Jerusalemtarget920

iStock.com/Gorsh13/iStock.com/Raspirator/Ilustración de la Trompeta

Irak está conquistado—hacia Jerusalén

14/05/2019  •  de latrompeta.es
Después de 40 años de lucha, Irán finalmente ha sometido a Irak. Ahora pone su mira en el premio mayor.
 

“Ahora la nación iraní espera ansiosamente el establecimiento del Ejército de Jerusalén”. Esta desafiante declaración se encuentra en la primera carta constitutiva oficial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica ( cgri ), escrita en diciembre de 1981.

Eso ocurrió solo un año después del ataque a Irán por parte del Irak de Sadam Husein, buscando capitalizar la inestabilidad tras la revolución iraní un año antes. Irán estaba profundamente enfocado en repeler un ataque iraquí.

¿Entonces por qué establecer un ejército de Jerusalén? Porque en el corazón de muchos de los revolucionarios iraníes, librar una guerra ofensiva contra Irak era un paso necesario hacia el verdadero premio: tomar Jerusalén.

“El cgri argumentó que la ‘mayor victoria’ de liberar a Jerusalén de la ocupación israelí solo podría lograrse después de la ‘victoria menor’ de derrotar a Sadam Husein”, escribió en 2016 Afshon Ostovar en su libro Vanguard of the Imam: Religion, Politics and Iran’s Revolutionary Guards [Vanguardia del Imán: Religión, Política y la Guardia Revolucionaria de Irán]. “Irak comenzó a ser visto como la puerta literal así como también figurativa hacia Jerusalén, y como el primer paso hacia la emancipación de las sociedades musulmanas”. Un eslogan popular durante la guerra en Irak fue, “el camino hacia Jerusalén pasa por Kerbala”, la ubicación de lugares santos shiíes al sur de Bagdad.

Esa era la causa que ardía en los corazones iraníes cuando libraron la guerra en Irak por ocho largos años en la década de 1980. Incluso después de que un millón de almas perecieron y la guerra terminó de manera inconclusa, aquella ambición no murió: Irak, luego Jerusalén.

Han tardado décadas, pero los acontecimientos recientes muestran que Irán finalmente está terminando la primera parte de la misión de larga data, y procediendo a la siguiente.

Señales de victoria

A principios de marzo, el presidente iraní Hasan Rohaní y una enorme delegación comenzaron una visita de Estado de tres días a Bagdad. Este fue el primer viaje de Rohaní a la capital de Irak desde que asumió la presidencia en 2013, el cual señaló la victoria de Irán sobre Estados Unidos por la influencia en Irak después de Sadam.

Las fotos del viaje de Rohaní mostraban una mesa larga en reuniones con funcionarios iraquíes, con al menos 16 hombres presentes en cada lado. Estaban firmando un montón de acuerdos destinados a consolidar una alianza.

La visita se produjo precisamente mientras EE UU estaba trabajando para castigar al régimen iraní con sanciones financieras estrictas. Al cortar los fondos, Washington pretende forzar a Teherán a suavizar su postura bélica en la región, y esperaba que Irak apoyara al menos algunas de estas sanciones, pero la visita de Rohaní a Bagdad hirió esa esperanza.

“Consideramos que este viaje es un nuevo comienzo en nuestras relaciones con Irak”, dijo el ministro de relaciones exteriores de Irán, Yavad Zarif. Él discutió los “intereses conjuntos” y la “cooperación regional”, y agradeció a Irak por haber “rechazado las sanciones injustas e ilegales impuestas al pueblo iraní”.

Al mismo tiempo, los legisladores iraquíes están presionando a EE UU para que evacúe las tropas que aún tiene en Irak.

Actualmente, EE UU tiene unas 5.000 fuerzas en una base aérea iraquí; un puesto crítico en la lucha contra el remanente del Estado Islámico en Siria e Irak. Pero la presencia de EE UU allí no es solo a causa del grupo terrorista. En una entrevista dada en febrero al programa Face the Nation de la cbs, el presidente de EE UU Donald Trump hizo un comentario improvisado revelando que parte de la razón de quedarse en la base es para vigilar a Irán.

La reacción de Irak a esa declaración fue negativa y enfática. “No agobien a Irak con sus propios problemas”, respondió el presidente iraquí Barham Salih. “EE UU es una gran potencia (…) pero no persiga sus propias prioridades políticas. Nosotros vivimos aquí”. La Alianza Fatah, el segundo partido más grande del Parlamento iraquí, está ahora presionando para que las tropas estadounidenses se vayan. A medida que aumenta la presión, la evacuación completa de EE UU parece ser solo una cuestión de tiempo.

