Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Planet%20environment

iStock.com/Rapideye

Ataque de los ambientalistas a la familia

¿Salvando el planeta... no teniendo hijos?

La forma más efectiva para reducir la huella de carbono de la humanidad y detener el cambio climático, dicen algunos ambientalistas, es tener menos hijos.

Hace poco escuché esto mientras veía las noticias con mi hija de 3 años, una magnífica pequeñita que aporta un significado y una alegría inconmensurable a nuestra familia. Espero que en los próximos años, mi hija comience a agregar significado y valor a su familia, a sus amigos, a su comunidad local y, finalmente, a la familia más grande de seres humanos.

Sin embargo, muchos ambientalistas creen que el planeta estaría mejor sin mis hijos. Y sin los suyos.

Esta campaña—aún sutil, pero de seguro se volverá más agresiva—está en marcha incluso mientras las tasas de fertilidad en todo el mundo occidental se desploman. Muchas naciones se enfrentan a una crisis demográfica. Estadounidenses, australianos, británicos, canadienses, alemanes, italianos y personas en otros países occidentales tienen menos de dos hijos por mujer, ubicándose en el tercio inferior de 200 países.

Se requiere una tasa de fertilidad de 2,1 hijos por mujer para mantener a una población. Medido estrictamente por este número, las poblaciones de Gran Bretaña y EE UU ya están en vías de extinción. Sin embargo, estos activistas del cambio climático quieren que tengamos aún menos hijos.

Un grupo llamado Movimiento de Extinción Humana Voluntaria (vhemt, por sus siglas en inglés y pronunciado “vehemente”), apoya la eliminación de la humanidad. Su sitio web dice: “La eliminación gradual de la raza humana mediante la cesación voluntaria de la reproducción permitirá que la biósfera de la Tierra vuelva a tener buena salud”.

Para ser justos, muchos informes incentivan a tener “menos” hijos, no a abstenerse de tener hijos por completo. Pero es la dirección lo que es preocupante, así como la intención radical. Esto es un asalto a la familia, el bloque de construcción básico de la existencia humana.

Los occidentales ya tienen familias pequeñas, pero la organización Population Matters (Asuntos de población) en Reino Unido, con el apoyo activo de Sir David Attenborough, Jane Goodall y otras figuras influyentes, promueve agresivamente tener incluso menos niños. Bajo el título “La vida en una familia más pequeña”, su sitio web dice: “Las familias más pequeñas pueden liberar a las personas para que dediquen más dinero y tiempo a otros aspectos de sus vidas, como las amistades, carreras, viajes y actividades que les den placer. Aquellos que elijan estar libres de niños tendrán mucha más libertad, incluyendo (si lo desean) hacer otras cosas para ayudar a proteger el planeta o ayudar a otros”.

“Las personas que quieren experimentar los placeres y los desafíos de convertirse en padres, a menudo encontrarán que criar a sus hijos es mucho más fácil si tienen una familia pequeña”.

Este lenguaje es educado, civilizado y sofisticado, apelando instantáneamente al egoísmo. Ponga su propia felicidad, riqueza, pasatiempos, entretenimientos y placeres antes del asombroso y alegre milagro de tener hijos. ¡Este es el lenguaje del diablo!

Pero esto se pone peor. El sitio web también afirma: “Si bien las familias tradicionales siguen siendo la norma, en el siglo xxi, las familias tienen todas las formas y tamaños. Elegir ser padre o madre tampoco tiene que significar tener hijos propios y traer más personas al mundo”.

En otras palabras: No tenga hijos. Aún puede ser una “familia” sofisticada del siglo xxi, si entabla relaciones homosexuales y de otra índole de “todas las formas y tamaños”. Este es un ataque a los roles tradicionales dentro del matrimonio tradicional y real. Es un ataque al logro físico más importante y hermoso que dos seres humanos pueden experimentar juntos: ¡la creación de un hijo o una hija!

Este movimiento de izquierda radical, anti reproducción y anti niños, ¡trata de destruir la familia tradicional!

¿Qué es lo que finalmente motiva este asalto a la familia humana y a la raza humana? La respuesta se encuentra en Apocalipsis 12:9, donde dice que Satanás el diablo ha sido arrojado a esta Tierra. Y Satanás odia la familia. “Satanás odia a la familia porque es una relación en el plano divino”, escribe Gerald Flurry, jefe editor de la Trompeta, en su libro La visión de la Familia Dios. “Eso significa que es un tipo de la Familia de Dios. La familia humana individual fue diseñada para ayudar a prepararnos para la Familia de Dios”.

La Biblia enseña que Dios creó la reproducción humana dentro del matrimonio para enseñarnos Su plan, ¡para enseñarnos el propósito de la vida humana! Como escribió el fallecido Herbert W. Armstrong en La dimensión desconocida de la sexualidad, ¡[L]a reproducción humana representa la salvación espiritual!”.

¡El propósito final de cada nueva vida humana es nada menos que la expansión de la Familia Dios! (Solicite su copia gratuita de El increíble potencial humano, del Sr. Armstrong).

El odio de Satanás por la familia se está haciendo más visible, más dominante y más peligroso. No debemos permitir que eso nos influya. La manera de contrarrestar el mensaje pervertido de Satanás sobre la familia es llenando su mente con el propósito divino de Dios para la familia, el cual usted puede leer en los libros mencionados anteriormente. Dios da parámetros para la reproducción humana y quiere que seamos buenos administradores del medioambiente. Pero el Creador del medioambiente y de las familias humanas, ama a la familia. Él ama el matrimonio. ¡Y Él absolutamente ama a los niños! 

Boletín, AD