Reciba nuestro Boletín de avisos gratuitamente una vez por semana.

11707

iStock.com/Ramberg

Un líder fuerte alemán es inminente

Mantenga de cerca su atención sobre Europa. Los eventos están apuntando a un cambio dramático que conmocionará al mundo.

Líderes fuertes se están levantando en la escena mundial hoy, en varias naciones incluyendo Rusia, China e Irán. Pero, ¿qué tal en Europa? ¿Y qué tal en Alemania?

Alemania es uno de los principales exportadores de armamentos militares en el mundo, y el tercer mayor exportador de bienes. Su economía domina la Unión Europea. Pero Alemania no tiene un líder fuerte. Últimamente, muchos críticos han señalado esto mientras Rusia y el Islam radical han ido al ataque contra Europa.

Sin embargo, varias tendencias políticas indican que un líder fuerte está por levantarse para dirigir a Europa. Estos eventos coinciden con un pronóstico que Herbert W. Armstrong y Trompeta han hecho en conjunto desde hace 80 años y que está a punto de suceder.

Un nuevo Chamberlain

El 6 de febrero, los mandatarios de Alemania y Francia viajaron a Moscú invitados por el presidente ruso Vladimir Putin para discutir sobre la guerra en Ucrania. Los líderes de estas tres naciones forjaron algún tipo de acuerdo. Los críticos lo llamaron un acuerdo terrible, y dijeron que fue tan malo que compararon a la canciller alemana Ángela Merkel con Neville Chamberlain.

Previo a la Segunda Guerra Mundial en 1938, Neville Chamberlain fue a Múnich para informar a Adolfo Hitler que Gran Bretaña y Francia habían presionado a Checoslovaquia para que entregara parte de su país, los Sudetes, a la Alemania nazi. Para ese efecto fue firmado un tratado de paz. Winston Churchill lo llamó la “Rendición de Múnich” y dijo que fue un acto indignante y vergonzoso. Él advirtió a los británicos que esto llevaría a la guerra, no a la paz.

La Sra. Merkel no cree que Occidente deba proveer armas letales a los ucranianos. Ella piensa que eso podría hacer que la guerra se extienda aún más. Pero sin ayuda, los ucranianos solo pueden ofrecer poca o ninguna resistencia contra los rusos. Por eso los críticos comenzaron a atacar a la canciller Merkel por el acuerdo hecho con Rusia, diciendo que repitió el error que Chamberlain hizo con Hitler antes de la Segunda Guerra Mundial.

El ex primer ministro polaco Donald Tusk tuiteó esto: “Una vez más, el apaciguamiento alienta al agresor a hechos de violencia mayores. Es tiempo de establecer nuestra política basada en los hechos reales, no en ilusiones”. El canciller lituano Linas Linkevicius tuiteó lo siguiente: “Se supone que los ‘Sudetes’ en 1938 apaciguarían al agresor. Sabemos los resultados. ¿Por qué surgieron estos pensamientos en tiempos de la #Conferencia de Múnich 2015?”.

En la Conferencia de Seguridad de Múnich, justo días después que se hizo el acuerdo con Rusia, el senador de EE UU John McCain hizo la comparación aún más explícita: “La historia nos muestra que los dictadores siempre tomarán más si se les permite”, señaló. “Ellos no serán disuadidos de su brutal comportamiento si se vuela a reunirse con ellos en Moscú, tal como algunos líderes una vez volaron a esta ciudad”.

Cuando Chamberlain regresó de Múnich después de haber regalado una gran parte de Checoslovaquia, agitó uno hoja de papel en su mano y declaró: “¡Paz para nuestro tiempo!”. El pueblo británico estaba casi histérico de alegría.

Once meses después, ellos estaban en guerra. Un año después de eso, Alemania estaba bombardeando el suelo británico.

Una fuerte señal

Hacia fines del año pasado, Garry Kasparov, el ex gran maestro de ajedrez que se convirtió en un abierto crítico de Vladimir Putin, dijo esto: “Mi problema es que hoy uno tiene tantos políticos formándose para ser un nuevo Chamberlain. ¿Pero dónde están los Chúrchiles?”

