Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Hwa560

La Trompeta

Carta abierta a las Iglesias de Dios

Si usted ha estado alguna vez asociado con la Iglesia de Dios Universal o una de sus ramas, le pido que lea esta carta en oración.

[Este artículo se publicó originalmente en la edición de abril de 2006 de la Trompeta de Filadelfia ]

Cualquiera que alguna vez fue miembro de la Iglesia de Dios Universal cuando era dirigida por Herbert W. Armstrong fue parte de algo grande. Esa Iglesia fue una obra de milagros.

¿Recuerda usted esa historia gloriosa? Demasiados del pueblo de Dios no la recuerdan. Dios nos reta a conservar el panorama completo.

Durante los 55 años del Sr. Armstrong como ministro de Jesucristo, la obra floreció. Empezó insignificante y creció a ser una obra enorme, guiada por el Espíritu que esparció la hermosa verdad de Dios a través del mundo.

El Sr. Armstrong dirigió una obra que se basaba en el principio del dar; eso es lo que el amor de Dios es. Al final de su vida, cada mes la Iglesia estaba dando gratis 8 millones de copias de la revista de noticias The Plain Truth (La Pura Verdad, de la cual esta revista sigue el modelo). Nosotros dimos 5 millones de copias de Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía, sin mencionar otras innumerables revistas, periódicos, libros, folletos, tratados y artículos, todos gratis. Pusimos a disposición gratuita el programa el Mundo de Mañana en más de 400 estaciones de televisión.

¿Recuerda usted esa historia? Dios dio un uso magnífico a nuestros diezmos y ofrendas, y fuimos felices de ser parte de tan noble causa.

La Fundación Cultural Internacional Ambassador (aicf), que el Sr. Armstrong fundó en 1975, patrocinó gratuitamente proyectos humanitarios incluyendo excavaciones arqueológicas, escuelas y excursiones antropológicas. Sus actividades se extendieron desde Bombay hasta Bruselas; de las Filipinas a los Países Bajos; de Tokio a El Cairo. Realizamos proyectos en Jerusalén, Jordania, Londres, Nepal y Okinawa. ¿Por qué? Porque el Sr. Armstrong quiso predicar el evangelio “para testimonio a todas las naciones” (Mateo 24:14).

Usando los contactos internacionales que el Sr. Armstrong estableció a través de la aicf, Dios le abrió las puertas para que se reuniera con oficiales de alto rango alrededor del mundo. El Sr. Armstrong fue invitado a hablar públicamente en muchas ocasiones, y él aprovechó esas oportunidades para predicar el evangelio; para hablarle a la gente del plan maestro de Dios y de su increíble potencial humano. Estos eventos abrieron el camino para las campañas de presentación personal en donde él hablaba a centenares de miles de dirigentes en diversos países.

¿Recuerda usted esa historia?

En Pasadena, la ciudad natal de la idu, organizamos la serie de conciertos presentados en el Auditorio Ambassador, que atrajo la representación de artistas de calidad mundial y trajo un nivel de excelencia a la comunidad. Físicamente, éste fue el logro máximo de una obra que durante décadas había construido grandes recursos destinados al mejoramiento de la humanidad.

Bajo el Sr. Armstrong, la Iglesia de Dios practicó el camino del dar, del carácter divino, la generosidad, el enriquecimiento cultural, la verdadera educación, del embellecimiento del entorno y el cuidado por el prójimo. ¡El Sr. Armstrong nunca se desvió de su comisión dada por Dios, y la obra prosperó! Su trabajo reconoció el deseo de Dios, de que todos los hombres sean salvos y lleguen al conocimiento de Su verdad (1 Timoteo 2:3-6). Fue un despliegue inspirador del amor de Dios para toda la humanidad.

