Couple%20on%20beach 163642085 istock%20jhorrocks

iStock/JHorrocks

La hermosa verdad que resolvería los escándalos sexuales

22/05/2018  •  de latrompeta.es
¿Por qué creó Dios el sexo? Su propósito es mucho más profundo y más hermoso que lo que la mayoría de la gente se da cuenta.
 

Los escándalos sexuales están por todas partes en Estados Unidos y Gran Bretaña hoy en día. Muchos políticos destacados, líderes de empresas y artistas famosos están siendo expuestos por haber cometido abuso sexual, dañar y abusar de otras personas.

Para mucha gente, el sexo es una maldición, que destruye matrimonios y daña a los hijos por el resto de sus vidas.

¡Dios tiene el propósito de que la sexualidad, sea una bendición maravillosa para nosotros! Los propósitos de Dios para el sexo son tan hermosos, ¡que deberían dejarnos casi mareados de alegría!

Pero este mundo está completamente ciego a los propósitos de Dios para la sexualidad. Y como resultado está sufriendo por eso.

El sistema educativo de este mundo no puede enseñarle acerca del sexo. La mayoría de la gente que está atrapada en estos escándalos fue educada en algunas de las instituciones más prestigiosas que este mundo puede ofrecer. Estas instituciones no les enseñan a las personas a conducirse correctamente en cuanto al sexo. Ellas no saben nada acerca de por qué Dios lo creó.

Pero usted no tiene por qué estar ciego al respecto. Los propósitos de Dios para la sexualidad se pueden comprobar en la Biblia, y usted también puede comprobarlos al aplicarlos en su propia vida.

¡Dios creó la sexualidad!

¿De dónde proviene el sexo? Esta complicada dimensión de la vida no es un accidente de la evolución. Está bellamente diseñada por un Creador inteligente y todopoderoso.

Vea el relato de la creación en la Biblia. “Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó. Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra…” (Génesis 1:26-28).

Note que Dios dijo que Su creación, incluyendo la función de la sexualidad, ¡era “muy buena”! (versículo 31). No hay nada de vergonzoso acerca del sexo, si es usado de la manera que Dios lo propuso.

Dios nos creó hombre y mujer. Él creó dos tipos de aparatos sexuales. ¿Por qué? ¿Sabía usted que los ángeles no son hombre ni mujer? Dios también hizo a estos brillantes y deslumbrantes seres espirituales, pero no los creó para que se reprodujeran (Mateo 22:30). Él hizo a cada uno de ellos en forma individual. ¿Entonces, por qué hizo a los seres humanos capaces de reproducirse? Dios incluso nos ordenó “llenar”, o poblar, la Tierra. El ser capaces de reproducirse de la manera que Dios lo hace, es una asombrosa oportunidad como veremos más adelante.

Cuando usted piensa sobre los propósitos de la sexualidad, probablemente piensa primero en la reproducción. Pero eso está mucho muy lejos de ser el único propósito.

El educador Herbert W. Armstrong escribió el mejor libro (después de la Biblia) nunca antes escrito sobre la sexualidad. Su título es La dimensión desconocida de la sexualidad, y con mucho gusto le enviaremos una copia gratuita. “¡Ahora llegamos a la gran verdad!” escribió él. “¡La sexualidad fue diseñada y creada en los seres humanos para cumplir propósitos que no se limitan a la reproducción, propósitos totalmente ajenos a la vida animal o vegetal! Pero, ¡el mundo ha continuado en ignorancia infeliz y destructiva de estos propósitos gloriosos otorgados por Dios!”

El Sr. Armstrong lo escribió casi al final de su vida. Él conoció y vivió los propósitos de Dios para la sexualidad, y anhelaba rescatar a la humanidad del dolor y el sufrimiento que viene por usar el sexo de forma incorrecta.

Mire alrededor. Es claro ver que los seres humanos usan el sexo por otras razones más que solo la reproducción. Algunas de estas razones son perversas y se deben evitar completamente, de lo contrario resultan en escándalos sexuales.