Churchill advirtió a lo largo de la década de 1930 que Europa occidental iba a entrar en guerra con Alemania, si no se detenía la agresión de los nazis. Europa occidental podría haber detenido fácilmente a Adolfo Hitler. Pero los líderes europeos no se le enfrentaron. Esto, ¡produjo la peor guerra en la historia humana!

Hoy se está desarrollando una situación inquietantemente familiar. ¡Y está llegando otra guerra que será mucho peor!

¡Decirle a la Sra. Merkel que ella es un Chamberlain es una crítica severa! Si los líderes la están criticando así de terriblemente en público, ¿qué le estarán diciendo en privado? Esta crítica es una fuerte señal del actual sentir en Europa, especialmente en Alemania.

También es una señal de que un gobernante fuerte está por entrar en la escena, en Alemania.

Cuando los alemanes se ponen nerviosos por los eventos mundiales, ¡ellos demandan un hombre fuerte para dirigirlos! Ellos lo han hecho una vez tras otra a lo largo de su historia, y están a punto de hacerlo nuevamente.

Para empeorar las cosas, después que Merkel hizo su acuerdo de paz, ¡el Sr. Putin lo rompió inmediatamente! ¡Ni siquiera entró en efecto realmente!

Vladimir Putin está tomando ventaja de Merkel y de Occidente. Él ve la enorme falta de liderazgo en Europa y Occidente. Está marchando por Ucrania, tomando vasta extensiones de tierra que no le pertenecen, tal como lo hizo Hitler antes y durante la Segunda Guerra Mundial. La historia se repite a sí misma. Occidente está cediendo partes de Ucrania tal como cedió partes de Checoslovaquia.

Otra señal de que esto traerá un líder fuerte en Alemania es que Gran Bretaña y EE UU, los vencedores de la Primera y Segunda Guerras Mundiales, ni siquiera fueron invitados a esa conferencia del 6 de febrero. Eso es una gran bofetada en la cara para estos países y muestra cuán fuera de contacto están con lo que está ocurriendo, y qué tan irrelevantes se han vuelto.

¡Esto es otra señal de que alguien tendrá que proveer algún liderazgo; antes de que Vladimir Putin marche hasta llegar al Atlántico Norte!

Y alguien LO PROVEERÁ.

Usted verá con sus propios ojos que esto ocurrirá en las noticias mundiales; ¡probablemente dentro de los próximos pocos años!

El rey de Europa

Hace algunos años Herbert W. Armstrong se reunió con Otto Von Habsburgo, la cabeza de la casa de los Habsburgo de 700 años de antigüedad, la dinastía que gobernó el Sacro Imperio Romano antes de Napoleón. En ese entonces Habsburgo era miembro del Parlamente Europeo, y él dijo lo siguiente: “La comunidad [europea] está viviendo en gran medida por la herencia del Sacro Imperio Romano, aunque la gran mayoría del pueblo que vive por ella no sabe por cuál herencia vive”.

Eche un vistazo a través de la historia, y encontrará seis resurrecciones de ese Sacro Imperio Romano. Hoy la séptima resurrección está mirándonos a la cara; ¡pero todavía la gente no sabe qué es! ¡Eso es sorprendente! Ni siquiera la gente que vive por esa herencia lo sabe.

“Nosotros poseemos un símbolo europeo que pertenece a todas las naciones de Europa por igual”, dijo además el Sr. Habsburgo. “Éste es la corona del Sacro Imperio Romano, la cual representa la tradición de Carlomagno” (énfasis mío en todo).

El Sr. Armstrong estaba profundamente interesado en escuchar al Sr. Habsburgo precisamente debido a esa herencia europea. De hecho, ¡él sabía más acerca del futuro inmediato de Europa que el propio Sr. Habsburgo!

¿Cómo? Por las predicciones de la Biblia.

Daniel 8 es una de las profecías más asombrosas en la Biblia, y ésta concierne a la Europa moderna. Compárela al liderazgo que Europa y Alemania están ansiando ahora mismo.

La última parte del versículo 17 dice, “porque la visión es para el tiempo del fin”. Y se vuelve más específica en el versículo 19: “Y dijo: He aquí yo te enseñaré lo que ha de venir al fin de la ira…”. Dios quiere que entendamos la urgencia de esta profecía. Él no sólo habla sobre el tiempo del fin, sino acerca del último fin — ¡el fin del tiempo del fin! Daniel fue escrito solo para el tiempo del fin (Daniel 12:4, 9).