Cuando el Sr. Armstrong murió, fue muy honrado por líderes e individuos prominentes de alrededor del mundo. Incluso gente inconversa pudo ver claramente ese legado tan alto de amor y generosidad que él nos dejó, y fueron profundamente impresionados por éste. Ciertamente todos nosotros en la Iglesia reconocimos a un nivel mucho más profundo lo que él había logrado.

¿Recuerda usted esa historia gloriosa?

Ahora, ¿Hizo todo eso el Sr. Armstrong solo? Ciertamente él trabajó duro para implementar la ley y el gobierno de Dios y para caminar por fe. ¿Pero fue tan poderosa y efectiva la obra simplemente debido al intelecto del Sr. Armstrong o a su pericia en publicidad? ¿Abrió el Sr. Armstrong todas esas puertas poderosas?

¡No, el gran Dios hizo eso!

No se requiere gran discernimiento espiritual para reconocer que Dios estuvo detrás de esa obra, Dios bendijo esa obra, Dios permitió y multiplicó esa obra, mientras el Sr. Armstrong se sometía a Él.

Ningún hombre pudo haber construido jamás semejante obra tan admirable y maravillosa en este mundo satánico. ¡Fue construida y sostenida por los milagros del Dios Viviente!

Educación de familia

Lo que verdaderamente distinguió los logros del Sr. Armstrong fue que todos ellos fueron edificados sobre el fundamento de la verdad de Dios. Dios colmó al Sr. Armstrong de entendimiento bíblico, restaurando toda la verdadera doctrina fundamental a Su Iglesia a través de ese hombre. Nosotros aprendimos y vivimos por las verdades maravillosas de Dios, y como resultado nuestras vidas fueron enriquecidas.

Justo en el corazón de la enseñanza del Sr. Armstrong estaba su instrucción sobre la institución de la familia, la cual está al nivel Dios (Malaquías 4:5-6). Él nos enseñó cómo construir matrimonios hermosos y criar hijos felices. Nosotros educamos a nuestros niños con las lecciones del Servicio Educativo para la Juventud; y proporcionamos a nuestros adolescentes experiencias ricas a través del programa de Oportunidades Unidas para la Juventud, con sus eventos deportivos, representaciones de talentos y campamentos de verano.

¿Recuerda usted cómo era la vida en la Iglesia bajo el Sr. Armstrong? ¡Si usted estaba aplicando la educación de familia de Dios, entonces ha experimentado personalmente las bendiciones que vienen como resultado! ¿Recuerda usted eso?

Naturalmente, la Iglesia no era perfecta; había problemas. Algunos miembros e incluso ministros no implementaron el gobierno amoroso de familia de Dios de la manera correcta. Pero el problema fue más allá de la simple negligencia. ¡Apocalipsis 3:9 nos dice que “la sinagoga de Satanás” realmente estaba en acción dentro de la Iglesia de la era de Filadelfia, bajo el Sr. Armstrong!

La Biblia está llena de profecías que muestran que Dios sabía que esta crisis sucedería, y realmente la permitió con el propósito de probar nuestra lealtad a Él. La Biblia también muestra que Él va a llevar a juicio cada abuso. ¡Dios no será burlado! Yo le animo fuertemente a pedir una copia gratis de mi libro El mensaje de Malaquíasun estudio escritural muy completo de la perspectiva de Dios sobre lo que sucedió a Su Iglesia.

Muchos del pueblo de Dios han abandonado a Dios por completo, a causa de los errores y pecados de los hombres. Ellos han perdido el panorama por completo.

¿Cambian los pecados de los hombres la verdad de Dios?

El Sr. Armstrong murió hace 20 años. ¿Pero murió el Dios Todopoderoso que facultó su obra?

¿Es Dios demasiado débil para hacer la misma obra maravillosa hoy, simplemente porque un hombre ha salido del escenario?

Absolutamente no.

“Padre mío, padre mío”

Cuando el Profeta Elías fue transportado lejos en un torbellino, su estudiante Eliseo fue movido por la emoción. “Viéndolo Eliseo, clamaba: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel, y su gente de a caballo! Y nunca más le vio; y tomando sus vestidos, los rompió en dos partes” (2 Reyes 2:12).

