Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

China%20america%20clash

ILUSTRACIÓN DE LA TROMPETA: WIN MCNAME/GETTY IMAGES, ANTONIO MASIELLO/GETTY IMAGES

¿Adónde está llevando el choque entre China y EE UU?

Bajo Donald Trump, Estados Unidos está responsabilizando a China más que nunca. ¿Cómo terminará esta rivalidad creciente?

La crisis del coronavirus ha expuesto la verdadera naturaleza del Partido Comunista Chino como nunca nada lo había hecho antes. ¡Esto debería ser una seria advertencia para el mundo entero!

Algunas de las pruebas más incriminatorias aparecieron en un impactante informe de 15 páginas publicado a principios de mayo, compilado por una alianza de inteligencia compuesta por EE UU, Canadá, Gran Bretaña, Australia y Nueva Zelanda, llamada los Cinco Ojos.

Durante años China ha trabajado encarnizadamente para superar a EE UU en poder económico y avances científicos. Por ahora, probablemente ha superado a EE UU en algunas medidas económicas. El Partido Comunista Chino (PCCh) también está acumulando niveles asombrosos de poder militar. Está empeñado en asegurar más y más control no solo sobre el pueblo de China, sino también sobre el territorio y las personas en la periferia de la nación.

Mientras tanto, el coronavirus que el PCCh desató sobre el mundo le ha costado billones de dólares a EE UU. Su deuda nacional sigue subiendo hacia los 30 billones de dólares. Esta desventaja será un factor importante que despojará a EE UU de su estatus de superpotencia y mucho más.

Mientras China hace todo lo que puede para acelerar el declive de EE UU, la relación China-EE UU se está convirtiendo en un tenso choque de gigantes económicos. ¡Este choque fue profetizado en la Biblia!

Una plaga hecha por el hombre

El 3 de mayo, el secretario de Estado de EE UU, Mike Pompeo, dijo: “Puedo decirles que hay una cantidad significativa de evidencia” de que el covid-19 “vino de ese laboratorio en Wuhan”.

¡Ésa es una realidad alarmante!

Aunque la administración del presidente Trump se ha abstenido de acusar a China de crear intencionalmente el coronavirus a través de bioingeniería, se ha cuestionado si el virus pudo haber escapado accidentalmente de un laboratorio chino.

En un informe impresionante del 4 de mayo sobre el documento del coronavirus del grupo los Cinco Ojos, Sharri Markson del Australian Daily Telegraph señaló que en 2014, EE UU retiró fondos a China por temor a “experimentos controversiales que hacen a los patógenos más potentes o que se puedan propagar virus peligrosos”. ¡La preocupación por los laboratorios chinos ha abarcado a las administraciones presidenciales de EE UU!

Markson también habló sobre un cable “confidencial pero no clasificado” que los científicos y diplomáticos de la embajada de EE UU en Pekín enviaron a Washington, D.C., el 19 de enero de 2018. El documento advertía sobre “prácticas de seguridad inadecuadas y debilidades de gestión” mientras los investigadores chinos del Instituto de Virología de Wuhan “realizaban investigaciones sobre los coronavirus de los murciélagos”. El cable dijo que el laboratorio tenía “una grave escasez de técnicos e investigadores entrenados adecuadamente para operar de manera segura este laboratorio de alta contención”.

¡Había considerables señales en toda esta instalación de alto riesgo! ¡Pero nadie hizo nada sobre estas advertencias!

El documento de los Cinco Ojos hace otra afirmación inquietante: antes de que el coronavirus se extendiera por el mundo, los científicos chinos se preguntaban si era prudente experimentar con virus peligrosos para tratar de prevenir una pandemia, cuando una fuga accidental de dicho virus pudiera también causar una pandemia.

Claramente, el coronavirus es una plaga provocada por el hombre. ¿Qué le dice eso a usted, acerca del país responsable por ello?

¿Un acto de guerra?

Ahora también está bien establecido que en los primeros días del brote de coronavirus, el PCCh suprimió deliberadamente los informes al respecto e incluso destruyó evidencia del brote. El reporte de los Cinco Ojos calificó este comportamiento como un “asalto a la transparencia internacional”.

¡Éste fue un asalto a mucho más que la “transparencia”! ¡Y fue uno que ha costado billones de dólares y cientos de miles de vidas!