Esto describe a un líder fuerte que vendrá a la escena mundial en Europa: “Y al fin del reinado de estos, cuando los transgresores lleguen al colmo, se levantará un rey altivo de rostro y entendido en enigmas” (Daniel 8:23).

Dios llama a este líder “un rey”. Él será un rey con una corona y un trono, tal como Europa ha tenido por siglos, y tal como el Sr. Habsburgo lo enfatizó.

Este gobernante que surgirá pronto podría ser llamado rey literalmente. Aunque él no lo sea, la Biblia le da esa clasificación. Cuando la Biblia habla de un rey, en la mayoría de los casos está diciendo que no es un gobierno democrático. Incluso aunque él no tenga ese título, va a liderar como un rey. Esta visión en Daniel muestra que el imperio europeo está a punto de llegar a ser mucho más autoritario.

Daniel 11:21 profetiza que este líder fuerte subirá al poder “por halagos”; probablemente no por votos, sino a través de una coalición de gobierno de algún tipo. Necesitamos observar a Alemania y Europa cuidadosamente. Aunque la profecía bíblica nos da un bosquejo de cómo esto se desarrollará, no conocemos los detalles.

La tradición de Carlomagno

¿Cuál es “la tradición de Carlomagno” a la que el Sr. Habsburgo se refirió? Algunos europeos poderosos quieren regresar a aquel tipo de liderazgo en Europa. Ellos alaban la tradición de Carlomagno. Animan a los europeos a “revivir su raíces”. ¿Sabe el pueblo de lo que se trata esa historia realmente?

Los francos fueron la primera tribu barbárica en adoptar el catolicismo, pero lo hicieron por ganancia política, no por razones religiosas. Mayormente de origen germánico, los francos usaron la Iglesia Católica para apoyar sus políticas expansionistas, mientras que la iglesia confió su protección a los gobernantes francos. Esta fue una unión política con un barniz religioso.

El reino franco alcanzó el pináculo de su poder durante el dominio de Carlomagno (Carlos el Grande). Antes del surgimiento de Carlomagno como gobernante mundial, el escenario político en Europa estaba severamente dividido. Alemania estaba dividida en muchas tribus diferentes. Gran parte de Italia estaba ocupada por los lombardos. Bizancio era reconocido como sucesor de la región oriental del antiguo Imperio Romano. Carlomagno, junto con el trono papal, finalmente cambió todo eso, pero no sin mucho derramamiento de sangre.

Carlomagno fue el segundo gobernante del “Sacro” Imperio Romano, después de Justiniano. Como emperador, Carlomagno sintió que era su deber defender a la iglesia. En 774 d.C., a petición del papa León iii, entró en la parte norte de Italia y conquistó el reino lombardo, unificando así a Italia por primera vez en siglos. En 799, el Papa fue secuestrado y golpeado por una banda de conspiradores. Después de haber sido rescatado por dos clérigos francos se refugió con Carlomagno, quien lo escoltó de regreso a Roma. El 23 de diciembre del año 800 d.C., con el respaldo militar de Carlomagno y sus tropas francas, el Papa fue exonerado de todos los desmanes y restituido a su cargo eclesiástico.

Sólo unos pocos días después, mientras Carlomagno estaba orando de rodillas durante una celebración de Navidad dentro de la antigua Iglesia de San Pedro en Roma, el Papa colocó una corona sobre su cabeza, declarándolo “el septuagésimo tercer emperador del cuarto imperio mundial”.

A lo largo de toda la Edad Media, muchos eruditos, teólogos, incluso papas, sabían que el Imperio Romano era el cuarto reino mundial. Muchos de ellos incluso identificaban este cuarto reino con aquel del cual habló Daniel en su profecía (vea Daniel 2:37-43). ¡Por esa razón los europeos y los católicos se mantienen tratando de revivir el imperio! La Biblia dijo que sólo habría cuatro tales imperios. Sin embargo, el cuarto imperio tendría 10 resurrecciones, de acuerdo a la profecía bíblica. Las últimas siete de esas resurrecciones serían llamadas el Sacro Imperio Romano, porque son gobernadas por la iglesia y el estado.

