Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

201125 blockchain istock 904773660%20%5bconverted%5d

ISTOCK.COM/PANUWAT SIKHAM

¿Bloqueará la tecnología blockchain a EE UU?

Si los bancos centrales empiezan a emitir dinero digital, el dólar puede enfrentarse a una verdadera competencia como la moneda dominante del mundo.

¿Alguna vez se ha preguntado por qué el dinero está hecho de papel? La mayoría de las personas probablemente nunca se ha hecho esta pregunta, pero hubo un tiempo en que la gente se maravillaba con el papel moneda como una innovación exótica. Cuando el comerciante veneciano Marco Polo viajaba por Asia en el siglo xiii, observó que el emperador mongol Kublai Kan hacía “que la corteza de los árboles, convertida en algo similar al papel, pase por dinero en todo su país”. Con aparente asombro, Polo señaló que esta corteza del moral era emitida “con tanta solemnidad y autoridad como si fuera de oro o plata pura”.

El papel moneda de Kublai Kan no estaba atado a suministros limitados de metales preciosos sino a la confianza en su gobierno, permitiéndole financiar su imperio. También permitía a sus comerciantes negociar a lo largo de la Ruta de la Seda sin la voluminosa carga de cadenas de monedas metálicas.

Este papel moneda emitido por el gobierno es ahora el estándar en todo el mundo. Pero esto no significa que la evolución del dinero haya terminado. Desde que Western Union realizó su primera transferencia electrónica de fondos por telégrafo en 1871, el mundo se ha estado moviendo hacia el dinero digital. Actualmente el 15% de todas las transacciones financieras en el mundo, y el 60% de las transacciones financieras en EE UU, son transferencias electrónicas de fondos.

Muchos analistas financieros predicen que el futuro del dinero podría ser una versión digital del efectivo en su cartera. Y como en la época de Marco Polo, China está liderando la revolución monetaria.

En octubre de 2019, el presidente chino Xi Jinping promulgó un rotundo respaldo a blockchain, una nueva tecnología digital que permite realizar transacciones sin efectivo. Los partidarios de esta tecnología dicen que podría ser la mayor innovación desde la Internet. Pero el presidente Xi es el primer líder mundial importante que realmente la respalda. Se comprometió a “aprovechar la oportunidad” para permitir que China “tome la posición de líder” en la revolución de blockchain.

Cuando la mayoría de las personas oyen hablar de las criptomonedas basadas en blockchain, piensan en monedas de propiedad privada como el bitcoin, ripple o libra. Pero lo que Xi está proponiendo es una moneda digital soberana emitida por el Banco Popular de China.

Si los bancos centrales como la Reserva Federal de EE UU, el Banco Central Europeo y el Banco Popular de China empiezan a emitir monedas digitales administradas en una sola red blockchain, se podría derribar el sistema monetario que ha dominado al mundo durante décadas. Un mundo de monedas digitales soberanas que compiten entre sí establecería un nuevo tipo de guerra de divisas. Y algunos analistas financieros incluso creen que el e-yuan y el e-euro podrían acabar con el reinado del dólar como moneda de reserva mundial.

La profecía bíblica muestra que estos analistas tienen razón: los días del dólar están contados. Y cuando el dólar colapse, EE UU mismo colapsará poco después. ¿Cómo será ese mundo posterior a EE UU? ¿Y qué papel jugará el dinero digital?

El yuan digital

Cuando el presidente Xi dijo que quería que China “aprovechara la oportunidad” de liderar la revolución blockchain, no estaba haciendo una promesa política vacía. El 20 de abril de 2020, unos seis meses después de su discurso ante el Politburó Central del Partido Comunista de China, el Banco Popular de China confirmó que estaba probando un yuan digital en cuatro ciudades: Shenzhen, Suzhou, Chengdu y Xiong’an. Este Pago Electrónico en Moneda Digital (pemd) no tiene equivalente en papel o monedas. Los usuarios deben registrar sus teléfonos móviles y descargar una aplicación para hacer depósitos o transferencias de dinero. Pero al ser moneda de curso legal, puede ser cambiada sin necesidad de un banco comercial como intermediario.

China quiere una moneda digital lista para uso a nivel nacional cuando se celebren los Juegos Olímpicos de Invierno 2022 en Pekín.

