Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

Brazil

iStock.com/Disientev

Alemania tiene a Brasil en la mira

Un nuevo gobierno significa un campo maduro para la cosecha.

El Ministerio de Economía y Energía de Alemania tiene grandes planes para Brasil en 2019. El nuevo gobierno brasileño de Jair Messias Bolsonaro ha generado mucho entusiasmo entre los inversionistas europeos. Alemania espera que la asociación florezca, y ha esbozado un programa de desarrollo de mercado para aprovechar esta oportunidad.

Brasil es la octava economía más grande del mundo y la economía más grande de toda América Latina. Es rico en recursos naturales, como elementos raros de la tierra, mineral de hierro, metales preciosos, uranio, gas natural, petróleo y madera.

La Unión Europea es el segundo socio comercial más grande de Brasil, representando el 18,3% de su comercio total. Alemania es la principal economía de Europa y el socio comercial europeo más importante de Brasil. Ellos están trabajando en conjunto para unir dos bloques comerciales enormes, lo cual causará un realineamiento importante en el comercio mundial.

Pero Brasil también enfrenta grandes desafíos, como el déficit de seguridad, la falta de infraestructura y otras dificultades de desarrollo. Alrededor del 75% de los brasileños perciben la situación de la seguridad como mala o muy mala. Sus temores son válidos. Brasil tiene uno de los índices de homicidios más altos del mundo. Esta tendencia ha motivado al presidente Bolsonaro a centrar sus políticas en seguridad e inversión. Unos días después de asumir el cargo, inició el proceso para fortalecer y potenciar de manera masiva a la policía y fuerzas de seguridad de Brasil.

Teniendo en cuenta los ricos recursos principalmente no explotados de su país, dijo que quiere negociar con “todo el mundo”. Él indicó especialmente su deseo de alejar a Brasil de la influencia de China y de volver a Occidente.

Muchos temen que Brasil se esté encaminando a una dictadura militar. Pero Alemania ve una gran oportunidad para invertir y explotar los recursos de Brasil.

Con Bolsonaro a la cabeza, la gran economía de Brasil tiene un potencial para crecer enormemente. Pero para hacerlo con éxito, el nuevo presidente necesita tener aliados confiables.

En “Tecnologías y Servicios de Seguridad Civil en Brasil”, el Ministerio de Economía señaló los diversos desarrollos positivos que el nuevo gobierno de Brasil proporcionará: mejores condiciones de inversión y comercio para las empresas extranjeras; reformas para la liberalización del mercado; más gastos del gobierno en seguridad pública y un crecimiento económico estimado del 2,5% para este año.

El nuevo gobierno de Brasil es perfecto para Alemania. Las necesidades de recursos naturales de Alemania y Europa pueden ser cubiertas con el aumento de las exportaciones de Brasil. Y la mayor demanda de seguridad de Brasil es una puerta abierta para que las empresas de seguridad y las empresas de inversión alemanas puedan comercializar sus servicios.

De esta manera, Brasil es un campo listo para ser cosechado, y Alemania está preparando las herramientas de la trilla para cosechar los frutos.

Herbert W. Armstrong señaló dos factores que podrían unir a los bloques comerciales de Europa y América Latina: la religión y el idioma.

El idioma nacional de Brasil es el portugués y su religión es principalmente católica. Brasil tiene más católicos romanos que cualquier otra nación. Europa está utilizando estas similitudes para aliar estrechamente los dos continentes, tal como lo hizo durante la época del Sacro Imperio Romano. En octubre de 1957, The Plain Truth (La pura verdad) declaró: “Las naciones latinoamericanas se unirán al renacimiento europeo del antiguo Imperio Romano…”.

Hoy vemos la asociación emergente que destina a Europa a aprovechar los recursos de América Latina. Esta alianza venidera y sus implicaciones para Estados Unidos están profetizadas en la Biblia. Europa ya no busca un acuerdo comercial con EE UU, sino que busca centrar el comercio mundial en torno a sus propios mercados. Esto fue profetizado en Isaías 23 y Ezequiel 27.

En Deuteronomio 28, la Biblia describe algunas de las consecuencias devastadoras que esto tendrá para Estados Unidos. El versículo 53 es un vistazo a las terribles condiciones que resultarán de “el sitio (...) con que te angustiará tu enemigo”. Esto se refiere a un asedio económico, que está siendo instalado por Europa.

Europa tiene una estrategia específica en sus políticas comerciales. Está forjando una alianza con América Latina, África, Rusia, China, Japón y otros bloques de poder económico con un solo propósito: derribar a Estados Unidos.

Este asedio económico no tendrá éxito a menos que Europa arrastre totalmente a América Latina a su campo. Situada al sur, América Latina puede ser vista como el granero de emergencia de Estados Unidos. Pero estos lazos están a punto de cortarse, y la Biblia profetiza que las consecuencias serán devastadoras.

La profecía bíblica muestra hacia dónde se dirigen los actuales acontecimientos mundiales, Pero todas las profecías también culminan en una gran esperanza. Deuteronomio, Ezequiel e Isaías profetizan un futuro maravilloso más allá de este asedio económico. Hay esperanza para todas las personas atrapadas en el venidero sufrimiento. La Biblia revela que hay una gran esperanza y protección para aquellos que hoy prestan atención a esta advertencia. 

Boletín, AD