Como rey de los francos, Carlomagno subyugó a cada una de las tribus germanas excepto a una: los sajones. Los sajones se aferraron a su propia fe y rechazaron, aún bajo pena de muerte, someterse al catolicismo romano. Carlomagno determinó forzar su marca de cristiandad en ellos con la espada. Por años los sajones resistieron obstinadamente. Hasta el punto que, por pura frustración, Carlomagno ejecutó a 4.500 prisioneros sajones. Este acto barbárico enfureció a los sajones aún más.

Le tomó 30 años a Carlomagno extinguir completamente el “problema sajón”, pero no antes de que muchos miles hubieran sido ejecutados por sus creencias religiosas. Después de más de 18 conquistas en contra de los sajones, Carlomagno finalmente prevaleció. Al final, o los sajones se sometían al gobierno de Carlomagno, o sus desafíos terminaban en muerte.

El Sacro Imperio Romano nunca ha sido democrático. Y nunca lo será. Incluso el papa Pío xii dijo que la Iglesia tenía dos enemigos: las democracias y el comunismo.

Como emperador del “Sacro” Imperio Romano, Carlomagno sintió que era su deber expandir la fe cristiana usando cualquier medio necesario. Según la Enciclopedia Británica, “los métodos violentos con los que estas tareas misioneras fueron llevadas a cabo habían sido desconocidas hasta principios de la Edad Media, y el sangriento castigo infligido a aquellos que quebrantaban el canon de la ley, o continuaban envueltos en prácticas paganas provocó críticas en el propio círculo de Charles” (“Carlomagno”).

¡La violencia que Carlomagno usó para imponer la religión católica en sus súbditos había sido simplemente desconocida en los imperios anteriores! Él impuso su marca de cristiandad en todos, usando métodos muy poco santos.

Aun así, en los siglos venideros, ¡el propósito de los emperadores siguientes era restaurar las tradiciones de Carlomagno en su búsqueda por revivir el Imperio Romano!

Incluso ahora, Alemania y una gran iglesia están trabajando para restaurar la tradición de Carlomagno. Ellos casi han completado la estructura. Aun así, es un misterio para la mayoría de la gente.

¡Que el mundo tenga cuidado! Esa estructura de poder está lista para levantarse en la escena mundial, ¡por última vez!

Las conquistas sangrientas de Carlomagno fueron las peores en la historia de los imperios previos. ¡Las conquistas del próximo Sacro Imperio Romano van a resultar en el peor sufrimiento que jamás se haya infligido sobre los seres humanos en la historia del hombre! (Mateo 24:21-22; Daniel 12:1; Jeremías 30:1-10).

Todo esto será hecho en el espíritu de Carlomagno. ¡La mayoría de las personas no despertarán de su estupor hasta que sea demasiado tarde!

El imperio de Carlomagno, uno de los más grandes que alguna vez gobernara en Europa, ni siquiera sobrevivió a su hijo y sucesor. Después que se disolvió, los pueblos en el lado occidental de su imperio finalmente llegaron a ser conocidos como franceses. Los pueblos de habla alemana entre el Rin y los eslavos en el oriente se convirtieron en Alemania. El hecho de que él gobernara sobre ambos pueblos es la razón por la que algunos se disputan la herencia nacional de Carlomagno.

Hitler y las Joyas de la Corona

Vea de nuevo lo que Otto von Habsburgo dijo sobre las joyas de la corona: “Poseemos un símbolo europeo que pertenece a todas las naciones de Europa por igual; esta es la corona del Sacro Imperio Romano, que personifica la tradición de Carlomagno”.

Adolfo Hitler fue el líder de la sexta resurrección del Sacro Imperio Romano. Él sabía todo sobre la corona de Carlomagno e incluso de las joyas mismas de la corona.

Gran parte del mundo considera a la raza judía como el pueblo escogido de Dios. En Viena, Hitler llegó a creer que Dios había reemplazado a los judíos por los alemanes y el Sacro Imperio Romano. Él creyó que los alemanes eran el pueblo elegido por Dios. Por esta razón las joyas de la corona significaban tanto para él.

En 1938, durante un mitin en Núremberg, “Hitler mandó traer desde Viena, después de 140 años, la insignia del Primer Reich [Carlomagno] — la corona imperial, el orbe del imperio, el cetro y la espada imperial. En la presentación de estos símbolos de imperialismo solemnemente juró que estos permanecerían en Núremberg para siempre” (John Toland, Adolfo Hitler).