Propósito sagrado entre los seres humanos

“Ahora bien, la reproducción como tal es una función común a las plantas, los animales y los seres humanos”, continuó el Sr. Armstrong. “Pero en los humanos ¡la reproducción tiene un significado sagrado, en un plano a nivel Divino que no tiene en ningún otro tipo de vida!”

En los animales, la reproducción no es nada más que reproducción. En los seres humanos, la reproducción apunta a un maravilloso paralelo espiritual. Los bebés humanos son muy diferentes de las crías animales. Solo los seres humanos nacen como herederos de la salvación; ¡herederos de Dios! ¡El matrimonio, la familia y la sexualidad tienen significado en el plano Divino!

El Sr. Armstrong continuó: “Hay un significado profundamente espiritual en el engendramiento, gestación y nacimiento del ser humano que eleva estas fases muy por encima de la simple reproducción animal. El ser humano es engendrado por medio del acto sexual. Y este proceso de engendramiento, gestación y nacimiento es una fiel representación del proceso de salvación espiritual y del don de la vida eterna, ¡hecho posible por medio de Jesucristo!”

¡Los seres humanos no son animales! Nosotros podemos ser engendrados espiritualmente al recibir el Espíritu Santo, y después ¡nacer espiritualmente como hijos de Dios! ¡Ningún animal o ángel tiene tal potencial!

Satanás trabaja diligentemente para ocultar al mundo los propósitos de Dios para la sexualidad, porque estos apuntan a nuestra salvación. Él quiere ocultar el plan de salvación de Dios, el cual se trata completamente de la familia.

Durante Su ministerio en la Tierra, Jesucristo también lidió con la ignorancia respecto al sexo. Él les dijo a los fariseos: “¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre” (Mateo 19:4-6).

La reproducción es el primero y más obvio de los propósitos de la sexualidad. Al reprender a los fariseos, Jesucristo reveló un segundo propósito para la sexualidad: para que fuera una expresión de amor entre un hombre y una mujer dentro del matrimonio. “¿Por qué se casan los seres humanos?”, preguntó el Sr. Armstrong. “Porque Dios los creó varón y hembra; porque Dios creó la sexualidad. ¡La sexualidad no es producto de una evolución ciega, sino del designio de una mente inteligente!” (ibíd.).

Dios ordenó la institución del matrimonio. Si la reproducción fuera la única finalidad de la sexualidad, el matrimonio no sería necesario. Obviamente, y en especial en nuestro tiempo, la gente tiene hijos fuera del matrimonio todo el tiempo. Y por supuesto, los animales no se casan, pero sí se reproducen.

El matrimonio es una unión física, pero es una institución divina. Dios fundó el matrimonio; ¡éste no evolucionó!

El Partido Comunista en la urss era anti-familia. Los líderes soviéticos experimentaron con abolir el matrimonio, ¡y los resultados fueron desastrosos! ¡Más tarde ellos revirtieron esa política para poder preservar la unión!

Nuestros principales educadores, científicos y psicólogos creen en la evolución, una hipótesis improbable que es anti-Dios en todas las formas. No conocen el origen ni el propósito de la sexualidad. Ni siquiera tienen una pista de por qué existe el matrimonio. Rechazan la Biblia y en su lugar confían en el razonamiento humano, el que lleva solamente al desastre. El mundo ahora está al borde de la destrucción nuclear como resultado de nuestra confianza en el intelecto humano en vez del Dios Todopoderoso.

La concepción física es un tipo del recibimiento del Espíritu Santo. La gestación física es un tipo de la persona escogida por Dios siendo nutrida y protegida dentro de la única verdadera Iglesia hasta el retorno de Jesucristo. Y el nacimiento físico es un tipo de nuestra próxima transición de carne mortal a hijos inmortales de Dios. La familia humana es un tipo de la Familia Dios. El matrimonio humano es un tipo del próximo matrimonio espiritual entre Jesucristo y los santos fieles de Dios que hacen Su Obra hoy día (Efesios 5:22-33). (Lea La dimensión desconocida de la sexualidad para aprender más acerca de estos inspiradores paralelos).

