Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Minneapolis%20protest%20fire gettyimages 1216095535

AFP/GETTY IMAGES

Anarquía en el nombre de George Floyd

Justicia para George Floyd. ¿Es eso lo que es?

Decenas de miles de personas salen a las calles, recogen lo que sea que esté por ahí, rompen los parabrisas de los coches de los escuadrones de policía, rompen las ventanas de las tiendas cercanas, entran por impulso, se apoderan de lo que esté cerca y se lo llevan a casa, regresan con megáfonos y armas improvisadas, incendian edificios y sacan armas de quién sabe dónde. Golpean y matan gente.

Justicia para George Floyd. ¿Es eso lo que es?

En Washington, D.C., manifestantes enojados intentaron asaltar los jardines de la Casa Blanca. Cincuenta agentes del Servicio Secreto resultaron heridos en los enfrentamientos. ¡Cincuenta! Hubo incendios fuera de la residencia del Presidente en el Parque Lafayette y la Iglesia Episcopal de San Juan. Según múltiples informes, el presidente de Estados Unidos tuvo que ser llevado al búnker subterráneo de la Casa Blanca.

Justicia para George Floyd. ¿Es eso lo que es?

El viernes, el oficial en cuestión fue arrestado y acusado de asesinato en tercer grado y homicidio involuntario. Él enfrentará su día en la corte, y los hechos aún están surgiendo. El sistema de justicia de Estados Unidos está diseñado para proteger al público, y al mismo tiempo ofrecer al acusado una audiencia imparcial. Sin embargo, en este y otros casos similares recientes, el público ya ha anunciado su veredicto y ahora, como una turba, están imponiendo su sentencia, no contra el acusado sino contra cualquier cosa que consideren representativa del “sistema” del que él proviene.

Los oficiales encargados de hacer cumplir la ley deben ser respetados por la ley que defienden, y por la anarquía y crímenes de los que nos protegen. Cuando ellos mismos abusan de la confianza y el poder que se les es dado, y violan la ley, deben rendir cuentas.

¿Pero qué decir de los golpes, robos, quemas, saqueos, disturbios, lanzamiento de proyectiles, patadas, puñetazos, disparos y asesinatos? ¿Es eso rendirle cuentas ante la ley, a las fuerzas del orden? ¿Es eso acaso promover (de todas las cosas) la justicia? ¿O está la gente usando a George Floyd para sus propios fines?

La verdad indiscutible es que la muerte trágica de Floyd está siendo utilizada por anarquistas y revolucionarios, incluidos muchos comentaristas y políticos radicales de izquierda, para atacar a las instituciones fundamentales de Estados Unidos y a la presidencia de Donald J. Trump.

¡Estos ataques están profetizados a tener un éxito alarmante en derrocar esas instituciones cardinales, y a la nación que éstas defienden!

La Biblia profetiza que nuestras “ciudades [son] puestas a fuego” (Isaías 1:7). Como explica mi padre en su folleto de 2013, Estados Unidos bajo ataque , este pasaje en Isaías está hablando de “¡GUERRAS RACIALES masivas devorándose a nuestras ciudades!” Mire a su alrededor. ¡Las multitudes que denuncian la violencia están cometiendo violencia a gran escala!

Dios envió una advertencia similar a través del profeta Ezequiel: “Haz una cadena, porque la tierra está llena de delitos de sangre, y la ciudad está llena de violencia. (...) Destrucción viene; y buscarán la paz, y no la habrá” (Ezequiel 7:23, 25).

Muchos cristianos no se dan cuenta, pero Jesucristo también fue un profeta. Él profetizó que los últimos días antes de Su Segunda Venida serían como los últimos días antes del diluvio (Lucas 17:26). Si usted le cree a Jesús, debería creer esa profecía, ¡ya que ésta vino directamente de Él!

¿Cómo era la sociedad humana durante el período de tiempo que Jesús enfatizó? “Y vio Dios que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5). La Tierra se “corrompió”, estaba “corrompida” y se había “corrompido” (versículos 11-12). El mal y la inmoralidad llenaron la Tierra de violencia. Ese pecado universal pronto condujo a la destrucción universal.

Hoy, hemos multiplicado nuestra maldad y corrupción. Nuestra nación está llena de violencia. Nuestras ciudades están siendo puestas al fuego.

Jesús tenía razón. El mundo vuelve a descender a la violencia. ¡Estamos presenciando el cumplimiento de una profecía de Jesucristo!

Mientras nuestra nación arde, la única forma de encontrar esperanza es entender quién era realmente Jesucristo y lo que la Biblia realmente dice acerca de nuestra generación y de lo que está por suceder. En mi programa de hoy por la radio, titulado “Anarquía en nombre de George Floyd” [audio sólo en inglés], observamos, con mucha más profundidad, el significado profético de los eventos aleccionadores que se han desarrollado durante la semana pasada. Por favor escúchelo y envíeme sus comentarios por correo electrónico. 

ATK, AD