Middle%20east%20map reese%20zoellner
Reese Zoellner/La Trompeta

¡Batalla por el Mediterráneo escalando a la Tercera Guerra Mundial!

15/11/2017  •  de latrompeta.es
Los avances de Alemania en el Mediterráneo hacen un eco de la visión de Berlín para África durante la Segunda Guerra Mundial.
 

En el calor de la Segunda Guerra Mundial (el 12 de febrero de 1941), el general alemán Erwin Rommel arribó a Libia por la costa del Mediterráneo para liderar el avance del eje a través del norte de África. Siendo aliado de Alemania, Italia había estado tratando por años de conquistar el territorio hasta el canal de Suez, pero ella había sido derrotada fácilmente por las fuerzas aliadas. Ahora, Hitler enviaba a Rommel.

En la moda blitzkrieg [ataque feroz repentino] las fuerzas alemanas en África al mando de Rommel aceleraron hacia el oriente a través del desierto. Ellos alcanzaron la frontera egipcia en dos meses. De hecho, el alto mando alemán estaba preocupado de que Rommel se estuviera moviendo demasiado rápido. Éste envió una delegación para verificar el avance de Rommel y hacer un inventario de sus niveles de suministros. El reporte de regreso a Berlín indicaba que Rommel estaba en peligro de tener escasez de municiones y combustible.

Los británicos interceptaron este cable, y Winston Churchill ordenó entonces un ataque inmediato sobre las fuerzas de Rommel. Rommel (llamado el “zorro del desierto”), estaba listo para el ataque y respondió agresivamente. Durante el siguiente año y medio, la batalla por el norte de África arreció. Fue sólo por la superioridad numérica y el nuevo material de los estadounidenses, que las fuerzas de Rommel en África fueron enviadas en completa retirada, a mediados de noviembre de 1942.

Muchos historiadores se dan cuenta de que si Churchill no hubiera podido detener el avance de Rommel para controlar el canal de Suez, ¡todo el Mediterráneo habría caído en manos de los nazis y podría haber cambiado el resultado de la guerra! Alemania necesitaba dominar el Mediterráneo con el fin de ganar. Dado que los aliados pudieron controlar el Mediterráneo, y finalmente expulsar a Rommel del África, la tendencia de toda la guerra cambió en 1942.

Ahora (70 años después), los tiempos son diferentes. En vez de los poderes aliados de la Segunda Guerra Mundial teniendo el control, el norte de África y el territorio alrededor del mar Rojo son gobernados por dictaduras inestables y grupos terroristas islamistas radicales que buscan llevar la lucha a Europa.

Pero esta vez, Alemania ha aprendido su lección.

No permitirá que el “abdomen” de Europa sea controlado por sus enemigos. Por esta razón, Alemania se está moviendo nuevamente para conquistar el Mediterráneo.

El empuje del islam radical

Alemania no es el único poder en alza que entiende el valor estratégico del mar Mediterráneo. Las fuerzas del islam radical encabezadas por el régimen iraní, también tienen un plan para dominar esa ruta marítima.

Yo escribí primero sobre esto en 2011. Desde ese tiempo, hemos visto un movimiento del islam radical extendiéndose por el norte de África, derrocando gobiernos en Libia, Egipto y Yemen. Estos yihadistas desean derribar y destruir a Occidente.

Astutos observadores en Europa, especialmente Alemania, ven lo que está sucediendo en el norte de África. Esto está motivando a líderes europeos a acelerar su propia estrategia para contrarrestar la marea islámica.

¡Este escenario exacto fue profetizado hace 2.500 años en el libro bíblico de Daniel!

Como escribí en 2011, Daniel 11:40-43 descifra la estrategia de los musulmanes radicales encabezados por Irán, referido aquí como “el rey del sur”. (Para mayor prueba de la identidad profética de este poder, solicite nuestro folleto gratuito El rey del sur).

