180307 matteo%20salvini gettyimages 927476182
Matteo Silvini, líder del partido político Liga Norte.

Piero Cruciatti/AFP/Getty Images

Italia: termina el juego para la política tradicional

27/07/2018  •  de latrompeta.es
¿Hacia dónde conducirá a Europa el terremoto electoral de Italia?
 

Italia es el último país de Europa en experimentar un terremoto político. Casi la mitad de los votos en la elección general del 4 de marzo fue de partidos extremos. Alemania luchó aproximadamente seis meses para formar una coalición porque los partidos extremos obtuvieron el 22 por ciento de los votos de las elecciones generales de septiembre. En Italia, es mucho peor. Los extremos acaban de volverse los dominantes.

El partido que recibió la mayoría de los votos es el Movimiento Cinco Estrellas. Fue fundado en 2009 por el comediante Beppe Grillo. Este partido quiere expulsar a la élite y traer un nuevo sistema político. Ha defendido el uso de encuestas en línea para tomar decisiones importantes basadas en la voluntad de sus miembros. Tiene opiniones populistas de izquierda y exige “ingresos para la ciudadanía” que garanticen a todos los ciudadanos casi 1.000 dólares al mes mientras estén trabajando o buscando trabajo.

El otro gran ganador es Lega (la Liga). Originalmente llamada Lega Nord (Liga Norte), era un partido extremista de derecha que hacía campaña por la autonomía e incluso la independencia del norte de Italia. Pero ha dejado de lado el “Norte” y ha hecho campaña por políticas antiinmigrantes y anti-UE, pidiendo deportaciones masivas, etc. Liga es ahora el mayor partido de derecha de Italia.

Combinados, estos partidos recibieron una porción ligeramente inferior al 50 por ciento de los votos. En la mayoría de los países, ambos partidos habrían sido considerados demasiado extremos para tener un papel importante en el gobierno. El sistema político de Italia les da mucho poder a los partidos pequeños. Liga Norte era un miembro menor de los anteriores gobiernos nacionales. Pero ahora Liga y el Movimiento Cinco Estrellas son tan populares entre los votantes que será imposible formar un gobierno estable sin al menos uno de ellos. De hecho, será difícil formar un gobierno estable que no sea liderado por uno de ellos.

Este es el juego final para la política tradicional. Las democracias han muerto de esta manera antes. Italia tiene uno de los sistemas políticos más disfuncionales en Europa. Ha tenido 65 gobiernos en los 72 años desde 1946, pero nunca había estado en una situación como esta.

Ambrose Evans-Pritchard del Telegraph lo llamó un “giro revolucionario en la historia de posguerra de Europa”. Él escribió: “Los partidos populistas de izquierda y derecha dominan por primera vez el panorama político de un importante Estado de la eurozona, y se comprometen abiertamente a desafiar las reglas fiscales, los códigos bancarios y las políticas migratorias de la UE” (5 de marzo).

El futuro inmediato es una incógnita. El pronóstico más común es que el gobierno de Italia sufrirá semanas o incluso meses de parálisis, seguida por nuevas elecciones. Alternativamente, los partidos principales podrían comprometerse y unirse a uno de estos dos partidos extremos para formar un gobierno. Pero incluso aquí no hay compromisos fáciles disponibles.

Si el Movimiento Cinco Estrellas y Liga se unen para formar el próximo gobierno de Italia, Alemania estará enfrentando un escenario de pesadilla. Aunque los dos partidos marginales italianos están en desacuerdo en muchos temas, tienen un enfoque similar con respecto a Europa. Ambos han hablado de abandonar el euro (aunque ambos desistieron de esta posición agresiva antes de la elección). Ambos hicieron campaña sobre la idea de mantener la moneda, pero ignorando todas las reglas impuestas por la eurozona. Ambos dijeron que aumentarían los niveles de deuda ya altos de Italia, y quizás incluso introducirían una moneda paralela. En tal caso, estarían rompiendo abiertamente las reglas de la eurozona, desafiando a Alemania a hacer algo al respecto.

“Es ‘No’ a Berlín, ‘No’ a París, y ‘No’ a Bruselas: los italianos van a decidir por Italia de ahora en adelante”, dijo el líder de Liga Matteo Salvini. Él ha llamado al euro un “crimen contra la humanidad”.

Si Liga (y el Movimiento Cinco Estrellas) consigue lo que quiere, corre el riesgo de apilar casi todas las crisis separadas de Europa en un gran infierno. El nuevo gobierno de coalición alemán, con tantos meses de trabajo, está dividido por la crisis del euro. Este tipo de crisis en Italia podría romper la coalición alemana e incrementar aún más el apoyo al partido de derecha, Alternativa para Alemania. Esto podría desencadenar otro estallido de la crisis del euro y profundizar las grietas en la eurozona.