Se supone que el lanzamiento de un sistema de pago digital administrado por el gobierno ayudará al gobierno chino a combatir el lavado de dinero, las apuestas y el financiamiento del terrorismo. A diferencia de las criptomonedas de propiedad privada, que se jactan de su capacidad de usar blockchain para crear transacciones financieras que el gobierno no puede rastrear, el pemd de China usa tecnología blockchain que el gobierno puede rastrear, porque el gobierno es el que emite las cadenas digitales de ceros y unos. Irónicamente, una herramienta diseñada para ayudar a las transacciones anónimas se ha convertido en una herramienta de vigilancia masiva orwelliana.

Dos altos miembros del Consejo Atlántico, Hung Tran y Barbara Matthews, escribieron un editorial en agosto exponiendo los peligros de la moneda digital de China. “La capacidad [del Banco Central chino] de monitorear las transacciones del pemd puede ayudar a mejorar la eficacia de las operaciones de política monetaria y fiscal, así como facilitar la lucha contra los delitos financieros, incluyendo el lavado de dinero y la financiación del terrorismo. Sin embargo, esto fortalecerá significativamente el sistema de puntaje de crédito social del gobierno, usado para controlar a sus ciudadanos premiando o castigando sus comportamientos. Básicamente, cuantos más ciudadanos usen el pemd en lugar del dinero físico, más podrá el gobierno monitorear y controlar sus vidas”.

Al usar la tecnología blockchain, si un ciudadano chino no paga una cuota de su automóvil, en teoría podría ser bloqueado electrónicamente y quedar sin acceso a su automóvil; también se le podría quitar el acceso a su apartamento o incluso se le podría negar automáticamente el suministro de agua o electricidad tan pronto como dejara de pagar sus facturas. Los ciudadanos que no pagan impuestos podrían ser excluidos de todos los servicios públicos, supuestamente para evitar que cualquier individuo o empresa engañe al sistema.

Y si EE UU intenta utilizar sanciones económicas para castigar a China por abusos a los derechos humanos, su yuan digital puede hacer que tales sanciones sean casi imposibles de hacer cumplir. Como la mayoría del mundo, la China comunista depende actualmente del sistema de pago en dólares para realizar transacciones financieras internacionales. Pero la emisión de yuanes digitales ayudaría a China a alejarse del dólar y, en última instancia, eludir los sistemas financieros internacionales sujetos a las leyes estadounidenses. Las empresas e instituciones financieras que quisieran hacer negocios con el Banco Popular de China podrían hacerlo directamente utilizando carteras de yuanes digitales, en lugar de tener que trabajar a través de una red de bancos comerciales que realizan negocios con dólares.

El euro digital

China ha tratado de alejarse de lo que considera un sistema de pago estadounidense represivo durante años, pero cada intento de aumentar el uso del yuan en Asia solamente tuvo un éxito moderado. Cuando se trata de comercio internacional, un yuan digital también tendría un valor limitado. Es probable que China todavía tenga que pasar por el pesado proceso de comprar dólares que son universalmente aceptados. Pero esto cambiaría si otros bloques económicos también utilizan una moneda digital.

Mientras China encabeza la revolución de la moneda digital, el exministro alemán de Economía y Tecnología Karl-Theodor zu Guttenberg advierte que Europa está durmiendo en esta digitalización. “Estoy convencido de que blockchain evolucionará y se volverá muy importante”, dijo a una audiencia en Suiza en 2016. “La tecnología podría acelerar las transacciones y ahorrarles dinero a los bancos; el intermediario se volvería obsoleto. (…) Espero que Europa entre en razón, construya un centro blockchain sólido y no deje este desarrollo al otro lado del Atlántico”.

Una alianza antiestadounidense de este tipo obviamente no tendría interés en negociar en dólares.

Los 200 prestamistas alemanes representados por la Asociación de Bancos Alemanes creen que un euro digital respaldado por el gobierno evitaría que las alternativas descentralizadas, como el bitcoin o la libra, desestabilicen los sistemas financieros de Europa. También creen que dicha moneda permitiría establecer una plataforma de pagos paneuropea simplificada.

Otras naciones de la eurozona también quieren establecer un euro digital, para que la revolución digital de China no deje atrás a Europa.

En mayo, el Banco de Francia anunció la prueba exitosa de una transacción blockchain con un euro digital. En la prueba, la Société Générale, uno de los bancos de inversión más grandes de Francia, emitió 40 millones de euros (44,3 millones de dólares) de bonos garantizados en forma de tokens [vales] de seguridad. Luego, los bonos se registraron directamente en una blockchain pública y se liquidaron como euros digitales. El Banco de Francia planea realizar más pruebas con otras partes, incluyendo finalmente instituciones financieras y empresas.