Elías no era el padre físico de Eliseo. Pero era su padre espiritual, debido a que Eliseo y los hijos de los profetas vinieron a Dios a través de Elías. En ese sentido todos ellos fueron sus hijos.

¡Algunas personas no vieron el cargo de Elías como uno de importancia, pero Eliseo vio que era el único cargo que podía guiar y llevar a Israel hacia adelante! ¡Era la única esperanza de Israel, entonces y ahora! Él vio que, finalmente, todo Israel sería gobernado por las enseñanzas de Elías. Su declaración, “Padre mío, padre mío”, reveló un entendimiento profundo y una actitud hermosa. A Dios le gustó tanto eso que Él usó a Eliseo para suceder a Elías. A Dios le gustó mucho su actitud.

Algunas personas hoy se mofan de tal actitud, pero es muy bíblica. El Apóstol Pablo les dijo a los miembros de la Iglesia en Corinto: “No escribo esto para avergonzaros, sino para amonestaros como a hijos míos amados” (1 Corintios 4:14). Pablo consideraba que sus seguidores eran sus hijos espirituales. ¿Por qué? “Porque aunque tengáis diez mil años en Cristo, no tendréis muchos padres; pues en Cristo Jesús yo os he engendrado por medio del evangelio” (versículo 15). Pablo fue su padre espiritual porque ellos vinieron a Dios a través de él. Él se llamó a sí mismo, el padre espiritual de ellos.

El Sr. Armstrong dijo lo mismo a todos aquellos que vinieron a Dios, directa o indirectamente, a través de él.

Para Dios, Elías original y Elías del tiempo del fin tuvieron cargos de suma importancia como “padres”. La Iglesia de Dios de Filadelfia [idf], como Eliseo, reconoce ese hecho. Este es el tema fundamental que pone a la idf aparte de cualquier otro grupo de la Iglesia de Dios. Si usted sigue el ejemplo de Eliseo en este aspecto, Dios lo hará un rey con una posición para siempre en la sede. ¿Por qué? Porque esta verdad fundamental nos señala a Dios el Padre.

¿Ve usted al Sr. Armstrong como Dios lo hace?

El Dios de Elías

Después de que Elías se fue, Eliseo aprendió una lección importante. “Alzó luego el manto de Elías que se le había caído, y volvió, y se paró a la orilla del Jordán. Y tomando el manto de Elías que se le había caído, golpeó las aguas, y dijo; ¿Dónde está El Eterno, el Dios de Elías? Y así que hubo golpeado del mismo modo las aguas, se apartaron a uno y a otro lado, y pasó Eliseo” (2 Reyes 2:13-14).

Si estudia este relato en el idioma hebreo original, usted verá que la primera vez que Eliseo se acercó al Jordán, él golpeó las aguas pero no habló, y nada pasó. Entonces hizo la pregunta importante “¿Dónde está El Eterno, el Dios de Elías?” ¡Y golpeó las aguas, y el río se abrió y él pasó al otro lado!

¿Quiere usted saber cómo hacer la obra de Dios hoy? ¿Cómo tener puertas abiertas, incluso ríos, si es necesario? Aquí está la fórmula. Eliseo sabía dónde estaba el Dios de Elías, y seguía a su padre espiritual. Así que Dios abrió el río para él, como lo había hecho para Elías.

¿Dónde está el Dios de Elías hoy? ¿Dónde está el Gran Dios Todopoderoso que hizo esa obra poderosa?

¿Puede usted responder esa pregunta? ¡Demasiadas personas del pueblo de Dios ni siquiera están preguntando!