Estas Escrituras describen ese tiempo justo delante de nosotros. Véalo: “Pero al cabo del tiempo el rey del sur contenderá con él; y el rey del norte se levantará contra él como una tempestad, con carros y gente de a caballo, y muchas naves; y entrará por las tierras, e inundará, y pasará” (verso 40).

Este texto enseña una política exterior empujando desde el sur; y siendo contrarrestada y destruida por un poder muy superior del norte. Pero ponga atención especial a los versos que siguen: éstos revelan las naciones específicas que serán parte de este bloque islámico liderado por Irán, y que serán conquistados por el rey del norte:

“Extenderá su mano contra las tierras, y no escapará el país de Egipto” (verso 42). Como lo hemos dicho por 20 años, esto indica que Egipto se juntará en una alianza con Irán. Pero note quienes más estarán en esa alianza.

“Y [el rey del norte] se apoderará de los tesoros de oro y plata, y de todas las cosas preciosas de Egipto; y los de Libia y de Etiopía le seguirán”. “Le seguirán” significa que ellos juntarán su ejército o estarán bajo su autoridad. ¿Por qué Libia y Etiopía estarían sometidos así por el rey del norte? Porque ambos también estaban aliados con el rey del sur.

¿Pero por qué Irán quisiera una alianza con Libia y Etiopía?

Todo lo que usted necesita hacer es consultar un buen mapa de Oriente Medio, con énfasis en el mar Mediterráneo y el mar Rojo, y usted puede ver el por qué. Estos dos países colindan con los dos mares que comprenden, la ruta comercial más importante del mundo.

Irán ya domina el golfo Pérsico. Ahora está trabajando para controlar el mar Rojo; usted puede ver esto por cómo Irán está involucrado en Yemen. Irán también tiene una fuerte influencia en Somalia. Ha tenido una relación de larga data con Sudán, y la profecía nos dice que ganará el control de Etiopía y Egipto. Egipto controla el canal de Suez, que es la puerta para el mar Mediterráneo.

¡Ponga esto junto y usted puede ver que Irán busca controlar, la ruta comercial más grande del mundo!

Esto está conduciendo a un mayor choque entre el rey del sur y el rey del norte.

Una agenda acelerada

Note lo que Michael Segall escribió para el Centro Jerusalén para Asuntos Públicos, al estar discutiendo los movimientos de Irán para controlar Yemen: “Si los rebeldes chiíes ganan el control del estrecho de Bab el-Mandeb, Irán puede ganar un punto de apoyo en esta región sensible que da el acceso al mar Rojo y al canal de Suez, lo cual es una causa de preocupación no sólo para Arabia Saudí, Egipto y los Estados del Golfo (sus rivales acérrimos), sino también para Israel y los países europeos colindando el Mediterráneo. En años recientes varios comentaristas árabes en el Golfo han advertido sobre este empuje de Irán” (3 de noviembre de 2014; énfasis mío en todo). Él de hecho usó la misma terminología que usó el profeta Daniel.

Pienso que hay visionarios en Europa quienes ven el comienzo de esta profecía sobre Etiopía, Libia y Egipto aliándose con o cayendo en manos del islam radical. Usando un poco de imaginación, ellos se dan cuenta de que Irán podría ganar el control de estas naciones inestables. Si eso sucediera esto sería un verdadero problema para Europa, ¡porque Irán podría bloquear a voluntad el comercio europeo a través del canal de Suez!

Mientras que el mundo en su mayoría está ciego a esto, algunos en Europa están despertando al plan de Irán de capturar el Mediterráneo. ¡Los europeos ven al rey del sur empujando a través de esa política! Eso está creando un sentido de urgencia en ellos para contrarrestar este empuje.

Nuevamente, muchos alemanes sienten que la razón por la que ellos perdieron la Segunda Guerra Mundial era que ellos no tuvieron el control de ese mar. Y desde comienzos de los años de 1990 Europa liderada por Alemania, ha estado lentamente trabajando para asegurarse de que esto no suceda nuevamente.

El actual empuje de los grupos de islamistas radicales por todo el norte de África, ha acelerado la agenda de Alemania para sus propios planes de dominar el Mediterráneo.