Una eurozona al borde de la guerra civil. Una Alemania que apenas ha logrado reunir a un gobierno después de las negociaciones de coalición más largas de la historia. España luchando para mantenerse unida como un país, su gobierno posiblemente al punto del colapso. Esta es Europa hoy; un continente al borde de una transformación masiva. Continuar en lo mismo simplemente no puede seguir siendo una opción por mucho más tiempo.

La Biblia anticipa esta transformación. Apocalipsis 17, describe una unión estrecha de 10 reyes, bajo un líder fuerte. Actualmente, Europa es una colección dispersa de 28 democracias bajo 28 jefes de gobierno y tres presidentes europeos. Aunque ellos han tratado de estrechar esa colección en una unión más fuerte y han dado pasos significativos, una Europa federal sólida ha permanecido esquiva.

¿Por qué? Porque unirse a un súper Estado es una tarea enorme. Y los europeos solo abandonarán grandes porciones de soberanía en una crisis extrema.

En la Pura Verdad de noviembre de 1965, Herbert W. Armstrong escribió acerca de un “hecho fuerte y severo” que las naciones de Europa deben enfrentar. “Ese hecho crucial es este: las naciones de Europa son completamente incapaces de unirse por su propia maniobra política”, escribió él. “Por más de 31 años, ¡la Pura Verdad ha dicho que Europa se unirá! También por más de 31 años hemos dicho que estos países no pueden estar de acuerdo entre ellos”.

¿Cómo se pueden unir? El Sr. Armstrong respondió así a esa pregunta: “Durante años la Pura Verdad ha dicho que estas naciones van a tener que darse cuenta de su incapacidad para unirse políticamente, y así elegir a un líder común político y militar en el que todos puedan confiar. ¡Finalmente tendrán que enfrentar el hecho de que deben buscar una autoridad suprema en la que todos puedan confiar! Esa autoridad suprema no puede ser un político, o un general (De Gaulle es ambos). ¡La única respuesta posible es un líder religioso!”…

“¡Observe cómo los acontecimientos se aceleran repentinamente hacia la unión política y militar europea, a través de la unión religiosa! Esta nueva tendencia podría no comenzar este año, o el próximo. Pero en muy pocos años como máximo, debe comenzar. Y cuando lo haga, los eventos pasarán rápidamente con una velocidad de rayo que sorprenderá al mundo”.

El Sr. Armstrong escribió eso hace más de 50 años, y los europeos aún no se han tornado a la religión para unirse. Hasta que no lo hagan, simplemente no se pueden unir. Y si Europa no se puede unir, sus crisis seguirán empeorando.

Jean Monnet, uno de los padres fundadores de la UE, famosamente dijo que “Europa será forjada en crisis, y será la suma de las soluciones adoptadas para esas crisis”. Los diseñadores de la moneda del euro sabían que nunca funcionaría, que una moneda común sin un gobierno común provocaría crisis continuas. Para más sobre esto, lea nuestro artículo “Por qué Europa se dirige a una crisis que sacudirá la Tierra” (theTrumpet.com/12875, disponible solo en inglés).

Pero ni estas crisis han podido forzar a Europa a unirse por completo. Las crisis continuarán hasta que Europa esté tan desesperada por una solución que acudirá a un poder religioso. Apocalipsis 17 deja claro que el súper Estado europeo de 10 naciones será liderado por una Iglesia.

El jefe de redacción de Trompeta Gerald Flurry explicó en abril de 2006 cómo sucedería esto: “A través de la historia de Europa, lo que la ha ayudado a vencer su división ha sido una unidad de propósito entre Iglesia y Estado. Carlomagno demostró cuán fuerte podría ser Europa cuando formó una sociedad entre Alemania y la Iglesia católica romana para crear el Sacro Imperio Romano. Ese imperio se ha levantado repetidamente desde entonces”.

“Pero esta unión de Iglesia y Estado no siempre ha sido un matrimonio feliz. Por lo general, los dos se han unido debido a una crisis, una emergencia”…

“Herbert W. Armstrong creyó que el mismo patrón ocurriría de nuevo en nuestro tiempo, que las naciones europeas se unirían de repente debido a una crisis y que la Iglesia católica romana jugaría un papel enorme en resolver esa emergencia. ¡En tiempos de crisis, la religión tiene una forma de unir a las personas!”…

“Se están desarrollando crisis que podrían llevar a esta ‘emergencia’ que causará que Europa busque a una Alemania recién fortalecida y termine unificando a Iglesia y Estado; crisis que van desde el debilitamiento de la economía de EE UU hasta el peligro que se está gestando en Oriente Medio”.

El camino adelante para Italia y Europa es caótico e incierto. Pero la Biblia deja claro que este es el destino final para los europeos: una unión de Iglesia y Estado que forma uno de los poderes más fuertes en la historia. 

Newsletter_ES