¡Dios no murió con el Sr. Armstrong! Sin embargo ninguna de las iglesias de Dios esparcidas tiene esa clase de poder. Ellas no reciben ni proclaman la revelación de Dios. No tienen el gobierno correcto. Y sus obras están francamente desprovistas del tipo de milagros y maravillas que eran casi rutinarios cuando la obra fue dirigida por el Sr. Armstrong.

¡Nosotros debemos encontrar y permanecer con el Dios de Elías!

Todos los miembros bautizados de la Iglesia de Dios durante la era de Filadelfia tendrán que rendir cuentas por el hecho de haber estado con ese Dios por tanto tiempo. El hecho trágico es este: ¡La mayoría del pueblo de Dios no sólo lo dejó a Él, sino que ni siquiera están interesados en saber dónde está Él! Si ellos quisieran saber, se someterían al gobierno de Dios y llegarían a la verdadera Iglesia de Dios.

La Obra de la Iglesia de Dios de Filadelfia

La Iglesia de Dios de Filadelfia, que imprime la revista la Trompeta de Filadelfia, tiene muchísimas menos personas que la idu tuvo en su auge. ¡Pero yo lo reto a examinar la obra milagrosa que Dios está haciendo con estos pocos!

En el 2004, el programa de televisión La Llave de David recibió el 146% de la respuesta que tuvo El Mundo de Mañana en 1980, aun cuando tenía una tercera parte de las estaciones. ¡Y en el 2005, tuvimos un 79% más de respuestas comparado con el 2004! Actualmente La Llave de David figura como el tercer programa religioso con mayor audiencia en Estados Unidos. (Aunque, nuestro programa de televisión realmente es un programa de noticias con una base religiosa; tenemos que enseñar sobre las noticias mundiales y entonces mostrar cómo ellas están cumpliendo la profecía de la Biblia). Esta clasificación ni siquiera incluye nuestra transmisión de televisión mundial.

Nosotros estamos viendo crecimiento similarmente impresionante en solicitudes de literatura, visitas al sitio Web, llamadas telefónicas, solicitudes de visita y otras áreas de la obra. En el 2005 procesamos más del doble de correo comparado con el 2004, que fue nuestro año más exitoso hasta la fecha. Enviamos cerca de 100.000 lecciones de nuestro nuevo curso por correspondencia en su primer año de publicación.

Nuestra universidad, Herbert W. Armstrong College, estará produciendo sus primeros graduados de cuarto año esta primavera, de los cuales algunos serán contratados a tiempo completo en la obra. Nuestro programa de construcción ya ha alcanzado un importante hito, la conclusión de nuestro edificio de administración de 2.120 m2, el cual nos ha permitido consolidar todas nuestras actividades de la sede por primera vez en el campus universitario de 70 hectáreas.

Y lo más importante, Dios ha continuado bendiciéndonos con nueva revelación, como Él hizo con el Sr. Armstrong. El Dios Viviente no dejó de hablar a Su pueblo cuando el Sr. Armstrong murió. Él ha continuado dándonos la “verdad presente” (2 Pedro 1:12) que construye sobre el fundamento de la verdad que Él restauró a través del Sr. Armstrong. La idf produce más de 60 libros y folletos, la gran mayoría de los cuales contienen nuevo entendimiento bíblico del gran Dios.

Ésa es la prueba singular más grande de que el Dios que inspiró al Sr. Armstrong está detrás de nuestra obra.

En esta publicación de la Trompeta, usted leerá sobre estas y otras de las muchas actividades de la Iglesia de Dios de Filadelfia. Esperamos que usted pueda identificar claramente los mismos milagros y bendiciones que construyeron la obra del Sr. Armstrong. ¡Más que todo, esperamos y oramos que usted pueda reconocer la obra del Dios de Elías!

Nuestro tiempo en esta era del hombre se está agotando rápidamente. Dios está incrementando la urgencia en tratar de alcanzar a Sus hijos que se han apartado de Él, porque la vida eterna pende de la balanza. ¡Nosotros le instamos a que le responda! 

MM, AD