El Australian Daily Telegraph dijo que los temas principales del documento de inteligencia de los Cinco Ojos incluyen: “la ‘negación mortal de la transmisión de persona a persona’, el silenciamiento o ‘desaparición’ de doctores y científicos que hablaron en contra, la destrucción de la evidencia del virus de laboratorios de estudios genómicos, y el ‘lavado con cloro de los puestos de mercado de animales silvestres vivos’, junto con la negativa a proporcionar muestras de virus vivos a científicos internacionales que trabajan en una vacuna. Y la información sobre los ‘portadores silenciosos’ asintomáticos se mantuvo en secreto”.

El informe de los Cinco Ojos dice que a pesar de la “evidencia de transmisión de persona a persona a principios de diciembre”, las autoridades chinas negaron tal transmisión “hasta el 20 de enero”.

La Organización Mundial de la Salud (oms) emitió la misma negación, ¡siguiendo vergonzosamente la instrucción del PCCh! Y eso fue a pesar del hecho de que ya para el 31 de diciembre funcionarios en Taiwán habían dado la voz de alarma sobre la propagación del virus entre personas, y expertos en Hong Kong hicieron lo mismo el 4 de enero.

Fue hasta el 23 de enero que el PCCh finalmente cerró Wuhan por completo. Muchos días cruciales pasaron mientras millones de personas salían de Wuhan hacia otras partes del mundo.

El informe después señala que durante todo febrero, Pekín presionó a “EE UU, Italia, India, Australia, los vecinos del suroriente asiático y a otros para que no se protegieran haciendo restricciones de viaje”. ¡Hicieron esta presión incluso mientras China estaba imponiendo fuertes restricciones sobre su propia gente!

La línea de tiempo muestra que después del brote, el PCCh prohibió a la gente de Wuhan viajar a otras partes de China, mientras que exhortó a otros países a dejar que la gente de Wuhan viajara por todo el mundo.

Esto demuestra que hubo una planificación previa por parte de China y que la nación por voluntad propia propagó la plaga.

¡Eso es crueldad más allá de lo imaginable!

Demasiadas personas han muerto. El brote de coronavirus podría haberse evitado. ¡Ocho doctores de Wuhan trataron de advertir al mundo y fueron arrestados y castigados! ¡Un periodista ciudadano y empresario local desapareció! Periodistas extranjeros fueron expulsados. El gobierno de China no quería que se filtrara la verdad.

Esto es comunismo en acción.

China ha mentido, ha enterrado la verdad y se ha negado a dejar que los expertos examinen la evidencia, todo mientras acumula suministros médicos. ¡Todos saben que China está encubriendo algo! ¡China causó la plaga! Esto es una agresión descarada. ¡Está al nivel de un acto de guerra!

Una puerta marítima perdida

En Philadelphia Trumpet de julio de 2016,  escribí acerca de otro acontecimiento importante que puso en evidencia, ¡la descarada agresión y crueldad de China! “Desde que Xi Jinping asumió su cargo como secretario general del Partido Comunista Chino, su administración ha estado militarizando el Mar del Sur de China y trabajando para expulsar a EE UU de Asia Oriental”. Escribí eso en un artículo titulado “China está dirigiendo al mundo hacia la guerra” (theTrumpet.com/13880, en inglés).

Hice hincapié en que China está construyendo una serie de islas artificiales en dos cadenas de islas del Mar del Sur de China: las Paracelso y las Spratlys. ¡Algunas de éstas están a una distancia de hasta 1.200 kilómetros de la costa de China! Pero eso no detiene a China de imponer el control total sobre este mar vital e incluso de crear estas nuevas “puertas marítimas” para ayudarle a permitir o negar el acceso a la región. ¡China ha estado ocupada militarizando estas islas, equipándolas con baterías antiaéreas, aviones de combate y todo lo que China necesita para asegurar su poder sobre este importante mar!

En los últimos meses, mientras el mundo ha estado distraído con el coronavirus ‘Hecho en China’, Pekín ha estado haciendo muchos movimientos para afirmar su poder sobre el Mar del Sur de China. En diciembre, buques chinos invadieron la zona económica exclusiva de Indonesia (zee) donde llevaron a cabo un enfrentamiento de un mes contra los indonesios. En enero, China comenzó una serie de ejercicios militares tácticos y otras provocaciones peligrosamente cerca de Taiwán. En marzo, un barco chino embistió y hundió un barco pesquero vietnamita cerca de las Islas Paracelso. En abril, 10 barcos chinos entraron en la zee de Malasia, donde se enfrentaron con buques de exploración de petróleo malasios. El mismo mes, China declaró a las Paracelso y Spratlys subdivisiones de la ciudad china de Sansha, y luego renombró más de 80 elementos del Mar del Sur de China, una clara afirmación de dominio sobre el área. En mayo, China aceleró los planes para desarrollar infraestructura en Camboya, que casi con certeza otorgará a Pekín una base militar más firme en ese importante borde del mar Meridional de China.

