Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

210219 nasa 50958545981 f1105e20a7 o

(NASA)

Aterrizaje en Marte: ¡Un anticipo de su increíble potencial!

Vea las imágenes de Marte como lo que realmente son: un anticipo de su futura misión.

Estados Unidos acaba de aterrizar en Marte con su rover Perseverance [explorador llamado Perseverancia]. Éste pronto enviará algunas de las mejores imágenes y datos que jamás hayamos tenido de ese planeta. La misión también incluye el primer helicóptero diseñado para volar en otro planeta, y el rover incluso recogerá rocas y tierra ¡que los científicos esperan traer a la Tierra a finales de esta década! Es fácil quedarse atónito ante este asombroso logro.

Sin embargo, ya sabemos lo suficiente para ver que Marte está en estado de decadencia. Probablemente el rover descubrirá que Marte está muerto, al igual que lo descubrimos con la Luna.

La Tierra está llena de vida, pero los demás planetas son eriales en decadencia. La condición de éstos tiene todo que ver con su increíble potencial humano. Este tema es seguramente un millón de veces más emocionante e inspirador que el aterrizaje en Marte. Permítanme decirles por qué.

Causa de la decadencia

¿Qué causó el estado de decadencia de ese planeta? Cuando Dios lo creó, dijo que era “bueno en gran manera” (Génesis 1:31). Dios es perfecto (Mateo 5:48), por lo que sólo crearía algo perfecto.

Voy a tener que usar algunas escrituras de la Biblia, porque es la única manera de responder a las preguntas acerca de Marte. Cualquiera puede comprobar que la Biblia es la Palabra de Dios si está dispuesto ha hacerlo.

Dios creó a los ángeles, y ellos estaban allí cuando Él creó la Tierra y el universo (Job 38:4-7). Pero Isaías 14, Ezequiel 28 y Apocalipsis 12:4-7 registran que Lucifer y un tercio de los ángeles se rebelaron contra su Creador y emprendieron una guerra contra Él.

Esta fue la guerra más destructiva de la historia, y dejó la Luna, Marte, los otros planetas y aparentemente el resto del universo que Dios había creado “bueno en gran manera” ¡en un estado de desolación!

Pero aquí hay algo cósmicamente impactante e inspirador: ¡Esa guerra es la razón por la que usted fue creado!

¡Dios creó a la humanidad con el propósito de eliminar la decadencia de Marte y de todo el universo! Usted tiene una conexión directa con el universo! Dios nos creó para ayudar a que el universo se parezca a la Tierra, de hecho, ¡como el hermoso jardín del Edén! Ese es el destino del hombre, y usted puede comprobarlo con la Biblia.

Cuando la nasa aterrizó su rover Spirit [Espíritu] en Marte en 2004, su sitio web recibió 1.500 millones de visitas en sólo cinco días. Muchos otros sitios web que transmitían la noticia también recibieron un enorme tráfico de visitas en línea. Cuando el rover Curiosity [Curiosidad] aterrizó en Marte en 2012, unos 5 millones de personas lo vieron en directo. La gente está intrigada e inspirada por el aterrizaje en Marte. Pero la mayoría de esas personas sólo tendrán unos momentos fugaces de inspiración, y luego la esperanza se desvanecerá. Por favor, no deje que eso le ocurra a usted. Su potencial más allá de esas imágenes es impresionante e inspirador y va más allá de todo lo que ha conocido. Vea imágenes de Marte por lo que son: ¡una ventana a la mayor esperanza que pueda imaginar!

¿Por qué quieren llegar a Marte nuestros científico? Siempre se resume en una pregunta general: “¿Hay vida allí?” Pero se están equivocando de pregunta. Deberían preguntar: “¿Por qué está Marte y el resto del universo allí?” En primer lugar, esta pregunta nos conduce al Creador. Los científicos se centran en la creación, no en el Creador. Y aunque lo hagan por ignorancia, esto resulta en un ejercicio de inutilidad y rebelión contra Dios.

El apóstol Pablo se encontró con eruditos que hacían la pregunta equivocada y cuyo enfoque estaba torcido. Él escribió sobre ellos en Romanos 1:24-25: “Por lo cual también Dios los entregó a la inmundicia, en las concupiscencias de sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos, ya que cambiaron la verdad de Dios por la mentira, honrando y dando culto a las criaturas antes que al Creador, el cual es bendito por los siglos. Amén”. La palabra criatura significa cosas o seres. Esos antiguos eruditos y nuestros científicos modernos no adoran a Dios, así que se adoran a sí mismos o a otros seres humanos y al resto de la creación de Dios, como el planeta Marte. La mayoría de las personas, incluyendo la mayoría de las personas religiosas, adoran a la ciencia, a los científicos y al universo, no a Dios.