Soleimani—conquistador de Kerbala

El mismo fin de semana de la visita de Rohaní a Bagdad, tuvo lugar otro evento importante. Justo cuando Rohaní se estaba preparando para partir en su viaje, el líder supremo de Irán, el Ayatolá Alí Jamenei, estaba en una función oficial; la primera en su tipo desde que fue establecida la República Islámica en 1979. Jamenei otorgó la prestigiosa Orden de Zulfikar, el más alto honor militar, al General Qasem Soleimani, el único oficial militar iraní en recibirlo en los últimos 40 años.

¿Por qué condecorar a Soleimani ahora? Uno no puede dejar de reconocer la conexión con las reuniones que Rohaní iba a celebrar en Bagdad.

De hecho, Soleimani estaba siendo honrado por su papel crítico en la toma de Irak, una tarea que se remonta claramente a los días de la Revolución Islámica de 1979.

Soleimani acababa de cumplir 22 años. Él se ofreció como voluntario para el recién establecido Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica. Esta fuerza militar estaba separada del ejército oficial de Irán, en el que no se podía confiar para garantizar la continuación de la revolución. Al principio, el cgri fue usado para aplacar la disidencia interna, pero cuando comenzó la Guerra Irak-Irán, fue llamado a defender el país contra la invasión de Sadam Husein.

Durante los siguientes ocho sangrientos años, Soleimani demostró su coraje en el campo de batalla. Subió de rango, y al final se convirtió en un comandante de división cuando aún estaba en sus 20 años. Después de la guerra, siguió siendo un comandante del cgri.

A fines de 1997, Soleimani asumió el liderazgo de la Fuerza Quds del cgri, una unidad expedicionaria especial que organiza la acción iraní en dominios extranjeros. Quds es el término árabe para Jerusalén, lo que revela el objetivo final de dicha fuerza. Bajo Soleimani, la Fuerza Quds supervisó la capacitación y la toma de decisiones de los representantes de Irán: dirigió a Hezbolá en el sur del Líbano y a Hamás en Gaza; realizó misiones en Afganistán, y por supuesto, en Irak.

Dentro de Irak, Soleimani se ganó el afecto de varios movimientos shiíes que se enojaron contra el gobierno suní de Sadam. Luego, en 2003, Estados Unidos invadió para remover a Husein. Por un momento, una alianza temporal e informal surgió entre las fuerzas armadas de EE UU y los activos de Soleimani.

Cuando cayó Sadam Husein, el jefe de redacción de la Trompeta, Gerald Flurry, escribió esto en la edición (en inglés) de junio de 2003: “Sadam Husein era el único líder al que Irán temía. Ahora EE UU lo ha sacado del camino. Pero, ¿tiene EE UU la voluntad o la fuerza para proteger el botín de guerra? La profecía afirma que no la tiene”.

“¿Hemos despejado el camino para que el Irán shií gobierne sobre el Irak shií?”.

En ese artículo, también escribió: “Puede parecer impactante, dada la presencia de EE UU en la región en este momento, pero la profecía indica que, en pos de su objetivo, Irán probablemente tomará el control de Irak”.

Hoy, 16 años después, esa profecía se ha cumplido.

Guerra en las sombras contra Estados Unidos

Poco después de que las fuerzas de EE UU y de la coalición expulsaron al régimen de Husein, Irán inició una guerra en las sombras a largo plazo contra EE UU en Irak. ¿Quién dirigió esa guerra? Nada menos que Qasem Soleimani.

En 2004, la Fuerza Quds comenzó a inundar Irak con bombas letales en las carreteras a las que los estadounidenses llamaron efps, siglas en inglés para “proyectiles formados por explosión”. Estas ojivas, que disparan una bala de cobre fundido capaz de penetrar una armadura, causaron estragos en las fuerzas de la coalición. Los efps solo podían ser hechos por técnicos expertos, y a menudo eran activados por sensores de movimiento sofisticados. “No había ninguna duda de dónde venían”, dijo el general Stanley McChrystal, jefe del Comando Conjunto de Operaciones Especiales en ese momento, al New Yorker en 2013. “Sabíamos dónde estaban todas las fábricas en Irán”.

En 2008, al sentir el éxito del aumento de tropas de EE UU, Soleimani se acercó al general de EE UU al mando y le dijo: “Estimado general Petraeus, usted tiene que saber que yo, Qasem Soleimani, controlo la política de Irán con respecto a Irak, Líbano, Gaza y Afganistán. Y, de hecho, el embajador en Bagdad es un miembro de la Fuerza Quds. El individuo que lo va a reemplazar es un miembro de la Fuerza Quds”.