Desde el final de la Segunda Guerra Mundial, EE UU había impuesto el dominio naval en el Mar del Sur de China y lo había mantenido libre y abierto al comercio. Ese control de EE UU fue tremendamente importante porque aproximadamente un tercio del comercio marítimo mundial (5,3 billones de dólares anuales) viaja a través del Mar del Sur de China. Ésta es una importante arteria comercial.

Pero ahora, China está tomando el control. Está intimidando y dominando a sus vecinos para que se sometan. Tiene el poder, gracias en gran medida a estas islas militarizadas, para detener el comercio de billones de dólares que se envía a través de esta área.

Eso demostraría ser un peligro colosal para EE UU y varias otras naciones—y podría conducir a un gran conflicto.

La historia muestra cuán importante es el cambio de poder que ahora está ocurriendo en el Mar del Sur de China. Durante la Segunda Guerra Mundial, cuando Japón tomó Singapur de Gran Bretaña, marcó el comienzo del fin del poderoso Imperio Británico. ¡Y eso fue un gran impulso para el poder japonés! China ahora exhibe una agresión de guerra similar en el mar Meridional de China, sobre el que EE UU tuvo control por mucho tiempo. China está alejando a la región del poder estadounidense al construir literalmente nuevas puertas marítimas, y militarizándolas.

Lo que es realmente espantoso es que, durante los primeros años de construcción de estas islas artificiales por parte de China, ésta aseveró repetidamente que nunca serían utilizadas para ningún propósito militar. En septiembre de 2015, por ejemplo, Xi Jinping se paró en el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca e hizo una promesa al presidente Barack Obama: “La relevante actividad de construcción que China está llevando a cabo en las Islas Nansha no apunta ni impacta a ningún país, y no hay intención de militarizar”, dijo, usando el nombre chino para el archipiélago Spratly. En los años siguientes, incluso cuando el PCCh fortificó y armó las islas, Xi y sus subordinados continuaron negando su verdadero y obvio propósito.

¿Cómo puede EE UU confiar en China cuando miente y engaña constantemente?

El comportamiento de China con el coronavirus, en el Mar del Sur de China, en prácticas comerciales ilegales y en tantas otras áreas, ¡deja tremendamente en claro que EE UU no puede confiar en China!

Eso significa que EE UU debería seguir siendo más fuerte que China, o estará invitando el desastre. Sin embargo, sin el dominio estratégico de las rutas marítimas cruciales, EE UU no será superior por mucho tiempo.

Una señal de Dios

Para entender lo que está sucediendo ahora en el Mar del Sur de China, y en la dinámica general de EE UU-China, es crucial saber por qué EE UU obtuvo el control sobre esa región oceánica. Y para entender esta historia, tenemos que volver mucho antes incluso de que se fundara EE UU—hace unos 3.500 años, hasta el patriarca Abraham.

Dios llamó a Abraham para un propósito especial. Génesis 22 muestra que como parte del trabajo de Dios con Abraham, le pidió que sacrificara a Isaac, su hijo único. ¡Ésa fue una prueba muy, muy dura! Pero Abraham confió profundamente en Dios y se mostró dispuesto a obedecerle, incluso con esta orden extremadamente difícil.

En el último momento, una vez que estuvo claro que Abraham estaba dispuesto a obedecer, Dios detuvo a Abraham de llevar a cabo tal sacrificio. Sin embargo, el que Abraham estuviera dispuesto a sacrificar a Isaac, fue un adelanto de lo que Dios el Padre realmente haría más tarde: ¡sacrificar a Su Hijo para pagar el precio por los pecados de toda la humanidad!

¡Qué asombrosa obediencia por parte de Abraham! Como resultado, Dios le dijo: “Por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo; de cierto te bendeciré, y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo y como la arena que está a la orilla del mar; y tu descendencia poseerá las puertas de sus enemigos” (Génesis 22:16-17).

Cuando Abraham pasó esta enorme prueba, Dios prometió no sólo que sus descendientes serían numerosos, sino también que llegarían a “poseer las puertas de sus enemigos”. ¡Esto es acerca de puertas marítimas!

En su libro Estados Unidos y Gran Bretaña en profecía, el fallecido Herbert W. Armstrong demostró que los pueblos de EE UU y el Reino Unido ¡son descendientes de Abraham! El Sr. Armstrong demostró que EE UU y Gran Bretaña provenían del nieto de Abraham, Israel, y del hijo de Israel, José, y que ellos recibieron esta posesión prometida de las “puertas”.