Qué repugnantes y superficiales son los hombres cuando adoran cosas y seres (la creación), y no al Creador de esas cosas y seres. Preguntamos: “¿Existe vida en Marte?” Cuando deberíamos preguntar: “¿Existe un creador de Marte?”

En El increíble potencial humano, Herbert W. Armstrong escribió:

Aparentemente, todos los planetas similares en el universo están ahora desechos y vacíos, en decadencia (tohu y bohu) como lo estaba la Tierra, tal como se describe en Génesis 1:2. Pero Dios no los creó en esas condiciones de descomposición, como nuestra Luna. La decadencia no es una condición creada originalmente, sino que es una condición resultante de un proceso de deterioro. Evidentemente, si los ángeles ahora caídos hubieran mantenido la Tierra en su hermosa condición original, la hubieran mejorado, hubieran llevado a cabo las instrucciones de Dios y hubieran obedecido su gobierno, se les habría ofrecido el impresionante potencial de poblar y llevar a cabo un tremendo programa creativo en todo el universo. Cuando se convirtieron en traidores en la Tierra, su pecado también debió traer simultáneamente la destrucción física a los otros planetas de todo el universo, los cuales fueron puestos potencialmente y condicionalmente en sujeción a ellos.

Cuando Dios examinó esta tragedia catastrófica, debió darse cuenta de que, puesto que el ser más elevado y perfecto dentro de su poder omnipotente para crear se había vuelto rebelde, esto dejaba a Dios mismo como el único ser que no quiere ni puede pecar.

Esta es una declaración profunda. Usted necesita leer el libro para entenderlo completamente. Le mostrará que estas declaraciones encajan perfectamente en el plan maestro de la Biblia. Este es un tema que requiere estudio, y usted encontrará ese estudio abundantemente gratificante. La Biblia nos amonesta: “Procura con diligencia [estudia con diligencia para] presentarte a Dios aprobado”.

“Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios” (Romanos 8:18-19). ¿Por qué están Marte y la creación aguardando con anhelo a los hijos de Dios? Porque un universo en decadencia (incluyendo la Tierra) anhela que se elimine la decadencia, decadencia que se produjo al quebrantar la ley de Dios.

El Creador envió a Lucifer y a un tercio de los ángeles a la Tierra para administrar Su ley y embellecer y construir. Pero fallaron, y destruyeron la superficie de la Tierra. Puede leer más acerca de esto en Isaías 14 y Ezequiel 28. Entonces Dios renovó la faz de la Tierra (Salmo 104:30). Fue entonces cuando Dios decidió que sólo los hijos de Dios con el carácter propio de Dios podrían gobernar la Tierra y el universo. Sólo aquellos hijos que obedezcan a Dios antes de la Segunda Venida de Cristo calificarán para ser la esposa de Cristo y ayudarle a gobernar la Tierra y el universo para siempre.

Dios creó al hombre para hacer una obra espectacular y magnífica. ¿Cuándo veremos nuestro verdadero potencial? Una vez que lo hagamos, nos impulsará a efectuar acción como nunca antes.

“Porque la creación fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad, sino por causa del que la sujetó en esperanza; porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de corrupción [decadencia], a la libertad gloriosa de los hijos de Dios” (Romanos 8:20-21). El universo debe ser “liberado de su esclavitud de corrupción”, y eso incluye a la Tierra. No tenemos libertad cuando rompemos la ley de Dios. Estamos en la esclavitud del pecado. La ley nos da la verdadera libertad. Debemos dar a todo el universo la libertad y la gloria de los hijos de Dios: ¡los miembros de la propia Familia de Dios!

Cuando vemos imágenes de la Luna y de Marte, podemos ver esaesclavitud de corrupción”. Podemos ver de qué trata Romanos 8. Es obvio que el universo necesita desesperadamente ser liberado. Dios creó la vida en la Tierra (los seres humanos), con ese propósito, ¡para hacerla florecer con nueva vida y belleza!

“Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de parto hasta ahora; y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo” (versículos 22-23). Dios personifica el universo. La “creación entera gime con dolores de parto” como una mujer que da a luz. La Tierra y el universo están en un estado de “dolores de parto” ¡justo antes de que Dios dé a luz a los hijos de Dios! Los primeros frutos (las personas llamadas antes de la Segunda Venida de Cristo), ¡van a eliminar esos gemidos! Por eso somos llamados ahora. Esos planetas muertos serán traídos a la vida. Toda la superficie de la Tierra se volverá como el jardín del Edén. ¡Dios lo está invitando a ser un líder en este magnífico programa de construcción del universo!