Petraeus se negó a negociar con este hombre, cuyas manos estaban manchadas con tanta sangre estadounidense. En ese momento, EE UU parecía estar ganando en Irak.

Pronto, sin embargo, una nueva administración se hizo cargo de Washington. El presidente Barack Obama decidió que era hora de retirar las fuerzas de Irak.

Después de esa reducción, en ausencia de EE UU, surgió el Estado Islámico suní para luchar prácticamente contra todos en la región, especialmente los shiíes de Irak. Irak y los kurdos en el norte de Irak, recibieron la bienvenida ayuda de Soleimani en forma de armas y liderazgo. Las principales fuerzas terrestres en Irak no eran el ejército iraquí, sino las milicias shiíes, que sumaban más de 100.000 soldados, que se habían aliado con Soleimani años antes. Y éstas continuaban respondiendo a Soleimani.

Nuevamente, EE UU fue llamado a proporcionar la cobertura aérea para liberar a Irak, esta vez del brutal Estado Islámico. Así que EE UU en realidad se encontró a sí mismo trabajando con Irán.

El Sr. Flurry escribió sobre la locura de la situación en la Trompeta de marzo-abril de 2018: “Al ver lo que Irán está haciendo, resulta desconcertante que EE UU haya seguido una estrategia antiterrorista que haya implicado luchar junto con Irán; ¡el principal Estado patrocinador del terrorismo! Para que EE UU esté luchando junto con Irán, ¡algo debe estar terriblemente mal! ¡Hemos caído en una trampa mortal!…”.

“Estados Unidos en realidad no está luchando al lado de Irán, ¡lo estamos potenciando! Ahora Irán se ve como un compañero efectivo y útil en la guerra contra el terrorismo. ¡EE UU ha ayudado a que Irán parezca ser el salvador en Irak y Siria!”.

Esta estrategia miope es la que creó las condiciones que culminaron en los eventos de marzo. Recapitulando: el presidente iraní, Hasan Rohaní, estaba en Bagdad consolidando una nueva relación con Irak. Y el general Qasem Soleimani estaba en Teherán recibiendo el más alto honor militar que Irán puede ofrecer.

Ciertamente, el momento del premio no se perdió en los iraníes; no en aquellos con un sentido de la historia. Reconoció que, durante 40 años, Soleimani ha luchado por la revolución, una revolución cuya primera misión fue conquistar Irak. Soleimani estuvo allí en la década de 1980 en las líneas del frente contra Sadam Husein. Después de que EE UU derrocó a Sadam en 2003, Soleimani lideró la larga guerra en las sombras contra EE UU en Irak. Desde 2014 hasta ahora, él ha movilizado y luego comandado a las milicias shiíes para combatir al Estado Islámico.

Ahora, en 2019, con el Estado Islámico casi vencido y EE UU preparándose para desalojar, Soleimani está siendo reconocido como el conquistador de Kerbala.

¿Qué sigue? Basta con mirar el credo del cgri: el camino que pasa por Kerbala termina en Jerusalén.

‘Hacia Jerusalén’

Casi en el momento justo, pocos días después de la condecoración de Soleimani, Irán anunció un nuevo ejercicio ofensivo relacionado con el uso masivo de drones. Estos no eran simples drones diseñados para vuelos de reconocimiento, sino drones de ataque que pueden volar grandes distancias y transportar cargas masivas de explosivos.

Este ejercicio aéreo sobre el Golfo Pérsico el 14 de marzo fue el primer simulacro a gran escala con drones ofensivos, informó el Washington Post. Los 50 drones Shahed 171 de fabricación iraní eran copias del avión teledirigido Sentinel RQ-170, construido por EE UU, que cayó en territorio iraní en 2011. En ese momento, el presidente Obama decidió no recuperar o destruir el dron, por temor a que Irán lo percibiera como un acto de guerra.

Con este ejercicio militar, parece que los iraníes han copiado con éxito la tecnología estadounidense. En el ejercicio, los drones volaron más de 990 kilómetros, antes de alcanzar con éxito su objetivo previsto en una isla del Golfo Pérsico, ubicada dentro de las aguas territoriales de Irán.

Sin embargo, más importante que el éxito de los ejercicios es el nombre que le dio el cgri: “Hacia Jerusalén 1”.

La conexión con los eventos anteriores de la misma semana es inconfundible. Así como el cgri lo anunció hace casi 40 años, Irán conquistó Kerbala, y ahora está avanzando hacia el verdadero premio.

Lo que dice la profecía

Si bien es impresionante presenciar el compromiso a largo plazo de Irán con su estrategia en el Oriente Medio, hay algo mucho más extraordinario en juego con el ascenso de Irán, su conquista de Irak y su jugada por Jerusalén.