“Estos descendientes de José” se hicieron “numerosos” y “rodearon el mundo” y llegaron a “poseer las ‘puertas’ de las naciones enemigas”, escribió el Sr. Armstrong. “¡Gran Bretaña y EE UU tomaron posesión de todas las ‘puertas’ importantes en este mundo!”

Es irrefutable que hasta hace poco, EE UU y Gran Bretaña controlaban con orgullo casi todas las puertas marítimas importantes del mundo: ¡El canal de Panamá, el canal de Suez, Hong Kong, Sri Lanka, Singapur y más de una docena más!

Basado en Génesis 22:17, el Sr. Armstrong dijo que el hecho de que el Reino Unido y EE UU adquirieran estos emplazamientos oceánicos estratégicos demuestra que estas naciones son descendientes de la familia de Abraham. “Debemos ser el Israel moderno” él escribió.

Observe que estas puertas habrían pertenecido de otra forma a los “enemigos” de Israel. ¿Y quién controla muchas de estas puertas hoy? ¡China! Ya sea directa o indirectamente.

¡Los enemigos de Israel están tratando de controlar estas puertas marítimas porque odian a las naciones de Israel!

Ya sea que nos demos cuenta o no, ¡China y muchas otras naciones son nuestros enemigos!

La Biblia predijo la increíble adquisición de estas posesiones invaluables por parte de EE UU y el Reino Unido. También profetizó que EE UU y Gran Bretaña perderían el control de esas puertas más tarde.

Alcanzando a la gente

En Deuteronomio 28:52, Dios dice que si los descendientes de Abraham Lo rechazaban, Él haría que sus enemigos tomaran control de las puertas. “Pondrá sitio a todas tus ciudades [‘puertas’ en la versión KJ] hasta que caigan tus muros altos y fortificados en que tú confías, en toda tu tierra; sitiará, pues, todas tus [puertas] y toda la tierra que [el Eterno] tu Dios te hubiere dado”.

¡Nuestras naciones confían demasiado en su propio poder militar, y no en el Dios que los bendijo con las puertas marítimas! Debido a esto, las puertas marítimas de EE UU y Gran Bretaña están desapareciendo.

El Profeta Daniel explicó más sobre el por qué está sucediendo esto: “Conforme está escrito en la ley de Moisés [tal como esa profecía en Deuteronomio], todo este mal vino sobre nosotros; y no hemos implorado el favor de [el Eterno] nuestro Dios, para convertirnos de nuestras maldades y entender tu verdad. Por tanto, [el Eterno] veló sobre el mal y lo trajo sobre nosotros; porque justo es [el Eterno] nuestro Dios en todas sus obras que ha hecho, porque no obedecimos su voz” (Daniel 9:13-14).

¡Dios no está feliz con los descendientes nacionales de Israel en este tiempo del fin!

¡Él profetiza que se avecina un asedio económico devastador contra EE UU! (Ezequiel 4:1-5).

China no es el único “enemigo” que hace movimientos contra EE UU. La Unión Europea liderada por Alemania firmó un acuerdo comercial con México el 20 de abril. Podemos ver el comienzo de una guerra comercial en la que EE UU será asediado en todas sus puertas marítimas—exactamente como Deuteronomio 28:52 dice que sucederá.

El hecho de que China —la misma nación engañosa que desató el coronavirus en el mundo— ¡está ahora controlando el Mar del Sur de China, el cual EE UU controló desde hace mucho tiempo, demuestra que estas profecías se están cumpliendo!

Y la Biblia muestra que habrá muchas más malas noticias para EE UU y el Reino Unido. Dios dice que está en contra de Israel en este tiempo del fin (Ezequiel 13:8). ¡Ésta es la profecía más aterradora que usted pudiera escuchar! Pero Dios siempre advierte antes de castigar.

Dios no quiere que Israel sufra. Sin embargo, como Creador de la humanidad, Él sabe que (lamentablemente) la corrección dura es lo único que hará que la gran mayoría de las personas recurran a Él. Ocho versículos en Ezequiel describen el sufrimiento como un medio para enseñar a la gente acerca de Dios. ¡Finalmente conocerán a Dios! Esa es la buena noticia. Y esa es la razón por la que todo esto está sucediendo.

¡Oh, qué sufrimiento vendrá si la gente no despierta! Pero Dios protegerá a unos pocos que hacen Su obra hoy antes del regreso de Jesucristo (Ezequiel 5:3—esto se explica en mi libro gratuito Ezequiel: El profeta del tiempo del fin). ¡El trabajo de la Iglesia de Dios de Filadelfia es advertir sobre la próxima crisis de las crisis! 

Boletín, AD