La palabra adopción es una traducción absolutamente errónea. No vamos a ser adoptados por Dios. Vamos a nacer en Su Familia. ¡Esta verdad es tan increíble que los hombres se niegan a creer a Dios! Pero es verdad, y se puede comprobar. Los traductores simplemente no creían que la humanidad nacería en la Familia de Dios, ¡de la cual el nacimiento humano es un tipo! ¡No es una adopción!

¡Qué impresionante es esta verdad! ¿Le puede creer a la Biblia? Sí puede al estudiar El increíble potencial humano junto con su Biblia y permitirle a Dios que edifique su fe.

“Porque en esperanza fuimos salvos; pero la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿a qué esperarlo? Pero si esperamos lo que no vemos, con paciencia lo aguardamos” (versículos 24-25). Observe: “Porque en esperanza fuimos salvos”. Dios considera que esto ya ha sucedido! Nosotros deberíamos tener esa misma visión positiva.

La palabra esperanza [junto con el verbo esperar] se utiliza cinco veces en estos dos versículos. La esperanza debe llenar nuestras vidas. Realmente estamos invitados para ayudar a Dios a eliminar el gemido de este universo en decadencia. ¡Y la Tierra tiene el gemido más fuerte de todos!

Podemos llenarnos de esperanza en este mundo malvado. Marte es un lugar desértico que espera a los hijos de Dios.

Objetivos equivocados

Los científicos pueden ver que Marte y el universo están en devastación y en estado de decadencia. Buscan vida en Marte. Y algunos intelectuales incluso sueñan con eliminar la decadencia. ¿Pueden hacerlo?

Vea lo que los seres humanos le han hecho a este planeta. Estamos a punto de destruir toda la vida humana en la Tierra! Incluso si encontráramos vida en Marte, ¡al final la destruiríamos!

Los científicos están buscando vida en Marte. ¡Deberían estar aprendiendo a salvar la vida en la Tierra! ¡Nuestro problema número uno es la supervivencia humana!

Se nos dio una hermosa Tierra, primero creada y luego renovada por el Dios Creador. Y vean lo que hemos hecho con ella. Hemos hecho lo que Satanás hizo con el universo, ¡sólo que peor! ¿Por qué es así? Porque él es “el dios de este siglo [mundo]” (2 Corintios 4:4). Eso significa que los habitantes de la Tierra lo adoran. Aunque los seres humanos pudieran viajar a la desolación que es Marte, ¿podríamos hacer que floreciera con belleza y vida?

Primero tenemos que cambiar la naturaleza humana.

Muchos líderes ven que tenemos un futuro oscuro y sombrío por delante y que necesitamos escapar de los problemas. Pero si “escapáramos”, ¡estaríamos trayendo con nosotros la naturaleza humana rebelde y destructiva!

Primero, Dios va a cambiar la naturaleza humana, y luego hará de la Tierra un lugar de belleza y regocijo. Entonces saldremos al universo como la Familia de Dios y ¡cumpliremos nuestra razón de ser!

Los científicos y los estudiosos pueden ver que es necesario introducir un cambio en la Tierra, en Marte y en el universo. Pero los seres humanos sólo podemos hacerlo si nos sometemos a Dios. Si nos sometemos a Dios y dejamos que Él nos cambie, podremos hacer que la Tierra y el universo florezcan como una rosa.

El Big Bang

La revista Discover (febrero de 2004) resumió así la teoría de los científicos sobre los orígenes del universo:

Las pruebas del Big Bang [la gran explosión] se volvieron demasiado poderosas para ser ignoradas. [Los astrofísicos] aceptaron la idea de que todo el universo observable (100.000 millones de galaxias, cada una de ellas con 100.000 millones de estrellas, que se extienden a más de 10.000 millones de años luz en todas las direcciones), alguna vez fue del tamaño de un sólo electrón. Se creyeron la idea de que el cosmos estalló hace exactamente 13.700 millones de años y se ha ido expandiendo desde entonces. Pero incluso ahora, muchos astrofísicos siguen sintiéndose incómodos con la implicación que el Big Bang marcó el comienzo del tiempo mismo. Y la teoría aún no ha dado una respuesta satisfactoria a una pregunta clave: ¿Qué hizo que el Big Bang hiciera bang [explotara]?