Esa fue una fuerte declaración. Él “solemnemente juró” que las joyas de la corona del Sacro Imperio Romano iban a “permanecer en Núremberg para siempre”. ¡Esto es como una solemne promesa desafiante a la muerte, por el Sacro Imperio Romano y su dios! ¡Él hizo un juramento eterno!

Por supuesto, Hitler perdió, y eso no sucedió. Esas reliquias están de regreso en Austria, donde esperan al siguiente gobernador del Sacro Imperio Romano.

Los historiadores llaman al reinado de Carlomagno el Primer Reich. El gobierno de Hitler fue conocido como el Tercer Reich. Hitler sabía que las joyas de la corona serían un poderoso símbolo del Primer Reich de Carlomagno.

¡Hitler vino en la tradición de Carlomagno! Él, al igual que Carlomagno, ¡destruyó pueblos salvaje y brutalmente como ningún imperio antes que él!

Muchos se burlaron de lo que la ex primera ministra británica Margaret Thatcher dijo en 1995: “Ustedes no han anclado Alemania a Europa; han anclado Europa a una recientemente unificada y dominante Alemania. Al final, mis amigos, verán que esto no va a funcionar”.

La Sra. Thatcher sabía que esto no tendría un buen final. Ella sabía que esto “podría ser horrible”, como Bernard Connolly lo escribiera en 1995 en su libro (The Rotten Heart of Europe, El corazón podrido de Europa). ¡Esto será más horrible de lo que usted pueda imaginar!

Hemos olvidado nuestra propia historia reciente. Hitler inició la Segunda Guerra Mundial. Y cerca de 50 millones de personas fueron asesinadas.

¡El siguiente líder del Sacro Imperio Romano va a cometer crímenes contra la humanidad aún más monstruosos! ¡Todo va a ser hecho en la tradición de Carlomagno! ¡Es tiempo que este mundo despierte a lo que está sucediendo en Europa!

Olvidando la Historia

Al finalizar la conferencia de Yalta en febrero de 1945, el primer ministro Winston Churchill y el presidente Franklin Roosevelt firmaron un documento para evitar que Alemania regresara alguna vez en la tradición de Carlomagno. Ellos dijeron: “Es nuestro inflexible propósito destruir el militarismo alemán y el nazismo, y asegurar que Alemania nunca más sea capaz de perturbar la paz del mundo”.

Ese país había iniciado la guerra franco-prusiana de 1870, la Primera y Segunda Guerras Mundiales. Tiene una historia de iniciar de guerras. Churchill y Roosevelt entendieron la historia bélica de Alemania. Los Aliados virtualmente hicieron un juramento de que ellos nunca permitirían que esto pasara de nuevo.

¡Sin embargo aquí estamos 70 años después, y Alemania está guiando a Europa de nuevo! Estados Unidos y Gran Bretaña han olvidado esa historia reciente. Y como resultado, ¡estamos permitiendo que se repita! Esa falla en la memoria será la más costosa para ambas naciones. (Solicite nuestro folleto gratuito Alemania y el Sacro Imperio Romano, disponible en inglés).

El historiador Víctor Davis Hanson recientemente escribió que la década de 1930 está sucediendo otra vez. “La Segunda Guerra Mundial pudiera haberse evitado si Europa occidental se hubiera unido para disuadir a Alemania”, explicó. Tres veces en este artículo, Hanson dijo que debimos haber aprendido de ese error mortal de la década de 1930 (National Review, 19 de febrero).

¿Qué aprendimos de la Segunda Guerra Mundial? Les digo que ¡la historia se está repitiendo! Estados Unidos, Gran Bretaña y muchas naciones occidentales se están retirando de todas partes del mundo. Nuestros países tienen la voluntad quebrantada cuando se trata de sus políticas exteriores, ¡y eso no lleva a la paz, sino a la guerra! ¡Uno no puede negociar la paz cuando la gente del otro lado quiere la guerra! La historia enseña esa lección, ¡desde el principio hasta el final!

