Flag 3158666 1920

Anfaenger/Pixabay

Cómo volverse un político ‘hombre fuerte’

13/03/2018  •  de latrompeta.es
 

Ahora que usted ha visto por qué un liderazgo fuerte es esencial para la seguridad nacional, necesita saber cómo llegar a ser el líder que su país necesita. Hay seis pasos básicos para convertirse en un hombre fuerte. No todos los aspirantes a autoritarios llegan al paso seis, pero hay muchísimos ejemplos de líderes de todo el mundo que ilustran cómo dominar cada paso.

UNO Desarrolle carisma

Para incrementar su poder político, un aspirante a hombre fuerte debe ser popular. Esto es especialmente cierto en una república democrática. Para conseguir un grupo de seguidores popular, el carisma personal y una oratoria elocuente son destrezas indispensables. El recién elegido canciller de Austria, Sebastian Kurz, comenzó su carrera como el carismático y ferviente presidente de la rama joven del Partido Popular austríaco. El presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan perfeccionó sus habilidades cuando cientos de miles de turcos estuvieron dispuestos a desafiar el sol abrasador de la tarde en un enorme complejo deportivo al aire libre solo para escucharlo hablar en vivo.

DOS Identifique a los enemigos nacionales

Un aspirante a hombre fuerte debe comprender que la gente por lo general solo renuncia a la libertad a cambio de protección ante una amenaza extrema. Los hombres fuertes exitosos identifican tales amenazas y se presentan como la única solución real. El presidente de Filipinas Rodrigo Duterte nunca habría podido quebrantar los derechos civiles como lo ha hecho si los carteles criminales de la droga no amenazaran a su nación. El primer ministro japonés Shinzo Abe nunca hubiera podido salirse con la suya amordazando a la prensa libre si la nación no estuviera amenazada por un loco con armas nucleares en Corea del Norte.

TRES Consolide el poder

Una vez que los aspirantes a hombres fuertes han construido una oposición popular frente a una amenaza extrema, usualmente trabajan para remover las restricciones legales que les impiden tomar medidas que se supone velan por el mejor interés de sus naciones. En términos prácticos, esto significa concentrar el poder en sus propios cargos al socavar los controles y contrapesos de la constitución. Para proteger a su país de los inmigrantes extranjeros, el político polaco Jaroslaw Kaczynski está trabajando en la aprobación de una ley que eliminaría el papel judicial en el sistema de controles y contrapesos en Polonia. El primer ministro de Hungría Viktor Orbán condenó dicho sistema como una “invención de EE UU” que no funciona en Europa.

CUATRO Altere la Constitución

Los hombres fuertes más populares pueden llegar a incrementar su poder personal al alterar el texto de la Constitución de su país. El presidente turco Erdogan convenció al Parlamento de aprobar una enmienda que fusionó su cargo con el cargo de primer ministro, otorgándole efectivamente una posición casi omnipotente como jefe de gobierno, jefe de Estado y jefe del partido gobernante. El Partido Comunista Chino grabó el nombre y la ideología de Xi Jinping en su Constitución, elevando su categoría al mismo nivel del fallecido autoritario Mao Zedong.

CINCO Suprima la prensa

Los hombres fuertes más autoritarios ven los medios de comunicación libres como una amenaza a su poder, y toman medidas para suprimir la libertad de expresión. El primer ministro japonés Shinzo Abe promulgó la muy controvertida Ley de secreto de Estado, bajo la cual los funcionarios que sean hallados culpables de filtrar secretos del gobierno podrían ser encarcelados. Luego su administración comenzó a tergiversar la legislación para remover a cualquier periodista que siquiera preguntara por tal información. Polonia cayó siete lugares en el Índice Mundial de Libertad de Prensa de 2017 después de que el partido de Jaroslaw Kaczynski intentara estrangular financieramente a los periódicos independientes que se oponían a sus reformas.

SEIS Reprima la oposición

Los hombres fuertes más tiranos aumentan su control sobre el electorado suprimiendo a los partidos opositores y manipulando las elecciones. El presidente chino Xi Jinping dirige un Estado de partido único con quizás el sistema de policía secreta más grande del mundo. Él siempre usa a la policía secreta para eliminar del Partido Comunista chino a los “tigres y moscas”, término que usa para referirse a rivales políticos y otros con visiones ideológicas diferentes. El presidente ruso Vladímir Putin es famoso por enviar a prisión a rivales políticos como Mikhail Khodorkovsky, y por envenenar a disidentes rusos como Alexander Litvinenko. 

Newsletter_ES