Hombres necios hacen declaraciones insensatas como “el Big Bang marcó el comienzo del tiempo mismo”. ¡Como si todo lo que se necesita es un Big Bang para comenzar el tiempo y el universo!

¿El hombre no puede crear el tiempo, pero una explosión sí?

Dios “habita la eternidad” (Isaías 57:15). Él está afuera del tiempo. Él creó el tiempo y el universo como un regalo a la humanidad para que realizáramos nuestro máximo potencial.

Los científicos no tienen teorías sobre el origen de la materia, la energía y el tiempo que produjo el Big Bang. No tienen teorías sobre cómo una explosión pudo crear un universo que funciona un millón de veces mejor que cualquiera de las mayores creaciones del hombre, que funciona según leyes increíblemente diseñadas. Los científicos no tienen teorías sobre por qué el hombre está aquí o por qué el universo está aquí. Los científicos no tienen teorías sobre las cuestiones vitales de la vida humana. Pero cualquier persona puede comprobar los hechos (la verdad de Dios), si dejan de recurir a la patética humanidad para intentar entender lo que sólo nuestro Creador podría entender.

El diseño de un universo de un tamaño tan masivo debería asombrar nuestra imaginación. Y podemos escuchar al arquitecto de la Tierra (y del universo).

“Entonces respondió [el Eterno] a Job desde un torbellino, y dijo: ¿Quién es ése que oscurece el consejo Con palabras sin sabiduría? Ahora ciñe como varón tus lomos; Yo te preguntaré, y tú me contestarás. ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? ¿O quién puso su piedra angular…” (Job 38:1-6).

Aquí se registra cómo se creó la Tierra, y probablemente también el universo. Génesis 1:1 registra: “En el principio, Dios creó el cielo [debería traducirse los cielos] y la tierra”. Todo el universo, incluyendo la Tierra, fue creado en ese momento.

No hubo un Big Bang. Pero sí hubo una creación que despierta la imaginación y que demuestra que nuestro Creador existe.

He aquí otras traducciones de Job 38:2: “¿Quién es éste que oscurece mis diseños con sus palabras irreflexivas?” (Biblia Jerusalén; traducción nuestra al español). “Quien oscurece mis diseños con una nube de palabras irreflexivas” (Biblia Moffatt; traducción nuestra al español). “Quién es éste cuyas palabras ignorantes enturbian mis diseños en la oscuridad” (New English Bible; traducción nuestra al español).

La palabra diseño se utiliza repetidamente en estas traducciones. Hay un diseño asombroso en la Tierra y el universo. Fue hecho por el arquitecto y constructor más grande de todos los tiempos: Dios.

Observe el versículo 3 en otras traducciones: “Prepárate como un luchador; ahora me toca a mí hacer preguntas y a ti informarme” (Biblia Jerusalén; traducción nuestra al español). “Enfréntate a mí como un hombre; ven, y responde a estas mis preguntas” (Biblia Moffatt; traducción nuestra al español).

Los científicos tienen preguntas. Ahora tienen que prepararse para responder a las preguntas de Dios.

Aquí hay otras traducciones de los versículos 4-6: “¿Desde qué punto de vista mirabas cuando puse los cimientos de la tierra ...” (versículo 4; Biblia Knox; traducción nuestra al español). “... ¡Dime, ya que estás tan bien informado!” (versículo 4; Biblia Jerusalén; traducción nuestra al español). “¿Quién determinó sus medidas? ¡Seguro que lo sabes! O quién extendió sobre ella la línea del constructor” (versículo 5; New Berkeley Version; traducción nuestra al español). “Dime, ya que eres tan sabio, ¿fuiste tú o yo quien diseñó el plano de la tierra, midiéndola con la línea?” (versículo 5; Biblia Knox; traducción nuestra al español). “¿Sabes cómo se determinaron sus dimensiones y quién la midió?” (versículo 5; Taylor Paraphrase; traducción nuestra al español). “¿Qué sostiene sus pilares en sus bases?” (versículo 6; Biblia Jerusalén; traducción nuestra al español). “¿Cómo es que su base llegó a estar tan firme?” (versículo 6; Biblia Knox; traducción nuestra al español).

Job había actuado como si fuera un gran constructor y diseñador y como si Dios estaba equivocado. Pero, ¿puede siquiera imaginar las dimensiones y las medidas que hizo Dios para crear sólo este planeta? ¿Sabe lo que sostiene los pilares de la Tierra en sus bases? Algunos científicos tienen la misma arrogancia, ¡y les espera la prueba de Dios!

“Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. Profesando ser sabios, se hicieron necios” (Romanos 1:20-22).