Lo que es interesante es que haciendo esta comparación histórica, el Sr. Hanson fue específico refiriéndose a cómo los agresores esta vez son la Rusia de Vladimir Putin, el grupo terrorista llamado Estado Islámico, e Irán. Y él está en lo correcto, Occidente está mostrándose vergonzosamente débil ante estas amenazas modernas.

Pero hay una gran ironía aquí. La debilidad demostrada por Occidente está exponiendo la apremiante necesidad de un liderazgo más fuerte. Y ya sea que la gente quiera creerlo o no, ese liderazgo va a surgir de Alemania.

Muy pronto, en una forma dramática, la amenaza de Alemania va a eclipsar a la del Estado Islámico y la de Irán, y por un corto tiempo, incluso a la de Rusia, ¡muchas veces más!

¡Hoy los europeos están buscando otro gobernante como Carlomagno! El Sacro Imperio Romano está frente a nosotros nuevamente. Está levantándose en el mundo, y la gente ni siquiera lo sabe. De nuevo, incluso el pueblo que vive bajo él no se da cuenta que están viviendo por las directrices y reglas del Sacro Imperio Romano. ¡Eso es sorprendente!

Daniel 8:24 profetiza sobre este próximo rey: “Y su poder se fortalecerá, mas no con fuerza propia; y (…) destruirá a los fuertes y al pueblo de los santos”. ¡Esa es una declaración aterradora!

La profecía dice que el imperio europeo será reducido de su configuración actual de 28 naciones a 10 naciones, ¡y causará estragos en este mundo!

Nadie quiere hablar de esto, pero en la historia de los alemanes existe una tendencia explosiva. Cuando el líder correcto llegue al poder, ¡tenga cuidado! No nos gusta admitirlo, pero debemos enfrentar la verdad. De acuerdo a la Biblia, Alemania está a punto de iniciar la Tercera Guerra Mundial. Y será la guerra más mortífera que haya ocurrido alguna vez sobre la Tierra.

Cómo esto lleva a la paz

A pesar de las noticias horrendas en el corto plazo, la profecía de este hombre fuerte de Europa próximo a aparecer realmente tiene una maravillosa conclusión llena de esperanza.

Daniel 8:25 dice: “Con su sagacidad hará prosperar el engaño en su mano; y en su corazón se engrandecerá, y con paz (versión KJ) destruirá a muchos…”. Este hombre hablará sobre paz. Él será como Vladimir Putin, diciendo, Vengan a Moscú y hablemos de paz; pero tan pronto las conversaciones terminan, ¡él ataca aún más ferozmente! Ese es el tipo de “paz” que este hombre fuerte quiere, y usará el engaño para obtenerla.

Sin embargo, vea el final del versículo 25: “Y se levantará contra el Príncipe de los príncipes [Jesucristo], pero será quebrantado, aunque no por mano humana”. Ese hombre y el imperio que gobierna serán quebrantados, no por manos físicas o un ejército físico, ¡sino por Jesucristo Mismo!

Cristo está a punto de regresar a la Tierra para detener todo este horror. Él dice en Mateo 24:21-22 que si Él no regresara, ¡nadie quedaría con vida! El hombre no puede detener lo que viene. El hombre creó el monstruo del poder nuclear, y como el monstruo de Frankenstein, ¡no puede controlarlo! ¡Está como un caballo desbocado!

Vivimos en un mundo peligroso. Estos no son tiempos ordinarios. Isaías 33:7 profetiza que los embajadores de paz llorarán amargamente porque no tendrán paz. Isaías 59:8 dice que, “no conocieron camino de paz”.

Pero Cristo VA a regresar. Solamente Jesucristo nos puede traer paz, alegría y felicidad para siempre. De esto se tratan todas estas profecías finalmente. ¡Así que estas son las mejores noticias posibles que alguna vez usted pudiera escuchar!

Dichosamente, la séptima y última cabeza del Sacro Imperio Romano marcará la venida del Mesías. Ninguna nación será jamás gobernada de nuevo en la tradición de Carlomagno.

Esta es la conclusión de la misma visión sobre este líder fuerte que viene a la escena mundial, ¡este rey que gobernará Europa! Tan horrenda como será la pesadilla que él y su imperio traerán sobre el mundo, la buena noticia es que va a ser detenido. Estamos viendo la última resurrección del Sacro Imperio Romano. ¡Gracias a Dios por eso!