Los ángeles no se casan. Ellos no tienen vida de hogar, vida familiar o sexo. Después que los ángeles fallaron en establecer el gobierno de Dios en la Tierra, Dios se dio cuenta de que solo podía depender de Él mismo para hacer esto. Así que Él decidió reproducirse a sí mismo, ¡y lo hizo en el hombre!

¡Solo el hombre!

El Sr. Armstrong escribió: “Capte esta colosal verdad, ¡si puede! ¡He aquí la máxima verdad que se pudiera jamás conocer! El hombre, y solo el hombre puede, de todas las formas de vida creadas por Dios, nacer dentro de la Familia Dios, ¡el Reino de Dios! A los animales nunca se les dio la relación familiar. A los ángeles nunca se les dio entrada en la familia. La relación familiar es una relación al nivel de Dios (no al de los ángeles), y fue dada al hombre porque solo el hombre ha de nacer dentro de la Familia Dios. De todas las formas de vida (sea vegetal, animal o angelical) en toda la creación, ¡solo el hombre ha sido creado para el matrimonio, el hogar y la vida de familia!”

“Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi hijo eres tú, Yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, y él me será a mí Hijo? (Hebreos 1:5). Solo los seres humanos pueden ser engendrados y más tarde nacer como hijos de Dios. Dios es nuestro Padre. Cristo es nuestro Esposo. ¡Todo esto es acerca de familia! Los ángeles, con todo lo magníficos que son, ¡nunca han tenido la oportunidad de ser reales hijos nacidos de Dios!

¡Miles de millones de personas han vivido y muerto sin tener este entendimiento! Pronto ellos serán resucitados y se les enseñará el asombroso propósito de Dios para la sexualidad, el matrimonio y la familia. Esta es la verdad más extraordinaria que usted pueda alguna vez escuchar, y se relaciona completamente con el sexo entre seres humanos.

Los problemas sexuales en la Tierra realmente son el resultado del quebrantamiento de las leyes. Las leyes de Dios sobre el sexo son invisibles, tal como la ley de la gravedad. ¡Usted no puede desafiar a la gravedad! Ya sea que entendamos estas leyes o no, aun así estamos sujetos a los efectos de quebrantarlas. Demasiadas personas hoy merodean por sexo igual que los gatos callejeros. Eso nunca traerá felicidad.

Lea Efesios 5:22-33 para entender cómo hacer que su matrimonio sea realmente feliz. Dios define claramente el rol del hombre y el rol de la mujer. ¡El hombre debe guiar y estar dispuesto a morir por su esposa! (versículo 25).

“Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la Iglesia” (versículo 32). Estos principios se aplican al matrimonio físico, pero principalmente se refieren al matrimonio espiritual (Apocalipsis 19:7). Nosotros podemos casarnos con Cristo, si es que lo obedecemos hoy. El matrimonio físico y la sexualidad nos preparan para ese glorioso futuro.

El sexo trae abundante amor a nuestros matrimonios. Un tema común en casi todos los escándalos sexuales recientes es la crueldad del hombre; el egoísmo bruto. Nuestros matrimonios deben ser completamente diferentes. La sexualidad debe hacer que los esposos y esposas se acerquen más. Tener hijos dentro del matrimonio, ¡es una bendición!

Los propósitos de Dios para el sexo están llenos de belleza e inspiración. ¡Qué increíble potencial tenemos con el matrimonio, la familia y la sexualidad! Si tan solo la gente usara el sexo para los propósitos que Dios tenía en mente, encontraría que es una real bendición como Dios propuso que fuera, ¡sin efectos negativos! 

Newsletter_ES