En Job 38:7 dice que “los hijos de Dios” (los ángeles) “se regocijaban [gritaban de gozo]” cuando Dios creó la Tierra y el universo. ¿Por qué? Ciertamente estaban impresionados por la creación. Pero los gritos provenían de ver su potencial para gobernar la Tierra y el universo. Lamentablemente, carecían del carácter para hacerlo. Así que Dios debió decidir en ese momento que sólo Dios tenía el carácter para gobernar la Tierra y el universo. Así que comenzó a recrearse a Sí Mismo en el hombre. Él está creando hijos, una Familia de Dios. La Familia de Dios tendrá éxito donde Lucifer fracasó.

Hijos de Dios

Dios nunca dijo a ninguno de los ángeles “Mi Hijo eres tú” (Hebreos 1:5). No están al nivel de Dios. Dios nunca pretendió que nacieran hijos de Dios, y sin embargo hoy tienen un esplendor ardiente que nos haría desmayar si los viéramos.

Y sin embargo, ¡nuestro potencial es mucho mayor! ¿Estamos agradecidos?

“Porque no sujetó a los ángeles el mundo venidero, acerca del cual estamos hablando” (Hebreos 2:5). Dios ha puesto el mundo venidero, la Tierra y el universo entero, en sujeción a los hombres y mujeres que entran en la Familia de Dios. Sólo el carácter de Dios puede gobernar el universo.

“Pero alguien testificó en cierto lugar, diciendo: ¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, O el hijo del hombre, para que le visites?” (versículo 6). Esta es una cita de Salmos 8:4-6. David miró lo que podía ver del universo y preguntó a Dios por qué se acordaba del hombre.

Creo que la mayoría de nosotros no suele captar el significado más profundo de este versículo. Es evidente que Dios se preocupa por el universo. Pero su atención principal se centra en Su obra maestra de la creación: ¡el hombre!

La mente de Dios está totalmente “atenta” a la humanidad y a nuestro potencial, ¡que es nacer en Su Familia! El universo tendría poco valor para Dios sin su Familia para gobernarlo.

“Le hiciste un poco menor que los ángeles, Le coronaste de gloria y de honra, Y le pusiste sobre las obras de tus manos; Todo lo sujetaste bajo sus pies. Porque en cuanto le sujetó todas las cosas, nada dejó que no sea sujeto a él; pero todavía no vemos que todas las cosas le sean sujetas” (Hebreos 2:7-8). La Biblia Moffatt traduce “todas las cosas” como el universo. Dios va a poner a Marte y al universo bajo el dominio del hombre. Esto ya no es el potencial de los ángeles. ¡Se ha convertido en el potencial trascendente del hombre!

Aquí Dios está hablando de un ser con un nivel superior al de los ángeles. Qué potencial tan asombroso ha dado Dios a los seres humanos. ¡Ya es hora de que empecemos a verlo!

“Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos” (versículo 10). Dios nos perfecciona a través del sufrimiento. Experimentamos pruebas para ayudar a cambiar nuestra naturaleza humana; esto nos prepara para nuestro futuro asombroso. El Creador se convirtió en un ser humano y conquistó la naturaleza humana, sin pecar ni una sola vez. Y Él capacitará a usted y a mí para igualmente conquistar a la naturaleza humana pecadora. ¡El versículo 11 dice que Él no se avergüenza de llamar hermanos a los que hacen esto!

Los ángeles nunca fueron llamados hermanos de Cristo de esta manera, porque nunca fueron hijos de la Familia de Dios.

Estamos a punto de entrar en una era muy oscura. En realidad, se podría decir que la Tierra ha estado en la era oscura durante toda la historia del hombre. Dios está dejando que el trauma se intensifique hasta que finalmente aprendamos lo ineptos que realmente somos. Es como si esta Tierra tuviera un caso grave de epilepsia, ¡y estamos entrando en nuestro peor ataque!

En este mundo convulso, necesitamos nuestro sueño del universo. Necesitamos ver la estupenda posibilidad y la eterna majestuosidad que Dios ofrece a los seres humanos. ¡Nada puede estimular nuestra imaginación como comprender el potencial de nuestro universo!

Solicite sus ejemplares gratuitos de Our Awesome Universe Potential [Nuestro maravilloso potencial del universo, disponible sólo en inglés], por Joel Hilliker, y El increíble potencial humano, por Herbert W. Armstrong


¿EXISTE DIOS?

¿Se puede demostrar científicamente la existencia de Dios? ¿Cómo se originó la primera vida? ¿Podemos saber si existe un Dios inteligente?