estas profecías en conjunto, queda claro el significado de los avances de China en el armamento antisatélite. Para entender más acerca del contexto profético de las tendencias actuales y hacia dónde se dirigen, pida su ejemplar gratuito de La visión de Isaías sobre el tiempo del fin. 


LA VISIÓN DE ISAÍAS SOBRE EL TIEMPO DEL FIN

Isaías tenía una profecía para el tiempo del fin que era dual. Él entregó su mensaje a los sacerdotes del templo y al pueblo de Israel. ¿Sabía usted que la mayoría de las profecías de Isaías para el templo también son dirigidas a la Iglesia de Dios laodicena en el tiempo del fin? La rebelión de los laodicenos gira en torno al gobierno de Dios. No quieren que Dios los gobierne. Isaías tiene una visión poderosa para los laodicenos, para las naciones de Israel e incluso el mundo entero. Usted no encontrará una visión más inspiradora y de mayor alcance en toda la Biblia. Representa una Tierra hermosa y pacífica. La visión llega al universo. Este profeta también revela cómo Satanás destruye con éxito esa visión para muchos del pueblo de Dios. Aquellos que superen el engaño de Satanás serán las personas más honradas de la Tierra. ¡Se convertirán en la Esposa de Cristo!