Alemania ya se ha posicionado para controlar la región de una forma más efectiva, que la que usó en la Segunda Guerra Mundial. Esta vez, ellos no serán vistos como el agresor.

Acceso al Adriático

El renovado impulso de Alemania por controlar el Mediterráneo fue visible por primera vez cuando Berlín reconoció la separación de las repúblicas yugoslavas de Croacia y Eslovenia a inicios de la década de 1990.

Estas dos naciones fueron viejos aliados de Alemania en la Segunda Guerra Mundial. Alemania luchó por promover su independencia con el fin de ganar acceso al mar Adriático, el cual conduce al Mediterráneo. Virtualmente el mundo entero estaba en contra de la desintegración de Yugoslavia, pero la mayoría eventualmente cedió cuando Alemania y el Vaticano se rehusaron cambiar de posición.

El New York Times informó en ese momento que, “hoy, el Consejo de Seguridad se retrajo de tener una confrontación con Alemania por Yugoslavia, después que los aliados europeos de Alemania en el Consejo, decidieran que no quieren un mayor choque con Bonn”; la capital de Alemania Occidental en aquel tiempo (16 de diciembre de 1991). ¡La ONU se echó para atrás porque no quería contrariar a Alemania!

El artículo del Times continuó: “los diplomáticos han dicho que el incidente subrayó el creciente poder político de Alemania en la Comunidad Europea de 12 naciones. Algunos agregaron que esto marcó la demostración visible más singular de ese poder, desde la reunificación de las dos Alemanias hace más de un año [en 1990]”.

La “demostración visible más singular de ese poder” de Alemania tuvo todo que ver con su estrategia de controlar el Mediterráneo.

“Más aún, en su inusual aserción en moverse hacia adelante con un plan para extender el reconocimiento diplomático a las repúblicas yugoslavas separatistas de Croacia y Eslovenia, Alemania ha agitado preocupantes asociaciones históricas”, el artículo continuó. “La Alemania nazi dominó las dos regiones yugoslavas durante la Segunda Guerra Mundial, absorbiendo a Eslovenia dentro del Tercer Reich y creando un régimen títere en Croacia”.

Mire en cualquier mapa y usted puede ver el valor estratégico de estas dos naciones. El mar Adriático es un brazo del Mediterráneo extendiéndose al norte hasta Croacia. Sin embargo, parece que sólo Alemania entiende totalmente lo significante de estas áreas. Los alemanes están dispuestos a pelear contra el mundo entero, para ganar el control de éstas. ¡Y nadie se ha preguntado por qué estas áreas son tan importantes para Alemania!

Malta y Chipre

Durante la Segunda Guerra Mundial la base aliada en la isla de Malta (entre Italia y Túnez), fue un obstáculo para el avance de Rommel hacia el norte de África. Las fuerzas alemanas hicieron un intento extremo de tomar la Isla. El historiador Andrew Roberts escribió que éste fue “el lugar más fuertemente bombardeado del Planeta”, durante la campaña alemana en África. Sin embargo, Alemania nunca tuvo éxito. Entonces Malta permaneció como un valioso almacén para el abastecimiento de las fuerzas aliadas luchando contra Rommel.

Europa se ha asegurado que ese escenario no se repita la próxima vez.

En marzo de 2000 Romano Prodi, el ex presidente de la Comisión Europea, estaba en Malta para una conferencia que discutía la futura entrada de Malta a la Unión. Él declaró que, “Malta es el pilar sur de Europa (…). Quiero ver a Malta en la UE”. En la misma conferencia, Gunter Verheugen (el entonces comisionado europeo para la ampliación), dijo que si Malta se unía a la UE, “llegaría a ser una puerta (…). Para Europa, Malta ha sido descrito como un trampolín para toda la región del Mediterráneo, y especialmente para las costas de África y Oriente Medio”.

En 2004 Malta se hizo miembro de la UE.