Hace más de 2.500 años, solo tres años después de que los antiguos babilonios fueron conquistados por los antepasados de los iraníes (los persas), el profeta Daniel registró una profecía impresionante. Esta única profecía, la más larga de la Biblia, registrada en Daniel 11, detalla el ascenso y caída de los reinos en los años posteriores a la caída del Imperio Persa. La mayor parte del capítulo trata de dos de esos reinos, “el rey del sur”, con sede en Egipto, y “el rey del norte”, con sede en Mesopotamia. Los primeros versículos del capítulo fueron cumplidos por los reinos ptolemaico y seléucida, respectivamente.

Sin embargo, ¡no toda esta profecía se cumplió en la antigüedad! La última parte del capítulo es para “el tiempo del fin”.

El versículo 40 dice: “Pero al cabo del tiempo el rey del sur contenderá con él; y el rey del norte se levantará contra él como una tempestad, con carros y gente de a caballo, y muchas naves; y entrará por las tierras, e inundará, y pasará”.

Los ptolemaicos y los seléucida desaparecieron hace mucho tiempo. ¿Quiénes, entonces, son las contrapartes modernas del rey del sur y del rey del norte? Por favor, considere el siguiente pronóstico de la Trompeta de hace mucho tiempo.

Nuestra edición de septiembre-octubre de 1990 presentó un artículo titulado “El rey del sur: ¿está ahora en la escena mundial?”. El Sr. Flurry identificó a este “rey” como un bloque de poder en Oriente Medio, posiblemente dirigido por el presidente iraquí Sadam Husein, que se enfrentaría violentamente con “el rey del norte”.

En 1992, les dijo a los lectores de la Trompeta que él creía que Irán sería el rey del islam radical. Luego, en diciembre de 1994, mientras Sadam Husein aún estaba en el poder, el Sr. Flurry preguntó: “¿Está Irak a punto de caer ante Irán?”. En la Trompeta de julio de 1998, él escribió: “Se está preparando el escenario para que un grupo islámico de naciones sea liderado por Irán como el profetizado rey del sur. (…) Irán tiene una política exterior con mucha ‘contienda”.

En la Trompeta de febrero de 1995, el Sr. Flurry reprendió a Occidente por estar “hechizado por los tratados de paz” y, por lo tanto, sufriendo de una ceguera voluntaria a “la conspiración masiva de Irán para controlar el Oriente Medio”. Luego escribió: “La joya más preciosa del plan de Irán es conquistar Jerusalén. Esto entonces galvanizaría al mundo islámico tras de Irán” (énfasis agregado).

¿Qué significa todo esto? Significa que hace 2.500 años, Dios le dio al profeta Daniel una visión para el tiempo del fin, nuestro tiempo hoy. Basándose en esa profecía, el Sr. Flurry escribió hace 25 años que Irán encabezaría al rey del sur, que Irak caería bajo Irán y que Irán iniciaría un plan para conquistar Jerusalén.

En 2019, vemos que todo esto está sucediendo.

Esto confirma la exactitud de la profecía bíblica y valida el mensaje de advertencia de la Trompeta.

Ahora que se ha apoderado de Irak, observe que Irán se vuelve más fuerte y contendiente contra Israel. Sus ejercicios “Hacia Jerusalén 1” son solo el comienzo.

Irán tiene la intención no solo de quitarles Jerusalén a los judíos, sino también de utilizar la causa palestina para impulsar su liderazgo sobre el mundo islámico. Como también narra la carta constitutiva del cgri de 1981: “Si la República Islámica propaga a través de la radio y la televisión el establecimiento del ejército de Jerusalén en todo el mundo islámico, a pesar de las conspiraciones sionistas, millones de musulmanes estarán listos para liberar a Jerusalén”.

De hecho, la Biblia indica que millones de musulmanes se levantarán contra Jerusalén. Sin embargo, ¡también revela que el rey del sur dirigido por Irán no tendrá éxito! Ese premio caerá en manos del otro rey en la profecía de Daniel: el rey del norte.

Pero incluso entonces, la “victoria” será de corta duración.

Usted no tiene por qué ignorar el futuro de Jerusalén y de Oriente Medio. La estrategia de Irán para conquistar Jerusalén es presentada en Daniel 11 y otras profecías, y es explicada en el folleto del Sr. Flurry, El rey del sur .

Toda esta lucha por Jerusalén no es sin esperanza. El ascenso de Irán como rey del sur es un paso que apunta al pronto regreso del verdadero Rey de Jerusalén, Jesucristo. Finalmente, Él pondrá fin a la guerra incesante sobre la ciudad en nombre de la religión, y establecerá Su propio gobierno de paz, desde esa ciudad santa. 

KOS, AD