Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Asia sigue apoyando a Putin

MARK SCHIEFELBEIN/AFP VÍA GETTY IMAGES

Asia sigue apoyando a Putin

Occidente quiere aislar al dictador ruso, pero la mayor parte del hemisferio oriental está vinculada a él.

La guerra de Rusia contra Ucrania ha expuesto al presidente ruso Vladimir Putin como el dictador autoritario que es. Ha obligado a 3 millones de personas a huir de su país, ha hecho temblar de miedo a los europeos del Este, ha puesto en alerta a los países de la otan y ha hecho que mucha gente hable abiertamente de la posibilidad de la Tercera Guerra Mundial.

Las naciones occidentales ven la guerra como un claro ejemplo del despotismo mortal de Putin. ¿Pero qué pasa con Oriente? ¡Dos de las naciones más grandes, más pobladas y más poderosas del mundo están apoyando a Putin! ¡Esto es el cumplimiento asombroso de una profecía bíblica!

Putin lleva dos décadas luchando por hacerse con el control de Ucrania. Se sospecha que envenenó a un candidato presidencial allí en 2004 y que saboteó la firma de un acuerdo con la Unión Europea en 2013, lo que desencadenó una revolución antirrusa. En 2014, desplegó el ejército ruso para anexionarse por la fuerza la Península ucraniana de Crimea e iniciar una guerra limitada en la parte oriental del país que mató a más de 10.000 personas durante ocho años, incluso antes de lanzar una guerra a gran escala en febrero de este año.

En muchas de sus agresiones, Putin se ha beneficiado del apoyo de la nación más poblada y económicamente más poderosa del mundo: China.

A principios de febrero, Putin viajó a Pekín y se reunió con el presidente autoritario de China, Xi Jinping, donde hicieron una larga declaración en la que afirmaban que Rusia y China no tenían “límites” ni áreas “prohibidas” de cooperación. Como informó el Washington Post, Putin ofreció a Xi condiciones favorables para un acuerdo de suministro de gas por 30 años y, al parecer, acordó esperar hasta el final de los Juegos Olímpicos de Pekín para dar el paso. Al día siguiente de la finalización de los Juegos Olímpicos, Putin reconoció dos regiones separatistas en Ucrania. Tres días después, amplió su agresión en Ucrania hasta la guerra total.

Los medios de comunicación occidentales se centran en el hecho de que China ha hecho un llamado a las conversaciones de paz y se niega a suministrar armas a Rusia para su uso en Ucrania. Pero como admitió el Post, “la línea de tiempo habla por sí misma”. El acuerdo de gas de China da a Rusia un nuevo mercado para su petróleo y gas, ayudándole a castigar económicamente a Europa y Occidente por sus sanciones y oposición a la última guerra de Putin. Y a pesar de sus llamados a la paz, Xi se ha negado a hablar con el presidente ucraniano Volodímir Zelenski, enviando el mensaje de que China apoya la forma de resolver el conflicto de Putin, no la de Ucrania.

Cuando las potencias con armas nucleares se muestran tan solidarias en tiempos de guerra, ¿qué significa esto para el mundo? Yo les digo, ¡ay del mundo!

Primero China, ahora la India

Hemos estado observando por décadas la consolidación de esta alianza. En 2014, cuando Rusia invadió Crimea, escribí “Asia apoya a Putin” (la Trompeta, julio-agosto de 2014). En aquel momento, la coordinación entre Rusia y China había sorprendido a muchos en Occidente. Ocho años después, ante la perspectiva de una invasión mucho más violenta y mortal, muchos analistas esperaban que China apoyara a Rusia.