Reitero, vea en un mapa y es fácil entender por qué la Unión Europea deseaba que la diminuta isla de Malta llegara a ser un miembro. Éste fue un movimiento estratégico que le dio a la UE una presencia permanente justo a medio mar Mediterráneo.

Malta no fue el único país en unirse a la UE en 2004. El mismo día Chipre (otra importante isla Estado pero en el Mediterráneo Oriental), también se unió. Repito, esto lo hicieron por razones puramente estratégicas.

Cuando Alemania dirigió las Fuerzas de Tarea Interina de las Naciones Unidas en Líbano, sus barcos estuvieron estacionados en Chipre. Incluso ahora, Alemania regularmente tiene barcos patrullando la costa de Líbano, y ellos usan a Chipre como una base. Como Stratford lo escribió el 28 de junio de 2012: “La ubicación de Chipre lo hace una parte esencial de cualquier dinámica de seguridad en la región”. ¡Y de hecho lo es!

Todo esto es acerca de controlar el mar Mediterráneo. Chipre ha sido históricamente una plataforma de lanzamiento para los ejércitos hacia Oriente Medio. ¡Y lo será nuevamente!

Confrontación por Libia

Desde que el dictador Muamar Gadafi fue derrocado por una campaña de bombardeo occidental en 2011, Libia (la nación en el norte de África), ha sido tomada por facciones militares rivales y combatientes yijadistas. Cuando Gadafi fue removido, yo advertí que lo que tomaría su lugar, sería miles de veces peor.

¡Mire lo que ha sucedido desde entonces! El caos resultante ha provocado que cientos de miles de refugiados se suban a botes y se dirijan a Malta y al sur de Italia. Más de170.000 migrantes desembarcaron en Italia en 2014. En 2015, el número de inmigrantes moviéndose hacia Europa desde Siria sobrepasó a los de Libia. Pero ahora que la senda hacia Europa a través de Turquía ha sido virtualmente cerrada, los europeos están viendo una vez más que los refugiados se mueven a través de Libia. Funcionarios italianos temen que al menos 270.000 migrantes intentarán llegar a Italia este año.

Éste es un gran problema para Europa. ¡La UE sabe que necesita actuar! La situación en Libia es un buen pretexto para los europeos moverse hacia abajo y asegurar esta área tan crítica para controlar el Mediterráneo.

A comienzos de este año, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas respaldó un gobierno de unidad nacional en Libia llamado el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA). La ministra de Defensa alemana Úrsula von der Leyen, le dijo a la revista Bild que tal gobierno de unidad “necesitará ayuda rápidamente para establecer justicia y orden en este enorme país y al mismo tiempo combatir contra el terror islámico” (18 de enero). Ella también dijo que, “Alemania no podrá zafarse de su responsabilidad de hacer una contribución”; insinuando el despliegue de tropas alemanas como parte de una fuerza militar europea.

Poco después hubo reportes de una misión europea, para entrenar soldados libios en Túnez. Pero el vocero de Política Exterior del partido de izquierda alemán, Jan van Aken dijo que los planes para Libia “van más allá de solo entrenar a soldados libios”.

Sin embargo, muchos libios han rechazado el GNA; ellos sienten que ha sido forzado sobre ellos por Occidente. De hecho, a mediados de marzo la UE comenzó a sancionar a los libios que no aceptaran el GNA.

Aunque, con un gobierno de unidad respaldado por Occidente que ha llegado a la capital libia de Trípoli, ¿comenzaremos a ver a los europeos una vez más desembarcando sobre las costas de Libia?

Las embarcaciones alemanas ya están a las afueras de las aguas libias implementando la operación Sofía, lo cual es un plan europeo de tres fases para detener el tráfico de personas desde Libia. Hasta el momento 83 botes traficantes han sido destruidos o confiscados cuando eran ubicados fuera de las aguas territoriales libias y en camino a Italia o Malta.

Sin embargo, ésa es tan sólo la fase uno del plan. De acuerdo con reportes clasificados obtenidos a comienzos de año por WikiLeaks, las últimas dos fases de la operación Sofía verán operaciones militares de la UE dentro de las aguas territoriales libias; y después, finalmente botas europeas sobre terreno libio.