Los responsables de formular las políticas del Banco Central Europeo han discutido la creación de una moneda digital del Banco Central (mdbc) similar al Pago Electrónico de la Moneda Digital de China. Aunque, a diferencia del Banco Popular de China, el Banco Central Europeo no ha anunciado cuándo quiere que su moneda digital se use a nivel nacional. Tales anuncios son más difíciles de hacer en la eurozona, donde 19 estados individuales todavía tienen voz en decisiones financieras como esta. ¡Pero el lanzamiento casi simultáneo de un yuan digital y un euro digital sacudiría al mundo con una forma completamente nueva de hacer negocios!

Guerra de divisas

Si Europa y Asia actuaran juntas, podrían destronar al dólar y revolucionar las finanzas globales en una medida que no se había visto desde que los chinos introdujeron al mundo el papel moneda. Sorprendentemente, la Biblia profetizó sobre una alianza económica del tiempo del fin contra EE UU y Gran Bretaña mucho antes de que los lidios comenzaran a fabricar monedas metálicas.

En su folleto La visión de Isaías sobre el tiempo del fin, el jefe de redacción de la Trompeta, Gerald Flurry, explica las profecías bíblicas de que la economía mundial estará dominada por tres bloques de poder en el tiempo del fin: Tiro, Tarsis y Quitim. Tiro, explica él, representa el centro comercial de la Unión Europea actual; Tarsis es el actual Japón y Quitim es la China moderna. Isaías 23:1-3 dice que los mercaderes de Tarsis se lamentarán cuando Tiro sea derrocado. Esto muestra que Japón y China estarán en una estrecha asociación económica con un superestado europeo liderado por Alemania.

Otras profecías bíblicas, como Levítico 26 y Deuteronomio 28, muestran que las naciones de Israel (EE UU y Gran Bretaña principalmente) serán sitiadas en sus puertas, hasta que sus muros altos y cercados caigan. Esto muestra que el mercado [emporio] de las naciones de Isaías 23 es una alianza antiestadounidense. Obviamente, tal alianza no tendría interés en negociar en dólares. Esto significa que el proceso de comercio internacional que ofrece actualmente el dólar tendría que ser reemplazado. Una Red de Servicios Blockchain que permita el comercio electrónico de yuanes, yenes y euros digitales abriría una gran cantidad de opciones de monedas de reserva alternativas.

Las profecías sobre un mercado de las naciones del tiempo del fin no se limitan al Antiguo Testamento. Apocalipsis 17 revela que una poderosa entidad religiosa se convertirá en una fuerza líder sobre una gran potencia económica que embriaga a todas las naciones con su riqueza y esplendor. Apocalipsis 18:3 dice que “los mercaderes de la tierra se han enriquecido con la abundancia de sus lujos” (traducción nuestra de la Nueva Versión King James, en inglés). Y Apocalipsis 13:17 muestra que las personas no podrán comprar ni vender si no obedecen a esta entidad religiosa, una profecía que podría requerir una tecnología tipo blockchain para su implementación.

Estos versículos tratan específicamente de una potencia financiera europea, pero estos comerciantes no sólo están activos en Europa. Están haciendo negocios en todo el mundo. China y Japón se van a aliar con un Sacro Imperio Romano revivido para reemplazar al actual sistema económico angloamericano. Esto requerirá que las naciones europeas se unan de manera poderosa.

Herbert W. Armstrong escribió en 1984 que una crisis bancaria masiva en EE UU “podría provocar repentinamente que las naciones europeas se unieran como una nueva potencia mundial, más grande que la Unión Soviética o EE UU”. Esta unificación de las naciones europeas centrales también podría ir acompañada de una nueva moneda digital.

Como mostró la crisis financiera de 2008, una crisis bancaria podría fácilmente hacer que el dólar colapsara. Los enemigos de EE UU son conscientes de este hecho, e incluso pueden intentar provocar a propósito una crisis así. Aún no hemos visto el final del impulso de nuevas monedas de reserva. Tampoco hemos visto el final de la hostilidad contra EE UU. ¡Aunque las monedas digitales y la Red de Servicios de Blockchain son tecnologías de vanguardia, las tendencias económicas que se desarrollan hoy fueron profetizadas hace miles de años en la Biblia!

Boletín, AD