Sin embargo, incluso muchos de estos analistas se sorprendieron cuando India se puso del lado de Rusia. India es una de las principales economías y potencias militares del mundo. También es una antigua colonia del Imperio Británico, uno de los principales socios comerciales de Estados Unidos y la mayor democracia del mundo. Pero se ha abstenido en todas las votaciones de las Naciones Unidas que condenan la invasión rusa a Ucrania. Los analistas se van a sorprender de cuánto apoyará India a Putin y cuán estrechamente se va a aliar con Rusia y China. Ya tiene importantes vínculos con Rusia (de la que importa entre el 60 y el 85% de su equipamiento militar), pero en un futuro próximo, estos vínculos se van a multiplicar de forma increíble.

La edición de diciembre de 1959 de La Pura Verdad predijo esta coalición asiática del tiempo del fin con una precisión sorprendente: “El programa de Rusia no es primero tomar Europa y atacar a EE UU. Propone primero tomarse a Asia. ¡Lenin escribió que el camino a París, Londres y Nueva York es vía [Pekín] y Delhi! (…) ¡El sueño constante [de China] durante siglos ha sido la conquista mundial definitiva! (…) China sabe, sin embargo, que en esta época altamente industrializada puede realizar este sueño sólo como aliada de Rusia. (…) [Los líderes rusos] acabarán controlando no sólo los estados rusos, sino China (…) ¡y la India también!”.

Rusia, China e India, las gigantescas naciones de la Tierra, ¡todas comandadas por un “príncipe” soberano! Eso fue escrito hace 62 años, ¡y ahora se está cumpliendo! ¿Cómo pudo el Sr. Armstrong saber eso? Porque está profetizado en la Biblia.

La profecía es la clave

La Trompeta ha estado esperando que China e India se alíen con Rusia. Nosotros y, desde antes, La Pura Verdad, lo hemos estado anticipando por más de 60 años. Como explico en El ‘Príncipe de Rusia’ profetizado, Ezequiel 38:2 predijo el poder ruso que ahora vemos surgir dirigido por un rō’š nāśî’ (o “príncipe de Rusia”). Esta Escritura también menciona “la tierra de Magog”, que incluye a la China moderna y otras naciones. Esto indica que este líder ruso reunirá a otros pueblos asiáticos detrás de Moscú.

La profecía que registró Ezequiel era para el tiempo del fin. Especifica que Rusia será el líder de esta enorme alianza asiática. Esa es una clave para entender la geopolítica actual.

Otras profecías bíblicas sugieren fuertemente que India también se unirá con estas naciones orientales. (Pida un ejemplar gratuito de Rusia y China en profecía para comprobar estas verdades por usted mismo desde su propia Biblia).

Otra Escritura clave que hay que entender es Apocalipsis 9:16, una profecía según la cual los “reyes del oriente” del tiempo del fin, el bloque de poder asiático, reunirán el mayor ejército de la historia. Proviene de las mismas regiones descritas en Ezequiel 38, y China, India y Rusia tienen las únicas poblaciones que podrían producir un ejército combinado de 200 millones de soldados.

China e India están aumentando su apoyo a Rusia, incluso mientras libra una guerra de agresión, ¡el mayor ataque militar convencional desde la Segunda Guerra Mundial! ¡Esta es una señal de que los 146 millones de personas de Rusia, los 1.400 millones de China y los 1.400 millones de India pronto proporcionarán a Vladimir Putin un suministro de mano de obra prácticamente infinito! El control y la organización de esas masas serán la clave del éxito de esta alianza asiática. Las relaciones comerciales occidentales y los ideales democráticos serán cosa del pasado.

Por lo que significan estas profecías, ¡creo que Europa enfrenta su crisis más grave desde la Segunda Guerra Mundial!

Joe Biden e incluso algunos buenos analistas han dicho que un imperio ruso resucitado supondría un peligro para China e India, y por lo tanto estas naciones no lo apoyarán. Pero no reconocen que India y especialmente China consideran a Occidente como un enemigo mucho mayor. Y además ignoran las profecías de la Biblia.

Incluso quienes siguen de cerca la guerra en Ucrania no comprenden su importancia ni la de las reacciones de las naciones orientales. ¿Por qué? Porque no entienden la profecía bíblica. Esta crisis está lejos de terminar.