El documento clasificado también urge a las autoridades de la UE, a acelerar el proceso de formación de un gobierno “confiable” en Libia, el cual se espera que dé permiso para extender las operaciones militares de la UE en tierra. Probablemente el GNA (que es una creación virtual de la UE y la comunidad internacional), servirá para ese propósito.

Roderich Kiesewetter, presidente de la asociación de reservistas de la Bundeswehr y experto en política exterior para la Unión Demócrata Cristiana de la canciller Angela Merkel, declaró firmemente que “la Bundeswehr enviará más de 1.200 soldados para la lucha [contra el Estado Islámico]”. La OTAN tendrá que enviar tropas terrestres a Libia, explicó él, señalando que “la Fuerza Aérea alemana, la Armada y oficiales de policía alemanes pueden ayudar a estabilizar a Jordania, Líbano y a Libia”. Alemania ya tiene una fuerte presencia en Malí, lo cual muchos líderes militares ven como una plataforma de lanzamiento para Libia.

La Unión Europea y sus aliados occidentales han creado una situación donde las tropas alemanas una vez más volverán a poner pie en Libia.

Una vez que esas tropas lleguen allí, el islam radical estará allí para confrontarlos. El gran muftí de Libia Sadiq al-Gheriani, ya ha dado un llamado a la “yihad contra el GNA”. También, expertos de la ONU reportaron en marzo que el Estado Islámico “ha estado difundiendo una narrativa nacionalista, representándose a sí mismo como el más importante baluarte contra la intervención extranjera”, informó Reuters (10 de marzo).

Proveyendo la cubierta perfecta para las ambiciones alemanas, ¡la fuerza pacificadora europea le ayudará a Alemania a moverse más cerca, de alcanzar la meta de Rommel en la completa dominación del Mediterráneo!

También pondrá en marcha el choque titánico de Daniel 11:40. Sin embargo, el choque con el rey del sur no terminará con Libia. Como las profecías en Daniel revelan, más naciones caerán en el torbellino creado por este rey del norte.

El sueño Mediterráneo

El 12 de mayo de 1943 marcó el fin de la resistencia del Eje [Alemania-Italia] en el norte de África. La Enciclopedia Británica dice que, “Las fuerzas británicas y estadounidenses tomaron posesión de toda la costa del norte de África, y se puso fin a la amenaza para Egipto y el canal de Suez, y el sueño italiano de un gran imperio africano, había resultado ser un fracaso costoso”.

Italia y Alemania tenían un sueño de un gran imperio africano y de un imperio mundial. Su avance hacia el Nilo fue parte de éste. Aunque la mayoría ni siquiera pensaría en esto, ¡Alemania y muchos europeos hoy aún tienen ese sueño!

Sin embargo, esta vez no habrá una victoria de los Aliados en El Alamein, para hacer retroceder el avance alemán. En cambio, Alemania podrá conquistar todo el norte de África y el Oriente Medio, y más adelante encaminarse a Jerusalén (Daniel 8:9).

¡Observe el Mediterráneo! La profecía bíblica muestra que éste será un punto de partida importante, para las batallas que culminarán en una guerra mundial.

Sin embargo, la profecía también muestra que al final son muy buenas noticias. Como otros pasajes en Daniel nos dicen, la dominación alemana en Oriente Medio terminará tan rápido como comenzó. Este rey del norte está destinado a caer, ¡porque se atreverá a pelear contra Jesucristo mismo! “… y en su corazón se engrandecerá, y sin aviso destruirá a muchos; y se levantará contra el Príncipe de los príncipes, pero será quebrantado, aunque no por mano humana” (Daniel 8:25).

Con los ejércitos del hombre derrotados, Jesucristo reinará supremo, ¡asegurando que ningún sueño de dominación hecho por el hombre, vuelva nuevamente a amenazar la paz de la Tierra!

Newsletter_ES